Publicado en Personajes

Audrey: El que tiene el Control

Relato procedente: «Una Vez Más«. Edad: 33 años.

Ciudad: Nueva Orleans. Profesión: Dependiente de tienda.

Descripción física:

Mi cabello castaño, es bastante corto, sin utilizar gominas, es maleable y se seca en un minuto. Mis ojos son azules, un tanto inexpresivos y mis labios son finos e incapaces de intercambiar una sonrisa, simplemente, no me sale natural. Mi tez es un poco morena, aunque no tanto como me gustaría. Tiendo a la delgadez y me cuesta mucho coger unos kilos, no soy de ir al gimnasio ni tampoco de ningún deporte, lo de presumir no es lo mío. Suelo vestirme con cualquier cosa que pillo, no me paro a reflexionar o a combinar colores, me cansa.

Descripción de la personalidad:

Soy callado, pero nada tímido. Bastante solitario y me dejo llevar por mis instintos más primitivos, aunque no suelo comentarlo o dejar que nadie me vea enfadado o triste, soy un hombre de pocas explicaciones y expresiones. Me gusta observar, mientras pienso con rapidez, necesito sentir el control en los demás, me encanta saber que otros dependen de mí, de mis decisiones y no considero el ser dependiente, aunque viva en un piso mugriento y sin muchos muebles. Podría definirme como minimalista y pobre, tengo lo que necesito cuando lo necesito y no me gusta ir pidiéndolo, sino ir a por ello. No tengo demasiados objetivos en la vida pero sé muy bien quién soy aunque no lo parezca a plena vista.

Emociones reprimidas:

Cuando era niño, no era para nada problemático, pero sí muy callado, diría que mucho más que ahora. Jugaba y observaba mi alrededor en silencio, sin que nadie se diera cuenta de que yo estaba allí, escuchando. Siempre me preguntaban por qué no hablaba, era como si me hubiese comido la lengua el gato, un gato que no tenía porque había muerto no hacía mucho. Yo sabía quién lo había matado, lo había visto desde la ventana de mi cuarto, pero no quise contarlo, ni siquiera a mi madre, mi fiel confidente, por aquella época. Oía a mi padre gritar, a mi madre caer al suelo haciendo un estruendo, solía temblarme el labio inferior cuando esto ocurría, igual que mis manos, queriendo no escuchar pero prestando la mayor atención posible. Podría parecer contradictorio pero, así era yo, me aislaba pero quería entender.

Esos gritos fueron en aumento. Primero, mi padre quería que me comiera los cereales, daba golpes en la mesa, oía su aliento en mi nuca, cómo su saliva salía disparada de su boca y terminaba cayendo en el plato. Seguidamente, mandaba a mi madre callar cuando me protegía, me tiró todos mis juguetes porque salí al jardín cuando él me lo había prohibido y porque bajé al sótano donde vi al gato Salem diseccionado en una de las mesas de trabajo de mi padre. Me dejó moretones por ambos costados de mi cuerpo, esa paliza me dejó temblando durante un par de días. Nunca dije nada. Ni a mi madre ni a los profesores, ni siquiera a mis compañeros de clase, ya creían que era raro, solo tenía que darles más razones… Me reprimí tanto y vi tanto de lo que no quería hablar, que me creé mi propia burbuja para vivir a mi manera, dentro de mi mente, en silencio en el único lugar seguro que conocía.

Primera víctima:

He de reconocer que me atrajo la muerte del gato Salem. No pude dejar de ver cómo mi padre le retorcía el cuello, no podía apartar la vista de ello. No puedo describir qué fue lo que más captó mi atención, si sus ojos apagándose o ese control que ejercía él sobre el animal lo que me tenía obsesionado. No dejaba de pensar en ello, así que, decidí probarlo. Podría decir que el gato del vecino, el Señor Whitely, como ellos le llamaban, fue mi primera víctima. Lo cogí una tarde que saltó a nuestro jardín, le encandilé con un poco de la comida que solía comer Salem, se acercó al instante, con confianza. Le cogí con ambas manos, lo acosté forzándole un poco y noté ese subidón al tenerle entre las cuerdas, al ver cómo se removía sin poder soltarse. Yo tenía el control. Yo tenía el poder. Una de mis manos se acercó a su cuello, apreté un poco con fuerza y noté que el animal empezaba a ahogarse. Mis ojos se abrieron un poco debido a la excitación, al igual que los suyos debido a la falta de aire. Apreté un poco más y, con un pequeño movimiento de muñeca, su cuello se partió. Whitely no pudo hacer nada, yo había decidido sobre su vida. Era como un juez. Podía controlar la vida ajena. De eso me di cuenta, tenía ocho años.

No hablé sobre la muerte del gato Whitely, ni siquiera cuando los vecinos vinieron a nuestra casa preguntando por él y mostrando preocupación creyendo que se había escapado y que llevaría horas entre casa y casa. Me sorprendió mi reacción, sonreí hacia mí mismo, sintiéndome poderoso. Algo que se volvió un tanto adictivo.

Una tiranía erradicada:

Mi padre había forjado una tiranía insoportable en nuestra casa. Mi madre se movía cabizbaja, llena de moretones. Él, autoritario y violento, decidía sobre todo sin dejar libertad de decisión a nadie más, era rey de su propio imperio y los demás, debían servirle. Mi madre trabajaba como una mula, echaba horas en el restaurante, incluso, hacía extras para pagar todos los gastos, mientras él se atiborraba de cerveza y alitas delante de la tele cada noche con sus amigos. Me duchaba, me ayudaba con los deberes y me llevaba al colegio, mientras él se iba a almorzar y a ligar con la camarera. Mi madre cocinaba, limpiaba y se pasaba horas ocupándose de casa, mientras él esperaba la cena cruzado de brazos sentado a la mesa con tenedor y cuchillo en mano. Era un cerdo. Un cerdo malcriado y mediocre. Mi madre lloraba. Lloraba sin parar, no había noche que no lo hiciera y no había día que no recibiera una paliza. Aquello era horrible. Y tenía que parar. Alguien tenía que obligarle a parar.

Tenía doce años y recuerdo muy bien ese día, ese momento concreto porque fue el mejor de nuestras vidas. Todo fue como siempre, desde el desayuno a la comida, las clases, los deberes, la siesta de una hora y la ligera cena que mi madre me preparaba para que no tuviera gases y durmiera mejor. Era un día más, un día como cualquier otro en el que miré a mi padre y dije «ya basta». No sé cómo se me cruzaron los cables o en qué momento pensé en ello pero, simplemente, acuchillé a mi padre mientras dormía, mi madre gritaba y la sangre brotaba de su cuello. Esperé al otro lado de la habitación a que dejara de gritar y de agarrarse la herida, había visto en las películas que una herida así no se curaba y menos sola, iba a desangrarse. Y así lo hizo, sin más. Mi madre no se movió, ni siquiera llamó a la policía. Esperamos juntos a que su vida se disipara para poder vivir y respirar.

Muertes en serie:

Ahora, con 33 años, podría decir que me llamo Audrey y soy adicto. Podríais pensar que me drogo o fumo más de lo debido, quizá que estoy enganchado a los videojuegos o que me obsesionan los programas de la televisión, pero el tipo de adicción que tengo es especial, es diferente y muy pero que muy interesante. Ni siquiera fue algo planeado, simplemente, ocurrió. No aguantaba vivir con mi madre, solía tenerme muy vigilado, sobreprotegido, no me dejaba respirar, así que, le dije que iba a independizarme y tenía un objetivo en mente, para trabajar y tener una vida propia, aunque fuera un simple dependiente de tienda. Preocupada, asintió y me dejó ir después de largas conversaciones e infinitas dudas de cómo y dónde iba a vivir con lo difícil que era pagarse los gastos y tener casa propia. Descubrí que tenía razón.

Pero habían bloques de edificios donde solían vivir ocupas, no había luz ni agua, pero podía apañarme durante un tiempo. Quería seguir un objetivo, quería ser yo mismo, experimentar. Quería sentir ese control de nuevo, ese poder al tener a otro suplicando por su vida, haciéndote partícipe de la decisión, de la última y única decisión sin saber si voy a tener compasión y le voy a dejar ir o va a terminar muerto en esa habitación casi vacía, con la poca luz que entra de la calle y una muestra de su sangre en mi cuchillo. Siempre caen. Siempre creen que les soltaré y siempre creen que salvarán su vida. Tiene gracia porque he descubierto cuál es mi deporte favorito.

Una vez más:

Una vez más, maté. Sin mostrar compasión, con determinación, sin un solo temblor en las manos, con la decisión firme. Caían unas gotas de sangre del cuchillo, mientras le miraba fijamente. Me sentía tan pleno, que no podía apartar la mirada, ni siquiera oí las pisadas detrás de mí, tampoco su voz suave y cercana, ni siquiera sentí su mano posada sobre mi hombro mientras decía mi nombre. Era como si mi cuerpo se hubiese transportado a otro mundo, como si nada más que lo que estaba ocurriendo tuviese cabida en mi mente o en mi espacio.

En cuanto el cuchillo la atravesó, mis ojos se encontraron con los de ella, casi sin vida, desvaneciéndose. Era mi madre, cayendo hacia atrás y cayendo al suelo. Pero ni siquiera me asusté, no me inmuté, lo único que tenía claro era que tenía que irme de allí, lo antes posible. Desde ese momento sí he sentido su ausencia, la falta de consejo, esa mano cálida sobre la mía cuando me decía que me quería aunque sabía que yo no podía expresar lo mismo o más bien, no sabía cómo hacerlo. Me comprendía. De alguna forma, sabía de lo que era capaz tras haber matado a mi padre pero nunca lo había visto en vivo, con sus propios ojos. Mi reacción fue una respuesta de mi instinto y un error, creí que era algún idiota de los del piso de abajo y no quise que viera el cadáver que tenía cerca de mis pies, jamás imaginé que fuera ella, ¿cómo encontró este sitio? Nunca debió acercarse.

Un futuro en otra ciudad:

Suelo moverme mucho de ciudad. No necesito mucho para vivir, solo un trabajo cualquiera que pueda mantener durante unos meses para hacer lo que hago y seguir en otro lugar a la otra punta del país, quizá irme a otro durante un tiempo y estar un tomando el sol mientras me tomo un Martini. Lo cierto es que no me importa. Voy al aeropuerto, compro el primer billete que sale a la ciudad más lejana y me embarco como cualquier otro turista, sin maleta, solo una mochila con algunos útiles de baño para asearme, no necesito más.

Me siento en una silla mientras espero subir al avión. Hoy es Los Ángeles, seguro que encuentro algo divertido que hacer allí hasta que otro lugar espere mi llegada. Me mantengo activo y conozco a mucha gente, nadie podría decir que soy como soy, así que, puedo tener el futuro que yo quiera e ir donde quiera, supongo que el mundo es muy grande,


Puedes apoyarme en el blog a través de Patreon, escribo relatos cortos más elaborados y personales.

www.patreon.com/trackontime


Autor:

Escritora. Estudiante de la vida y apasionada por la lectura y el aprendizaje. Siempre activa, esperando crear una nueva historia o personaje. La dominación de las palabras forma su existencia y la música un componente fundamental para una mente creativa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s