Publicado en Personajes

Benjamin: El Obsesivo

Relato procedente: «Todo en su Lugar«. Edad: 39 años.

Ciudad: Manchester. Profesión: Analista de datos.

Descripción física:

Mi cabello negro es algo largo, peinado hacia atrás con un poco de gomina. Mis ojos son castaño oscuro y mis labios finos. Mi tez es bastante pálida, no me gusta mucho el sol y tampoco las enfermedades que puede traer consigo, soy bastante maniático. Estoy muy delgado pero siempre he sido así, suelo hacerme analíticas a diario y parece que todo está perfecto, mi delgadez es algo normal. Suelo vestir con unos pantalones de vestir, por lo general, oscuros ya sea grises, azules o negros, no me gusta otro color, unos zapatos simples parecidos a los mocasines pero no para vestir, una camisa de color oscuro también y un jersey encima un tanto más claro. Siempre me dicen que tengo pinta de profesor de Universidad pero nada más lejos.

Descripción de la personalidad:

Soy alguien bastante obsesivo, lo reconozco, me gusta que todo esté en el lugar exacto donde lo dejé y detesto que toqueteen mis cosas, mucho menos si es sin mi permiso, lo odio. Soy una persona metódica, para nada directa, solitaria y me encanta ver los documentales de las seis, no me pierdo ni uno, de hecho, me pongo una alarma. Soy un lector empedernido, las horas me pasan volando teniendo un libro entre las manos y los días que no trabajo son días de lectura obligatoria. Sufro de ansiedad a menudo, no soporto los imprevistos y se me cae el mundo encima si tengo que solucionar un problema en el mismo momento. No me relaciono mucho, no me atrae mucho la gente o las conversaciones, me aíslo bastante y me creo mi mundo, creo que siempre ha sido así. La gente me ve como alguien raro pero para mí, es algo normal, soy normal.

El niño prodigio:

Al parecer, yo era un niño prodigio o lo que también se llama un superdotado o un genio. Mis padres no se lo podían creer, era feíto, bajito y se metían mucho conmigo, seguro que no traería nada bueno, pero el destino les trajo otra cosa. Se pusieron muy contentos, tanto que se pusieron manos a la obra, querían que utilizara cada área de mi cerebro y que aprendiera nuevas habilidades que yo ni siquiera conocía, de hecho, fui conociendo muchas de las cosas que sé gracias a la lectura, pero no fue para nada por la obsesión que esto empezaba a crearle a mi madre, por descontado.

Se volvió extremadamente perfeccionista y obsesiva con mis horarios, desde las horas de dormir exactas que necesitaba el genio hasta llegar puntual a casa para hacer los deberes y leer libros sobre científicos que ni siquiera me importaban. Era como si quisiera que lo aprendiera todo en una noche y cosas que solo ella escogía, los profesores les dijeron que debían tomárselo con calma para que yo no me sintiera diferente pero era hijo único y todas sus atenciones caían sobre mí. Me atosigaban hasta el punto de la locura, a veces, mi madre no dormía total por planificar mi día, siempre debía ser lo más entretenido y didáctico posible, incluso, ya había pensado a qué Universidad iría.

Adolescencia privilegiada:

Mis padres eran abogados, llevaban una agencia juntos y siempre habían tenido sus ahorros para que tuviera una buena educación o, al menos, eso era lo que siempre decían a los invitados que solían venir a casa, porque a todos sus amigos les decían que tenían a un genio en casa que sabía más que sus hijos, me utilizaban para dárselas de importantes y destrozar la autoestima de más de un niño del barrio. En mi etapa adolescente, dejé de conocerlos por completo. Pero lo bueno fue que me llevaron a un instituto privado donde había más gente con talentos similares y tenían residencias, así que, de alguna forma, iba a ser un poco independiente, así que, les dejé hacer, era lo único que me ponía contento. Hasta ese punto, no sabía si ser un genio era una bendición o una maldición.

No me aburría en las clases, por fin iba a clases avanzadas, donde entendían de qué hablaba yo y qué llegaba a ver en mi mente, le sacaba partido a mis ideas y no me quedaba rezagado por falta de interés, me motivaba la exigencia de ese colegio y me ayudaba a retarme. Algo que mis padres esperaban y que les puso muy contentos, algo que odié. Aquí es cuando empezó mi etapa perfeccionista, supongo. Empezaba a tener mucho trabajo y quería que todo estuviese en su sitio, cada materia tenía sus submaterias y subtemas, todo el temario debía estar organizado en colores diferentes y estudiaba en base a esos colores para memorizar mejor. Tendí a la obsesión, tanto que pasaba noches en vela organizando y tratando de perfeccionar mis trabajos, hubo momentos en que odié los que hice, no veía nada de bueno en ellos cuando, en realidad, estaban por encima de la media pero para mí, no era suficiente.

Una adultez obsesiva-compulsiva:

Me hice analista de datos. Podréis pensar que no es nada especial, que debería haber elegido algo como científico, abogado como mis padres, físico-teórico… algo así que para un genio no sería difícil llegar, pero ser analista consistía en perfección, eficiencia, eficacia en el análisis y destreza para encontrar los datos que se buscan. Y yo era muy bueno encontrando cosas. Resulta que me independicé en salir de la Universidad y encontrar el trabajo donde llevo unos veinte años y que domino tanto que me asombro, siempre trato de buscar datos utilizando diferentes técnicas para tener algo con lo que entretener la mente. La informática nunca fue un misterio para mí, siempre supe jugar con los códigos y encontrar aquello que buscaba más pronto que los demás, así que, siempre he estado a gusto, esa oficina es como mi segundo hogar.

Pero empezó a aflorar algo en mí que no sabía diferenciar muy bien, pero lo llamaban ansiedad. Supuse que vendría dado por el estrés, quizá tantas noches trabajando o días sin parar quieto, pero no fue por nada de eso. Necesitaba hacer compulsivamente cosas para calmar mi ansiedad, como asegurarme que todo estaba en su sitio o que abría la nevera de casa tres veces para coger algo, la cerraba otras tres veces para asegurarme de que la cerraba y así, me sentía bien. Mi madre lo observó un par de veces, incluso, mi empezada obsesión por lavarme las manos tantas veces, me las solía rascar hasta levantarme la piel si no me las lavaba dos veces, empezaba la ansiedad y no paraba de obsesionarme con que no me las había lavado. Empezó a afectarme mucho, así que, mi madre me acompañó a terapia y nos dijeron que sufría un trastorno obsesivo-compulsivo. En principio, no era grave pero iba a vivir con ello durante el resto de mi vida, así que, empecé con la terapia y la medicación que me fue bastante bien, aunque aún tenía compulsiones que no podía evitar como la limpieza de manos, la organización pulcra de la ropa, la posición de la decoración en casa, la organización de los libros en las estanterías o los horarios de los que se regía mi vida, no era tan intenso como al principio, así que, lo mantuve bastante bien.

Los niños y el Canal Ciencia:

Había niños jugando fuera cuando encendí la televisión a las seis en punto, justo cuando empezaba el programa de ciencia que veía cada tarde después de ir a la compra, ordenar la comida, lavarme las manos dos veces, cambiarme de ropa y merendar, era la rutina. Estaban jugando con unas piedras que habían encontrado en el jardín del vecino, casi ni me fijé en ellos porque no estaban muy cerca, así que, seguí viendo la tele, ya empezaban los créditos y el presentador decía unas palabras a su público más joven. No pude sino sonreír, me sentía identificado.

Un cristal del salón se rompió de repente, di un respingo y me levanté. Sorprendido como estaba, vi el cristal roto y que un poco de fango de la piedra había ensuciado parte del sofá. Recordé lo que dijo mi terapeuta de respirar hondo, de tratar de no sentirme abrumado en un momento así, en un momento donde no he planificado lo que iba a ocurrir. Llamaron los niños para disculparse y, sin pensar, abrí la puerta algo enfurecido, pero manteniendo la emoción retenida por unos momentos. No me dieron tiempo a tranquilizarme y todo lo que había acabado de pasar me abrumó, sobremanera, hablaban muy rápido y solo quería que aquello terminara. Quería mi salón exactamente como estaba, quería mi cristal sin romper, quería mi sofá limpio, que el canal ciencia parara allí mismo porque no lo estaba viendo y quería que no me interrumpieran mientras lo estaba viendo. Pero no fue así.

Fui obsesionándome con ello y, sin más ni menos, con la piedra en la mano, les di de golpes a aquellos tres niños que me miraban con ojos grandes y curiosos. Lamento decir que no sentí nada, estaba enfadado. Con lo único que pensaba era que esos estúpidos niños no ensuciaran mi alfombra, era delicada y hacía un par de días la había terminado de lavar con mucho jabón y cariño, me gustaba la pulcritud.

Un futuro no definido:

Llevaba días con incertidumbre, con bastante ansiedad y estaba algo desesperado, no podía estarme quieto, la verdad. Esperaba que la policía me llamase para declarar tras haber llamado y contarles lo que había ocurrido. Habían pedido hablar con mi terapeuta y mis padres primero, los cuales, no se podían creer que su hijito el genio de la familia hubiera sido el autor de tal atrocidad. Odiaba no tener las respuestas a la vista, no saber qué iba a ocurrir, quería planificarlo, cogerlo con mi mente y descifrarlo, como si fuese un código. Soy impaciente y siempre lo he sido, esperar no es lo mío y no tener un futuro definido, tampoco lo es. Soy metódico, si mis rutinas y lo que va a ocurrir, incluso, me obsesiono con ello y sé que debe ser así, pero temo que esto me vuelva loco y que la culpa por la muerte de esos niños me termine corroyendo por dentro.

¿Soy un hombre malo? ¿Mi trastorno es el malo? ¿Alguien podrá aceptarlo? ¿Iré a la cárcel? Solo podía agazaparme en la cama con pensamientos inundándome la mente, sin moverme, medicado para mi ansiedad y preguntándome por qué no siento lo que hice, por qué todavía no lloro por ello, por qué no siento nada. Debería sentirlo, ¿verdad?


Puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos cortos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


Autor:

Escritora. Estudiante de la vida y apasionada por la lectura y el aprendizaje. Siempre activa, esperando crear una nueva historia o personaje. La dominación de las palabras forma su existencia y la música un componente fundamental para una mente creativa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s