Publicado en Reflexiones

Distracciones:

Distracciones

Si ponemos un poco de atención a nuestras vidas, nos vamos a dar cuenta de que todo es un “tengo que” o la palabra trabajo es lo más presente en nuestro día a día, calculamos nuestro tiempo en una preciosa libreta que nos dice qué será lo próximo que vayamos a hacer. Todos tenemos una lista de acción en nuestra cabeza que nos dice qué hacer, cómo hacerlo y cuánto dinero invertir en ello, todo es un cálculo, un no parar, un ser perfecto en todo lo que hagamos cada día, nos esforzamos, damos lo mejor de nosotros para complacer a los demás y, al llegar a casa, nos sorprendemos al sentirnos tan vacíos, cansados y con la mente a punto de explotar…

Las distracciones de nuestra vida diaria, tan solo son eso, distracciones de lo que de verdad importa, lo que debería suponer un verdadero reto en nuestra misma existencia: crecer desde nuestro interior. Con tanto ajetreo, se nos olvida que debemos cuidarnos a nosotros mismos, que debemos ser respetuosos con nuestros pensamientos, poniendo atención a lo que sentimos, que debemos cargar nuestras energías a través de la naturaleza que nos envuelve cada día, de poner atención a las pequeñas cosas que nos hacen verdaderamente felices. dejando atrás las malas vibraciones o lo que tiende a ser negativo en nuestras vidas. Se nos olvida poner atención a nuestro interior porque nuestro exterior nos colapsa, el “tengo que” termina con el “vivo plenamente el día a día”.

Estamos demasiado preocupados pensando que debemos ser perfectos físicamente para que otros nos vean bien, debemos ser otra pieza más del roto rompecabezas que esta sociedad ha creado, debemos agachar la cabeza ante todo lo que nos han transmitido y que no sirve para nada, la superficialidad lo envuelve todo, lo inunda, le quita el sentido a lo que realmente se basa la belleza. Tratamos de esconder nuestras imperfecciones porque sabemos que a otros puede no gustarles pero, ¿por qué estamos tan pendientes de eso y no tratamos de querernos un poco más a nosotros? Tenemos esa necesidad de aceptación, de que nos hagan caso, de no ser invisibles, de existir y dejar de sentirnos solos pero, ¿acaso alguien sabe qué es en sí la soledad?

Pensamos en qué es lo siguiente cuando ni siquiera sabemos si habrá otro día más del que saldremos vivos, ni siquiera conocemos si el día y la noche serán correlativos o solo una mera ilusión de nuestra mente, hacemos planes constantes cuando no tenemos ni idea de lo que ocurrirá mañana, sorprendiéndonos de que no sea exactamente igual a como nosotros lo habíamos pensado. Todo son distracciones, incluso, permitir que un sentimiento negativo cruce tu mente, quejarte cuando abres los ojos y recuerdas que otro día más tienes la misma rutina, cuando te deprimes creyendo que eres el único que tiene problemas.

A mi parecer, nos preocupamos demasiado por cosas absurdas que nos hacen desviarnos de lo que deberíamos trabajar en nosotros cada día, nadie es perfecto y debemos tratar de elevar un poco más nuestra mente para conseguir mejorar tanto nuestra vida como nuestro interior. Veo a tanta gente obsesionada con el sexo, con cosas tan insignificantes como caer en la crítica constante, otros no quieren fallar y se exigen tantísimo que se sorprenden si caen enfermos, muchos otros se obsesionan con el trabajo porque dicen no tener nada más en la vida… Venga hombre, las “cosas” no deberían ser tan complicadas, las hacéis así porque os resulta más cómodo no salir de vuestra zona de confort, mentirse a uno mismo es fácil pero no engañáis al resto.

El “tengo que” es solo una pequeña parte de nuestra vida, deberíamos poder dedicarnos un poco de tiempo a nosotros mismos, a tener nuestros preciados momentos en los que nada más nos perturba u obsesiona y donde las cosas están totalmente en calma. El “tengo que” tan solo son un par de palabras que todo el mundo debe tener en cuenta pero no que signifiquen un “todo”, tu simple existencia, vivir esto año tras año es bastante agobiante, reconócelo. Dejemos que las distracciones sean eso, una pequeña parte y que cuidarnos sea lo principal, en todos los aspectos y ámbitos de nuestra vida, seamos importantes para nosotros y convirtámonos en PRIORIDAD.

¿Vosotros tenéis muchas distracciones? ¿Habéis pensado en corregirlo? Espero que el post os haga pensar aunque sea un poco y os haya gustado. ¡Un beso!