Publicado en Reflexiones

Cuándo se Permite Mentir:

Como sociedad, tenemos la mentira muy mal vista, señalamos a aquellos que la dicen siendo nosotros los primeros en usarla y tendemos a no comprender que hay situaciones en las que es necesario mentir, todos mentimos, todos lo hemos hecho alguna vez, nadie se salva. Tenemos esa convicción de que siempre se debe decir la verdad, ser sinceros es la solución para la mayoría de nuestros problemas pero, ¿le dirías a alguien que no conoces dónde vives?, ¿le contarías a tu ex maltratador a qué país has huido?, ¿le dirías a tu mejor amiga que te has acostado con su novio una noche de borrachera? Ya os contesto yo: no. Muchas veces, mentimos para protegernos del exterior, lo cual, en cierta forma, veo bien mientras no sea para dañar a otros, mentir no tiene por qué ser incómodo o doloroso para nadie, te proteges, es todo.

Desde pequeños nos dicen: «no digas mentiras». Pero podríamos contestar: «¿cómo me mientes tú cada noche diciéndome que si no me duermo vendrá el hombre del saco?». Todo el mundo miente para según qué fines, pero si no dañas a nadie puede ser comprensible y muy útil. Imaginaos que tenéis un compañero de trabajo que sabéis claramente que es un sociópata, es un mentiroso patológico que busca sacar información de cualquiera para fomentar el odio y el drama en el ambiente de trabajo, os pregunta algunas cosas personales tratando de llegar a vosotros, de ser amable, encantador, atrayente… ¿le diríais una sola verdad? Porque, si decidís que sí, podéis tener un grave problema tanto en vuestra empresa como con vuestros compañeros sin quererlo. En estos casos, es donde la mentira cumple su función y no es ningún pecado como la iglesia quiere dejar ver, no tenemos por qué ser seres tan perfectos como nos quieren hacer creer desde edades tempranas, tan correctos; conforme caminamos por la vida, nos vamos dando cuenta de que hay situaciones que requieren templanza por nuestra parte, seriedad y unas pocas mentiras para no dejar que nadie cruce nuestras barreras. Permitidlo, no penséis que sois malas personas por ello.

Muchos hemos creído que por mentir somos unos monstruos o malas gente pero no se puede juzgar a alguien que miente por proteger a otro, o quizá la inocencia de un niño, puede que una mentira piadosa pueda hacer que otra persona se sienta mejor. Es algo que está con nosotros siempre, existe la opción de la verdad y la mentira dejándote elegir entre una de ellas en cada conversación que tenemos con otra persona o en determinadas situaciones. Los seres humanos somos imperfectos, sin ánimo de utilizar esto como excusa, no podemos esperar que nuestros actos y acciones sean siempre los correctos, las cosas pueden variar de un día para otro. Para no mentir, también se puede omitir información que no es igual que la mentira, es un pequeño truco que fui aprendiendo conforme fui saliendo a este mundo loco que es nuestro hogar y significa que no tienes por qué contar cosas tuyas que a nadie más le importan, quizá queráis echarle un ojo a este post: «La Importancia de la Privacidad«, si no hay que contarlo todo, no estamos obligados a ello y no queremos mentir a esa persona, ¿por qué no omitirlo? No nos quedemos solo con dos opciones, quedémonos con tres y así tenemos más margen de decisión.

Para mí, que me llamasen mentirosa era una ofensa, siempre trataba de ser perfecta, correcta y leal, esforzándome de más en situaciones que era imposible que lo fuese pero seguía en esta línea de acción, sin ser flexible, comprender que las personas mienten y juzgar a otros por hacerlo duramente. Siendo adulta, lo ves de otra forma. ¿Me llaman mentirosa? Lo reconozco, claro, es algo intrínseco en el ser humano, es un mecanismo de defensa que usamos en ciertos momentos, dejando de ser una ofensa, nadie se debería creer que todo el mundo dice la verdad y no se debería mentir, eso es una ingenuidad, en las redes sociales se miente tanto que, a veces, deberían salir banners de aviso. ¿Se debería decir la verdad? Por supuesto, pero no siempre, para todo debe existir un equilibrio, la mentira y la verdad funcionan igual que el sol y la luna o la luz y la sombra o la vida y la muerte, son opuestos, si existe una, también la otra.

Dado que, todo el mundo miente, no deberíamos creer todo lo que oímos. Si queremos obtener una verdad, solo tenemos que observarla, no hace falta escuchar, está en los movimientos del cuerpo y las manos, en los tics, en las posturas, en los ojos y las reacciones de otro. ¿Puede ser difícil captarlo? Al principio sí, pero como todo, se aprende practicando. Si resulta complejo al principio, el truco más básico es observar si lo que dice la otra persona y sus acciones concuerdan, si hay algún vacío o la información que nos ha dado tiende a provocarte preguntas en tu interior, si algo no cuadra o te está suponiendo cuestionarte a ti mismo, quizá hacer caso a tu instinto es lo que cuente, al fin y al cabo. Las personas que dicen la verdad hablan con total transparencia y claridad, sin vergüenzas, con naturalidad, sin nada que esconder y todo lo que están comentando, te está resultando coherente, esa es la mayor diferencia.


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos cortos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


When We Can Lie:

As a society, we have the lie very badly seen, we point to those who say it being us the first ones to use it and we tend not to understand that there are situations in which it is necessary to lie, we all lie, we have all done it ever, no one is saved. We have this conviction that the truth must always be told, to be honest is the solution to most of our problems, but would you tell someone you don’t know where you live?, would you tell your ex who abused you in the past which country you’ve ran away to?, would you tell your best friend that you slept with her boyfriend one night drunk? I’ll answer the question: no. Many times, we lie to protect ourselves from the outside, which, in a way, I see it well as long as it’s not to harm others, lying doesn’t have to be uncomfortable or painful for anyone, you protect yourself, that’s all.

When we’re little our parents tell us, «Don’t say lies.» But we could say, «The way you lie to me every night telling me that if I don’t fall asleep, the man in the sack will come for me?» Everyone lies for their purposes, but if you don’t harm anyone it can be understandable and very useful. Imagine that you have a co-worker who you know clearly that he is a sociopath, he is a pathological liar who seeks to draw information from anyone to encourage hatred and drama in the work environment, asks you some personal things trying to reach you, to be kind, charming, attractive… would you tell him a single truth? Because, if you decide yes, you can have a serious problem both in your company and with your colleagues without wanting it. In these cases, it is where the lie fulfills its function and it is no sin as the church wants to show, we do not have to be as perfect as the society want us to believe from an early age, so correct; as we walk through life, we realize that there are situations that require temperance from our part, seriousness and a few lies so as not to let anyone cross our barriers. Let it go, don’t think you’re a bad person for it.

Many of us have believed that by lying we are monsters or bad people but you cannot judge someone who lies by protecting another, or perhaps the innocence of a child, a pious lie may make someone else feel better. It is something that is always with us, there is the choice abour truth and lie, letting you choose between one of them in each conversation we have with another person or in certain situations. Human beings are imperfect, without the aim of using this as an excuse, we cannot expect that our actions and decisions will always be right, things can vary from day to day. To not lie, you can also omit information that is not the same as the lie, it is a small trick that I learned as I went out to this crazy world that is our home and it means that you do not have to tell things of yours that no one else cares about, maybe you want to take a look at this post: «The Importance of Privacy» , if everything need not be told, we are not obliged to do so and if we do not want to lie to that person, why not omit the information you don’t want to say? Let’s not just stick with two options, keep three and thus have more room for decision.

For me, being called a liar was an offense, I always tried to be perfect, correct and loyal, trying too hard in situations that it was impossible for me to be but I was still in this line of action, without being flexible, understanding that people lie and judging others and punishing them for doing it very hard. As an adult, you see it differently. You call me a liar? I recognize it, of course, it is something intrinsic in the human being, it is a defense mechanism that we use at certain times, no longer being an offense, no one should believe that everyone is telling the truth and should not be lied to, that is naivety, on social media there is so much lying that sometimes warning banners should come out. Should the truth be told? Of course, but not always, for everything there must be a balance, the lie and the truth work just like the sun and the moon or the light and the shadow or life and death, they are opposite, if there is one, also the other.

Since everyone lies, we shouldn’t believe everything we hear. If we want to obtain the truth, we just have to observe it, we do not need to listen, it is in the movements of the body and hands, in the tics, in the postures, in the eyes and reactions of another. Can it be hard to catch? At first you do, but like everything, you learn by practicing. If it’s complex at first, the most basic trick is to see if what the other person says and their actions match, if there’s any gaps or the information they’ve given us is something doesn’t add up or you’re assuming to question yourself, maybe heeding your instinct is what counts after all. People who tell the truth speak with total transparency and clarity, without shame, naturally, with nothing to hide and everything they are commenting on, it is coherent to your ears, that is the biggest difference.


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal:

www.patreon.com/trackontime


Autor:

Escritora. Estudiante de la vida y apasionada por la lectura y el aprendizaje. Siempre activa, esperando crear una nueva historia o personaje. La dominación de las palabras forma su existencia y la música un componente fundamental para una mente creativa.

8 comentarios sobre “Cuándo se Permite Mentir:

  1. Si alguien me pregunta dónde vivo, no estoy obligado a responder. No miento, pero tampoco digo la verdad. A veces hay que ocultar la verdad, y esto es posible sin mentir. Podría poner muchos ejemplos. No está uno obligado a responder a preguntas sobre muchas cosas: familia, trabajo, etc. Y siempre está la libertad de responder o no responder.

    Me gusta

    1. Exacto, a eso me refería con omitir información, no es necesario contarlo todo o responderlo todo, solo lo que a ti te interese. Muchas veces, no hace falta mentir, estoy de acuerdo, otras sí te ves algo forzado y evades problemas.

      Gracias por comentar, ¡Un saludo!

      Me gusta

  2. Hola Laura! Puedo entender por que piensas así. La verdad es que toda acción tiene una consecuencia. Todo tiene un precio. Decir una verdad, dependiendo de que sea, puede dejar algo bueno y malo. Si se trata de algo que sabemos que es incorrecto, el camino más fácil es simplemente mentir. Decir la verdad sobre temas difíciles nunca va a ser el camino fácil.

    El problema es que cuando aceptamos una mentira, otra mentira más grande viene por detrás, luego otra y así sucesivamente.

    Y puede que en su momento creas que te estas salvando de algo, pero todo secreto es descubierto. Todo lo que se guarda en la oscuridad sale a la luz. Lucas 8:17
    En realidad de lo que uno más se debe preocupar es del corazón de donde vienen las mentiras porque las mentiras provienen de adentro. Las mentiras se guardan en tu corazón. Tu corazón lo es todo y si se contamina contamina el resto de ti. Crea uno en Dios o no es una verdad qué hay que aceptar.

    Toda acción trae una consecuencia.

    Por eso es que Dios nos llama a estar en una iglesia. La iglesia siendo las personas que lo conforman no solo el templo. Él conoce más que nadie las tentaciones en este mundo por lo que nos llama a apoyarnos unos en otros. Así nos confesemos unos a otros nuestros pecados para y luego que no los cometamos más.

    Se que no nos conocemos, pero si en algún momento quieres escuchar más de lo que te hablo me escribes. Yo estaré más que contenta de hablarte si así lo deseas. ¡Pura vida desde Costa Rica! ¡Te deseo muchas bendiciones!

    Me gusta

    1. Muchas gracias por comentar y dar tu punto de vista. Hay veces, que hay que campear el terreno y evitar ciertas situaciones por tu propia seguridad, decidimos a quién mentir y cuándo. En cuanto a que nos contamina la mentira… Es el mundo en el que vivimos y es lo que hay, en sí debemos protegernos de ciertas cosas.

      Me ha gustado tu reflexión, gracias 🙂

      Me gusta

      1. En realidad tienes razón, así es el mundo donde vivimos, pero Dios nos ha dicho que no vivamos como el mundo.

        Romanos 11:2 No se conformen a este mundo; más bien, transfórmense por la renovación de su entendimiento de modo que compruebe cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

        Y sí, traerá persecución porque estamos en este mundo y el mundo no reconoce a Dios. Lo podemos ver en la actualidad o incluso en distintos libros de la Biblia todo aquel que defendía y hacía la voluntad de Padre era perseguido. El mundo es pasajero y nosotros debemos estar en busca de la vida eterna no de sobrevivir.

        Juan 16:33 les he hablado de estas cosas para que en mí tengan paz. En el mundo tendrán aflicción, pero ¡Tengan valor; yo he vencido al mundo!

        Claramente todos nosotros hemos pecado en el momento; sea grande o pequeño, de todas formas todos los pecados son igual de malos en los ojos del Padre. Y nos dice que si guardamos sus mandamientos que no son malos y nacemos en el somos capaces de vencer al mundo. Por la fe en que Cristo dio su vida por el perdón de los pecados es que somos salvos. Él mismo que obedeció con perfección al Padre, por amor, pagó nuestro castigo.

        1 Juan 5:4 por qué todo lo que ha nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo: nuestra fe.

        Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito para que todo aquel que en él cree no se pierda mas tenga vida eterna.

        Si Dios mismo es quien nos libera no deberíamos de nosotros condenarnos a nosotros mismos. Deberíamos aceptar su regalo y vivir nuestra vida glorificando su nombre. No te condenes con la mentira. Sólo debes dejarlo actuar en ti y descubrirás verdades que jamás has visto.

        ¡Te deseo muchas bendiciones!

        Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s