Publicado en Personajes

Malory: La de las Voces

Relato procedente: «Voces Insatisfechas«. Edad: 22 años.

Ciudad: Leicester. Profesión: Estudiante.

Descripción física:

Mi cabello es de color negro, liso, bastante bien cuidado, al menos, así lo creo yo y largo hasta un poco más abajo de los hombros, casi siempre lo dejo suelto, pero a veces, me gusta atarlo con un moño o unos pequeños ganchos a ambos lados. Mis ojos son grises, acostumbrados a escuchar comentarios como “pareces un gato”, “tus ojos son felinos”, “tus ojos me derriten” y ese tipo de cosas que tanto cansan a cualquiera que tenga la mirada un poco distinta o penetrante. Mis labios son finos, normalmente, pintados de un color rosa pálido para que no llamen demasiado la atención sobre el resto. Mi tez es bastante pálida, con los pómulos y la nariz algo rojos debido al frío. Soy esbelta y suelo vestir con unos vaqueros, una americana de cualquier color, una camiseta lisa y unos mocasines que me gusten, ¡tengo miles!

Descripción de la personalidad:

Normalmente, me dicen que soy tímida, bastante seria y un poco fría pero, yo diría que soy más bien introvertida, algo solitaria, adicta a la literatura y un poco cascarrabias cuando estoy haciendo cosas que considero importantes y alguien me interrumpe. Me gustan las tardes de té sentada cerca de la chimenea, con un buen libro entre manos o una agradable conversación, poner una luz tenue alrededor y calentarme las manos, mientras extiendo una manta sobre mis piernas, es uno de los momentos más placenteros que podría tener y trataría de experimentarlos cada día, si fuera posible. Soy una persona más bien nerviosa, algo intensa y sensible, aunque no lo parezca, suelo pretender bastante que no me afecta nada del exterior o que no me gustan ciertas cosas cuando sí me gustan y las escondo, digamos que es mi “yo diario” quién suele aparecer más.

La primera voz:

Sonaba negativa, siempre evasiva, tratando de mostrarme cada amenaza, cada bache, evitando que tomara decisiones precipitadas o erróneas. Se movía entre el miedo, el respeto hacia algo que me imponía, a veces, me provocaba ansiedad y estrés incontrolable, me ayudaba a reaccionar en momentos de huida o donde creía que había una amenaza de la que protegerme. Siempre la he definido como esa voz que te para cuando estás a punto de hacer una locura o evita que hagas el ridículo, incluso, trata de que pienses las cosas dos veces antes de hacerlas y anticipes qué podría ocurrir si hicieras una u otra.

Diría que, desde pequeña, apareció en mi vida para alertarme de esos niños crueles a los que les gustaba tirar a las niñas de las coletas o bajarles la falda para que se les vieran las bragas y todos poder reírse. También estuvo bastante presente cuando mis padres se separaron a mis 12 años, tratando de buscar una manera de encajar lo que pasaba entre ellos y aceptar el cambio que iba a suponer en mi vida. A partir de ese momento, empezó a suceder casi a diario el hecho de que aparecía en momentos inesperados e inoportunos como en una presentación de un tema en el colegio o la universidad, cuando tenía la obligación de relacionarme con gente que no tenía nada que ver conmigo o cuando tenía que hablar con las parejas de mis padres, también cuando me iba al mostrador de algún restaurante o tienda para pedir algo y en las temporadas de exámenes.

Es una voz insistente, persiste y se obsesiona con cualquier pensamiento, hace que le des vueltas una y otra vez a la misma situación, quiere que hagas lo que ella quiere o espera y tiene la manía de provocarte síntomas físicos bastante incómodos y que asustan para hacerte notar que algo no va bien. Mis emociones se intensifican cuando la escucho, siento mi cabeza dar vueltas, sudo y tengo que darme la vuelta rápidamente e irme por dónde he venido para no tener que seguir sintiendo lo que siento. Me paraliza, me hace sentir pequeña, vulnerable e insegura, me atrapa entre su oscuridad y negatividad, entre su excesiva y primitiva protección, entre un mundo de perfección y cobardía. A veces, hace que lo sientas todo a la vez y necesites un día entero para recuperarte de ello, es desesperante y frustrante pero, ahí está ella, de cuerpo presente.

La segunda voz:

Es entusiasta, súper positiva, le encanta que la escuche y se sorprende cuando sigo sus consejos algo atrevidos y arriesgados, siempre grita de alegría y no puede parar de sugerir cosas que la primera voz no piensa ni quiere oír porque cree que son tonterías de una loca insatisfecha con lo que hay en mi mente. A veces, no es demasiado realista y tiende a dar consejos sin más, como si algo debiera hacerse hubiera riesgo o no, digamos que es más impulsiva, no tan reflexiva o analítica como la primera y no se obsesiona con nada, si una situación no sale como se ha planeado, ella simplemente, lo deja correr y ya está sugiriendo una cosa diferente de la anterior para hacer o decir o compartir con otros o conmigo misma. Es una voz feliz, que siempre se lo pasa bien y me hace sacar una sonrisa cuando me dice que estoy guapa, soy inteligente o suficiente, mientras la primera voz pone los ojos en blanco sin creerse ni una palabra, lo cual, a veces, me hace dudar.

La segunda voz ha estado conmigo desde muy pequeña, me animaba a jugar, a saltar y siempre reía. En la adolescencia solía aparecer menos pero le gustaba recordarme que me encantaba dibujar y que debería hacerlo más, haciéndome sentir yo misma cuando le hacía caso y lo hacía. Aparecía en cada fugaz relación de pareja para animarme a encontrar a otra persona, en cada rechazo en un trabajo que deseaba o en cada día de universidad cansada de estudiar sin parar y sin tener tiempo para mí. Ha estado en momentos en los que creía que la primera voz iba a hundirme con sus palabras hirientes y su poca sensibilidad, también en circunstancias duras y momentos de indecisión para que eligiera siempre lo que realmente me apeteciera hacer y me hiciera feliz y no complaciera solo los gustos de otros o decisiones ajenas. Ha sido un apoyo cuando he creído que no podía más o cuando pensaba que mi vida no sería la misma con mis padres separados y personas en medio que iban a hacerme la vida aún más complicada, ella fue la que me dijo que no hay un final, sino que, hay que continuar para ver un nuevo principio, algo que la primera voz tiende a reprochar y terminan discutiendo como un matrimonio.

La tercera voz:

Es pausada, tranquila, dulce, embriagadora y muy pero que muy lineal, se decanta un poco más por una charla directa, específica al tema que se está tratando y, aunque positiva, también es realista y no extrema. Analiza de una forma muy suelta, no provoca ningún tipo de estrés, expresa lo que siente sin tapujos y te da una sensación placentera tras escucharla. Creo que siempre quiere mostrar su punto de vista con soltura, intimidad, acercamiento y dando unos toques improvisados a lo que sea que esté ocurriendo en ese momento. Me recuerda que debo respirar hondo y no sucumbir a ese sudor, a esos temblores e inseguridad a los que me hace caer la primera voz, tampoco a exaltarme de alegría o volverme loca por haberme comprado un lápiz como la segunda voz sugiere, sino a tomármelo con calma, sin exigirme, respetando mi propio espacio y tolerando lo que sea que esté sintiendo en ese momento, sin esperar más o menos, tan solo lo que hay y se ve.

Esta voz nunca antes había aparecido, de hecho, no la conocía y solo creía que existían dos voces en mi interior que me decían qué hacer en cada momento y a qué tenerle miedo para no dañarme física o emocionalmente, pero esta voz, jamás había formado parte de ninguna de las conversaciones en las que discutían la primera y la segunda. Llevaba un tiempo gustándome un amigo de la infancia, siempre jugábamos juntos, íbamos al colegio y al instituto juntos y hacíamos los deberes en la biblioteca de la ciudad cada tarde, incluso, íbamos a la misma universidad, a carreras distintas pero esa tradición de estudiar en la biblioteca e intercambiar apreciaciones sobre qué libros no devolveríamos nunca, seguía ocurriendo, sintiéndome cada día, más atraída hacia él sin poder evitarlo. Siempre le había visto como un amigo pero ni siquiera sabía cuándo había cambiado esa forma de verle como tal o si ni siquiera había cambiado y siempre había sido así pero yo no me había dado cuenta.

Estaba decidida a decírselo, TODO. Teníamos la suficiente confianza el uno con el otro y a mí me sobraba seguridad para decirle lo enamorada que me tenía pero, una vez en la puerta de su casa, mirándole a los ojos, me quedé muda, sin saber muy bien qué decir o cómo empezar la conversación. Empecé a sudar, a hiperventilar y las dos primeras voces no dejaban de discutir entre si debía decírselo o no, así que, sin decir nada más y dejando a Cole allí plantado y perplejo por mi visita sin explicación, me di la vuelta y volví caminando a casa a paso ligero mientras notaba que empezaba a relajarme. Esta tercera voz salió de mí, interrumpiendo las voces de las otras dos y diciendo con esa sabiduría que se nota la caracteriza lo que yo realmente sentía dentro de mí y que, de alguna manera, ya sabía. Me hizo recordar que yo era capaz, que había compartido todas mis emociones, dudas, pensamientos y sentimientos con Cole y que ahora no podía pararme por unas estúpidas voces que no se aclaraban y que me hacían dudar y sentirme insegura. Así que, volví a llamar a su puerta y le besé sin más. Al principio, no sabía si me había devuelto el beso por complacerme o porque le había gustado y sentía lo mismo que yo, pero al verle sonreír, lo tuve claro.

Un futuro con una perspectiva diferente:

Nos dejamos llevar por nuestra mente en cosas que a ella no le atañen, ni a la primera voz con su negativa ni a la segunda voz con una positividad más bien tóxica, creándonos inseguridad y falta de confianza hacia nosotros mismos, asumiendo que no podemos hacer muchas de las cosas que sí podemos y pensando que somos de esta forma o de otra cuando, ni nuestras emociones ni pensamientos nos definen ni muestran a los demás quiénes somos o no. No toleramos nuestras caídas y nos abrumamos por esas voces que oímos dentro de nuestra mente pero que son solamente palabras, pueden tener sentido para ellas, pero no deberían tener esa importancia que les damos porque se van antes de lo que nosotros pensamos.

La tercera voz no suele estar muy presente, vivimos en un «modo automático» llevado solamente por el análisis de amenazas y la solución de problemas, sin dejar espacio para aquello que de verdad es importante y para empezar a crecer desde nuestro interior de forma más pura y no tan superficial y negativa. La tercera voz debería prevalecer ante las otras, es positiva pero no en exceso y también es realista, sabe cómo solucionar un problema con calma y a qué poner atención para seguir adelante sin miedo e inseguridades. Se puede aprender mucho en cuanto te das cuenta de lo feliz que te hace ser consciente de quién eres realmente.


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos más elaborados y personales.

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Recomendaciones

Comentando libro «La Chica que Amaba a Tom Gordon» – Stephen King

«El mundo tenía dientes y podía morderte en cualquier momento. Trisha McFarland lo descubrió cuando tenía nueve años. A las diez de una mañana de principios de junio estaba sentada en el asiento trasero del Dodge Caravan de su madre, vestido con una sudadera azul de los Red Sox (la que llevaba «36 Gordon» estampado en la espalda), y jugaba con su muñeca. A las diez y media se había perdido en el bosque. A las once intentaba contener su terror, no pensar: Esto va en serio, esto va muy en serio. Intentaba no pensar que, en ocasiones, cuando la gente se perdía en el bosque salía gravemente dañada. A veces incluso moría».

Este año, tenía ganas de leer otro libro de Stephen King (me gusta leer más de uno al año), que no fuera muy grueso, ni tampoco denso, sino sencillo, con una historia que enganchara y me llevara a otro lugar. ¡Pues «La Chica que Amaba a Tom Gordon» fue la seleccionada! No esperaba para nada que una historia tan simple como esta, pudiera dar tanto de sí, como Stephen King ha hecho con ella. He de decir que, desde el principio, me resultó entre raro e interesante, nunca había leído una historia de este tipo, pero recalco que tiene su originalidad. Le ha sacado mucho partido a esa parte inocente de una niña que se pierde y que empieza a imaginar un millón de cosas, yo no lo podría haber desarrollado mejor.

Al final del libro, justo en el epílogo Stephen King explica que existe un Tom Gordon que juega en la liga de los Boston Read Sox pero que el personaje de la historia es ficticio. Además, los bosques de Nueva Inglaterra donde se encuentra la niña son reales, al igual que los helechos de los que se alimenta. En esta historia, el autor relata muy bien esa pequeña aventura de Patricia McFarland donde pasa por una serie de peligros, los cuales, ella trata de evadir a través de su imaginación, de hecho, ve a Tom Gordon caminar con ella, al igual que a su mejor amiga de la ciudad, a la vez que «la supuesta cosa» que vive en esos bosques la persigue y espía, algo que le provoca terror e inestabilidad.

El libro se lee muy bien, tiene un buen ritmo, se puede seguir a la perfección, es cortito y no intriga tanto como otros que he leído sobre él como es «Misery», por ejemplo, pero te dan ganas de leerlo aunque sea poco a poco para seguir con esa aventura que Stephen King ha planeado para esa niña de 9 años. Me gustó mucho cómo este solapa lo que está ocurriendo con un partido de los Red Sox que Patricia McFarland escucha en el walkman que había traído en su mochila, lo relaciona como si el bosque fuese el partido y Tom Gordon tuviese que ganar para ella tener un poco de suerte. Caminó durante días con la única idea de salir de allí, comiendo helechos, nueces, agua que no debía beber y le provocó vómitos y diarreas, con hambre, una delgadez preocupante y viendo sus esperanzas partirse en dos cada vez que veía que debía cruzar un pantano para cruzar al otro lado.

Esta historia me ha recordado un poco a «La Larga Marcha», también escrita por él y que me impactó muchísimo, era igual de sencilla pero muy bien desarrollada y con ideas que cualquiera hubiera podido escoger para escribir un libro así. He relacionado estas historias porque este libro también tiene que ver con un viaje caminando hacia la meta, igual que Patricia cuando llega a una gasolinera y se desmaya después de un trayecto tan tedioso, largo y sin demasiadas provisiones. En ambos libros, los personajes pasan hambre, sed, sus piernas se desequilibran tras tantas horas caminando y se enfrentan a la muerte en cada instante. En «La Chica que Amaba a Tom Gordon», te invita a que te metas en la cabeza de esa niña, en sus pensamientos, en cómo interpreta lo que ocurre y cómo su cuerpo trata de protegerla tanto física como psicológicamente, es lista, la verdad, no sabría decirte si una niña de 9 años en la realidad, tendría esas reflexiones tan elaboradas o le daría importancia a las cosas que este personaje le da, pero creo que ha sido uno muy bueno. Además, quién sea hijo/a de padres separados, puede identificarse con ella, con muchas cosas que dice, cree escuchar e interpreta a su edad y que son bastante acertadas.

Lo recomiendo 100%, es sencillo y cortito, agradable de leer y muy bien desarrollado. ¡Espero que decidáis leerlo! 🙂


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos más elaborados y personales.

www.patreon.com/trackontime


Commenting «The Girl Who Loved Tom Gordon» book – Stephen King:

«The world had teeth and could bite you at any time. Trisha McFarland discovered it when she was nine years old. At ten o’clock one morning in early June she was sitting in the back seat of her mother’s Dodge Caravan, dressed in a blue Red Sox sweatshirt.(the one with «36 Gordon» printed on her back), and played with her wrist. By half past ten he had lyed himself in the woods. At eleven o’clock he tried to contain his terror, not to think: This is serious, this is very serious. She tried not to think that, sometimes, when people got lost in the forest, they were badly damaged. Sometimes they even died.»

This year, I wanted to read another Stephen King book (I like to read more than one per year), that was not very thick, nor dense, but simple, with a story that hooked and took me somewhere else. Well, «The Girl Who Loved Tom Gordon» was the one selected! I didn’t expect at all that a story as simple as this could give as much of itself, as Stephen King has done with it. I have to say that, from the beginning, I found it between strange and interesting, I had never read a story of this type, but I emphasize that it has its originality. It has taken a lot out of that innocence part of a girl who gets lost and who begins to imagine a million things, I could not have developed it better as he did.

At the end of the book, right in the epilogue Stephen King explains that there is a Tom Gordon who plays in the Boston Read Sox league but that the character in the story is fictional. In addition, the New England forests where the girl is found are real, as are the ferns she feeds on. In this story, the author recounts very well that little adventure of Patricia McFarland where she goes through a series of dangers, which, she tries to evade through her imagination, in fact, she sees Tom Gordon walking with her, as well as her best friend in town, while «the supposed thing» that lives in those forests pursues and spies her, something that causes her terror and instability.

The book is read very well, it has a good rhythm, it can be followed perfectly, it is short and does not intrigue as much as others I have read about him such as «Misery», for example, but it makes you want to read it even if it is little by little to continue with that adventure that Stephen King has planned for that 9-year-old girl. I really liked how this flap is happening with a Red Sox game that Patricia McFarland listens to on the walkman she had brought in her backpack, relates it as if the forest was the game and Tom Gordon had to win for her to have a little luck. She walked for days with the only idea of getting out of there, eating ferns, nuts, water that she should not drink and caused her vomiting and diarrhea, hungry, a worrying thinness and seeing her hopes split in two every time she saw that she had to cross a swamp to the other side.

This story has reminded me a little of «The Long Walk», also written by him and that impacted me a lot, it was just as simple but very well developed and with ideas that anyone could have chosen to write such a book. I have related these stories because this book also has to do with a journey walking towards the finish line, just like Patricia when she arrives at a gas station and faints after such a tedious, long walk and without too many provisions. In both books, the characters go hungry, thirsting, their legs become unbalanced after so many hours of walking and face death at every moment. In «The Girl Who Loved Tom Gordon», she invites you to get into that girl’s head, in her thoughts, in how she interprets what happens and how her body tries to protect her both physically and psychologically, she is smart. I would not know how to tell you if a 9-year-old girl in reality would have have those elaborate reflections or I would give importance to the things that this character gives it, but I think it has been a very good one. In addition, whoever is a child of separated parents can identify with her, with many things that she says, with what she thinks and interprets at her age and that are quite accurate.

I recommend it 100%, it is simple and short, pleasant to read and very well developed. I hope you decide to read it! 🙂


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal.

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Relatos

Voces Insatisfechas:

– Estás equivocado, no debe hacerlo – decía una de las voces. Sonaba segura, firme, sincera -.

– Sí debería. Ese chico podría ser el definitivo – decía otra de las voces. Esta sonaba excitada, exaltada, entusiasmada -.

– ¿Y si la rechaza? ¿Has pensado en ello?

– Podrá con ello, ¡nosotros podemos con todo!

Empezaba a notar cómo me sudaban las manos y la frente, allí de pie delante del supuesto chico de mis sueños, el que esperaba una respuesta rápida pero con el que siempre me trababa a la hora de decir algo tan importante como esto. Mis labios temblaban mientras yo miraba hacia abajo, con el corazón en un puño y notando mis piernas temblar como flanes. Era incapaz de mirarle. Había ido hasta allí para pedirle salir y ni siquiera podía esbozar una sonrisa, ¿pero qué…?

– Hazlo, seguro que te dice que sí. Eres guapa, inteligente e interesante, verás como todo sale bien – esa voz me animó a levantar un poco la barbilla y separar los labios para, finalmente, decir algo pero, la otra voz me interrumpió -.

– ¡No lo hagas! Podría ocurrirte lo mismo que la última vez. Todo podría salir mal y tú verte perjudicada. ¿De verdad quieres volver a pasar por eso? – apreté los labios y, como pude me di la vuelta para volver por donde había venido -.

– No dejes que este cascarrabias dicte esta decisión con algo que viene del pasado y que no sabes ni siquiera si volverá a ocurrir. ¡Inténtalo! – yo seguía andando, dándole la espalda a ese joven apuesto, moreno, de ojos azules y sonrisa maravillosa que ahora, seguramente, estaba cerrando la puerta preguntándose por qué había llamado a su puerta sin explicación -.

– ¿Cascarrabias yo? Tú estás en las nubes – le discutió la voz seria y firme -.

– Creo que le doy a la niña un buen consejo. Tú, sin embargo y como siempre ocurre, vuelves toda la situación del revés, la haces dudar y tira la toalla.

– Recuérdame qué ocurrió la última vez que le diste esa genial idea llena de positivismo y alegrías.

– ¡No fue mi culpa! Ese tío era un aprovechado…

Empecé a notar mi cabeza dar vueltas. Las dos voces discutían, empezaba a creer que nunca se pondrían de acuerdo y yo no sería capaz de decidirme. Pasaron los temblores en cuanto crucé la calle y llegaba a mi casa. Una tercera voz que no tenía idea de dónde provenía, quizá de un punto muy profundo de mi interior, empezó a hablar con voz serena, acompasada, segura y suave, era una de esas voces que no te gustaría olvidar, que penetra en tus oídos y te hace flotar.

– Estoy lista. Quiero una nueva relación y quizá esto sea lo que esté buscando. Puede que me equivoque una vez más pero si no lo intento, no sabré si volverá a ocurrir o se convertirá en la mejor experiencia de mi vida. Debo volver allí. No quiero perder esta oportunidad. Nos conocemos desde niños, siempre hemos jugado juntos y, ¿ahora tengo miedo de decirle lo que siento? Tengo que volver.

Me llené de energía y valor para volver a llamar a su puerta una vez más. Esta vez, no sentía ningún temblor, sino confianza, algo que llevaba mucho tiempo sin sentir. No había voces que escuchar, quizá estaban expectantes para ver qué ocurría, una de ellas enfadada porque no había dejado que siguiese con su negativa y, la otra, quizá esperando ver el mejor beso de película de la historia. Cole abrió la puerta. Me miró y sonrió.

– Has vuelto.

– Sí, bueno. Quería decirte algo.

– ¿Ah, sí? ¿Qué querías decirme?

Dejó la puerta tras de sí entreabierta y sus ojos se centraron en mí completamente. Así que, le besé, sin más. Fue húmedo, intenso y duró más de lo que había esperado. ¿Me había devuelto el beso? ¿Le gustaba?

– ¿Ves? ¡Sabía que saldría bien! – la voz alegre anticipaba acontecimientos pero esperaba lo mismo que ella -.

– Déjame en paz, quiero ver cómo la destroza.

Cuando nos separamos, nos miramos durante unos segundos y sonreímos. Ambas voces siguieron hablando pero ahora, eran un eco lejano. La única voz que podía oír era la mía en mi interior, diciendo:

– ¡Esa es mi chica!


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos más elaborados y personales.

www.patreon.com/trackontime


Unsatisfied Voices:

– You’re wrong, she shouldn’t do it – said one of the voices. It sounded confident, firm, sincere -.

– Yes, she should. That boy could be the definitive one – said another of the voices. It sounded excited, exalted, enthusiastic -.

– What if he reject her? Have you thought about it?

– She can with it, we can with everything!

I began to notice how my hands and forehead sweated, standing there in front of the supposed boy of my dreams, the one who expected a quick response but with whom I always stuck when it came to say something so important as this. My lips trembled as I looked down, my heart in a fist and noticing my legs trembling like custards. I was unable to look at him. I had gone there to ask him out and I couldn’t even smile, but what…?

– Do it! He says yes for sure. You are beautiful, intelligent and interesting, you will see how everything goes well – that voice encouraged me to raise my chin a little and separate my lips to, finally, say something but, the other voice interrupted me -.

– Don’t do it! The same thing could happen to you last time. Everything could go wrong and you could be harmed. Do you really want to go through that again? – I pressed my lips and, as I could, I turned around to go back where I had come from -.

– Do not let this curmudgeon dictate this decision with something that comes from the past and that you do not even know if it will happen again. Try! – I kept walking, turning my back on that handsome, black haired, blue-eyed, wonderful smile young man who was now, surely, closing the door wondering why I had knocked on his door without an explanation -.

– Curmudgeon, me? You are in the clouds all day long!- the serious and firm voice discussed -.

– I think I give the girl a good advice. You, however, as always happens, turn the whole situation upside down, make her doubtful and make her thing in throw the towel.

– Remind me what happened the last time you gave her that great ideas full of positivity and joy.

– It wasn’t my fault! That guy was a profiteer…

I started noticing my head spinning. The two voices were arguing, I was beginning to believe that they would never agree and I would not be able to decide. The tremors passed as soon as I crossed the street and arrived at my house. A third voice that I had no idea where it came from, perhaps from a very deep point inside me, began to speak with a serene, rhythmic, confident and soft voice, it was one of those voices that you would not like to forget, that penetrates your ears and makes you float.

– I’m ready. I want a new relationship and maybe this is what I’m looking for. I may be wrong once again but if I don’t try, I won’t know if it will happen again or become the best experience of my life. I must go back there. I don’t want to miss this opportunity. We’ve known each other since we were kids, we’ve always played together, and now I’m afraid to tell him how I feel? I have to go back.

I was filled with energy and courage to knock on his door once again. This time, I didn’t feel any tremors, but confidence, something I hadn’t felt for a long time. There were no voices to hear, perhaps they were waiting to see what happened, one of them angry because the other one had not let her continue with her refusal and, the other one perhaps waiting to see the best movie kiss in history. Cole opened the door. He looked at me and smiled.

– You came back.

– Yeah, well. I have something to tell you.

– Yeah? What is it?

He left the door behind him ajar and his eyes focused on me completely. So, I kissed him. It was wet, intense and lasted longer than I had expected. Had he kissed me back? He liked it?

– See? I knew it would turn out well! – the cheerful voice anticipated events but I expected the same as she did -.

– Leave me alone, I just want to see how he destroys her.

When we got separated, we looked at each other for a few seconds and smiled. Both voices kept talking but now, they were a distant echo. The only voice I could hear was mine inside me, saying:

– That’s my girl!!


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal.

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Reflexiones

Lo que NO nos Enseñan:

Desde que entramos en el parvulario hasta que terminamos cuarto de la ESO, aprendemos un montón de conceptos referidos a la historia, las matemáticas, lengua y literatura, física y química, naturales, geografía, educación física y muchas otras cosas dependiendo del país o lugar en el que residamos. Está bien tener ciertos conocimientos sobre cultura general, cuanta más información absorbas y conozcas, mejor y menos ignorante vas a ser pero, ¿alguna vez has utilizado el teorema de pitágoras en la vida real?, ¿quizá has analizado las frases que has dicho con precisión utilizando un condicional, un sustantivo con un adverbio y los has descrito en tu cabeza?, ¿has pasado por al lado de un árbol y has sabido qué tipo de hoja es? Pongo la mano en el fuego en que nadie utiliza ninguna de estas cosas que nos obligan a estudiar en el colegio y que después desaparecen porque la vida real es muy distinta a cómo nos la pintan en el colegio.

Está bien que haya gente creyente o que adora la imagen de Dios sobre todas las cosas, yo lo respeto pero, ¿la asignatura de religión en el colegio era necesaria? Por que a mí no me ha servido de nada. Al igual que la de tecnología. He ido aprendiendo cosas quizá de lo que he ido observando a lo largo de los años, digamos que las circunstancias te enseñan más que cómo cortar una madera y qué utilizar para ello, porque para eso me voy al taller de un carpintero y busco la solución a mi problema. Pasando a los libros que nos hacían leer en Lengua y Literatura, dios mío… A mí siempre me ha gustado leer pero nos mandaban cada lectura en la que literalmente, no aprendías nada o, al menos, a mí no me decían nada, no tenían ningún mensaje o lo único interesante que te incluían era el típico romance heterosexual soso donde la mujer se ocupa de la casa y el hombre va a trabajar, nada inspirador. Teníamos asignaturas como plástica, ¿de qué me ha servido si no dibujo? La creatividad se podría inspirar de muchas formas como con música o sonidos relajantes, con lecturas interesantes que hagan que te preguntes cosas, con paseos entre naturaleza para que tus ojos se adapten a admirar la belleza de lo que te rodea y no a la superficialidad de la vida. Al menos a mí, las «enseñanzas robotizadas» del colegio no me han servido para nada.

Me parece curioso que todos salgamos de allí con una idea prefijada de lo que nos deparará la vida, desde escoger algo que te atraiga para estudiar una carrera, hasta llevarte hacia formar una familia y tener lo suficiente para vivir, quizá un trabajo estable o en un McDonald’s, a ellos poco les va a importar. Todo superficial. Sin hacer hincapié en la llamada inteligencia emocional, por ejemplo, que en la vida es muy útil porque ese tipo de conocimientos te ayudan a tener una vida más plena, a saber cómo gestionar tus emociones, a cómo identificar esos momentos de ansiedad y cómo paliarlos, a saber qué hábitos son los más adecuados para tener una vida saludable tanto emocional como físicamente que, por cierto, tampoco se incluyen asignaturas como es la nutrición. Es muy importante saber alimentarse bien, educarse en el ámbito emocional, saber técnicas de relajación para aprender a gestionarnos, incluso, asignaturas de sociología para saber cómo funciona nuestro alrededor y saber cómo adaptarnos a él. Creo que se debería invertir mucho más en humanizarnos en vez de deshumanizarnos como lo que está pasando con el COVID, por ejemplo, no nos tocamos, podemos hablar con distanciamiento social, es mejor evitar el contacto con otros para sentirse seguro de no transmitir el virus si se tiene a otros, saludable y lo más aislado posible, no sea que pensemos de más y no creamos nada de lo que nos dicen.

En mi opinión, hay mucho trabajo que hacer en cuanto a empatía se refiere, a que los niños crezcan con ciertas indicaciones de lo que será la vida cuando salgan del colegio, tener conceptos claros sobre derecho, son cosas que aprendemos en la calle y que podrían habernos guiado en su momento para tener algo más de seguridad a la hora de enfrentarnos a lo que nos depara el futuro. Sería un mundo más consciente de sí mismo, más auto didacta quizá por esa curiosidad que implicaríamos en otros al intercambiar información más humana y tendríamos una mayor colaboración unos con otros que ahora parece que nadie ayuda a nadie si no se paga con dinero. Incluso, cabría recordar que los niños hace años eran mucho más felices que nosotros, que nos empanamos con redes sociales todo el tiempo y damos más importancia a un «like» o a cuántas «views» tenemos en nuestro perfil que hacer un plan y perdernos por la montaña para disfrutar, como se hacía antes. Nos hemos convertido en robots que siguen unas pautas de pensamiento y de vida, que tienen que ser exactamente esos para evitar que nos señalen y hagan comentarios porque claro, «¿qué pensarán los demás de mí si no tengo hijos?» No nos han enseñado a buscar alternativas, a escuchar otras perspectivas, a no envidiar a quién está arriba sino a aplaudir sus logros, no nos han enseñado a enorgullecernos de lo lejos que llegamos o de lo bien que nos ha ido en el trabajo, no somos capaces de agradecer la ayuda ajena o la información que nos ofrece otro porque ya creemos que somos menos, que somos «tontos» o que ya nos han dejado en evidencia cuando pretendíamos ser los mejores y los que más sabíamos del tema.

Deberían hablarnos sobre sexualidad. Pero no esa sexualidad hetero en la que te enseñan a cómo poner un preservativo en un pene hecho de plástico y ya puedes creer que no te vas a quedar embarazada nunca si lo dejas bien puesto, sino esa sexualidad que habla de conocerse, de aceptar tu cuerpo, de diversidad, de respetar a aquellos que eligen empezar una relación con otra persona de su mismo sexo, a saber qué tipos de sexualidad hay y cómo formar parte de colectivos que promueven la libertad de estar con quién quieras sea del sexo que sea. Deberían enseñarnos a cómo protegernos de personas psicopáticas, sociopáticas y narcisistas porque salimos del colegio creyendo que todo el mundo es bueno y que les vamos a caer a todos bien, que todo el mundo ayuda a otros por placer y que todo es color de rosa y no es así ni de lejos. Deberían enseñar cuál es el perfil físico y psicológico de un maltratador, un abusador o un manipulador, por ahí hay muchos y ni la mitad de la gente ni ha oído hablar sobre ellos o cómo actúan, ni a cómo reaccionar ante cualquier circunstancia en la que ellos pretenden involucrarte y terminas echo pedazos dándote cuenta tarde de lo que te han hecho, hacia dónde has llevado tu vida por ellos y sintiéndote inútil por haberte dejado llevar. Creo que esto sería información muy importante y valiosa a enseñar porque se aprende en la calle y no sabemos protegernos ante ello. Y creo que sería de gran ayuda el introducir la Defensa Personal porque a mí, la verdad, me ha enseñado mucho sobre la constancia, la perseverancia, el compañerismo y lo segura que te sientes cuando sabes que si algo pasa, vas a poder y saber reaccionar a tiempo para que nadie te dañe físicamente. Y esto iría para todas aquellas personas que han pasado por bullying, es algo muy útil para sentirse bien con uno mismo y capaz de defenderte en momentos que lo requieran (solo para defensa, no para ir atacando por ahí a diestro y siniestro sin venir a cuento).

Actividades como el yoga, la meditación o el Tai Chi, también son muy beneficiosas para nosotros, nos ayudan a controlar la respiración, a estar más relajados y más conscientes de lo que nos rodea en el momento presente, a dejarnos fluir y a no ser tan rígidos con nosotros mismos o los demás, a depurar los pensamientos negativos, a tener un momento propio en el que pensar solo en nosotros y dejar de preocuparnos, en el que dejamos que nuestro cuerpo nos hable y nos transmita qué necesita en ese momento. Y creo que nos dejan crecer creyendo que la vida ajetreada es normal, que pensar de forma negativa nos ayuda a pensar más rápido en las amenazas y cómo aplacarlas, que el no tener ni un momento de descanso implica que estamos siendo productivos y efectivos con nuestro trabajo, que si estamos estresados solo es temporal y que si no comemos muy sano, ya habrá un momento en el que lo hagamos, no hay prisa. Nos enseñan a ser robots y a ir por la vida corriendo a todo, no sabiendo esperar. lo queremos todo para ayer, exigiendo, no respetando los tiempos de otros y criticando las acciones ajenas para sentirnos mejor con nosotros mismos. La paz mental está infravalorada y es la mejor forma de vida que cualquiera podría alcanzar con tan solo sentarse y respirar hondo…


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos más elaborados y personales.

www.patreon.com/trackontime


Things Anyone Teaches Us:

From the time we enter kindergarten until we finish at high scool, we learn a lot of concepts related to history, mathematics, language and literature, physics and chemistry, geography, physical education and many other things depending on the country or place in which we reside. It is okay to have some knowledge about general culture, the more information you absorb and know, the better and less ignorant you will be but, have you ever used the Pythagorean theorem in real life?, maybe you have analyzed the sentences you have said accurately using a conditional, a noun with an adverb and described them in your head?, have you passed by a tree and have you known what kind of leaf it has? I put my hand in the fire in which nobody uses any of these things that at schools we’re forced to study and that disappear because real life is very different from how everyone tells you at school.

It is good that there are people who believe or who worship the image of God above all things, I respect it, but was the subject of religion in school necessary? Because it has not helped me at all. Just like technology. I have been learning things perhaps from what I have been observing over the years, circumstances teach you more than how to cut a wood and what to use for it, because for that I go to a carpenter’s workshop and look for the solution to my problem. Moving on to the books that made us read in Language and Literature, my god… I have always liked to read but they sent us every reading in which literally, you did not learn anything or, at least, they did not tell me anything, they did not have any message or the only interesting thing they included was the typical bland heterosexual romance where the woman takes care of the house and the man goes to work, nothing inspiring. We had subjects as Visual Arts, what good has it been for me if I don’t draw? Creativity could be inspired in many ways such as with music or relaxing sounds, with interesting readings that make you wonder things, with walks among nature so that your eyes adapt to admire the beauty of what surrounds you and not to the superficiality of life. At least for me, the «robotic teachings» of the school have not served me well.

I find it curious that we all leave there with a preset idea of what life will bring, from choosing something that attracts you to study a career, to taking you to start a family and have enough to live, maybe a stable job or in a McDonald’s, they will care little. All superficial. Without emphasizing the so-called emotional intelligence, for example, which in life is very useful because that type of knowledge helps you to have a fuller life, to know how to manage your emotions, how to identify those moments of anxiety and how to alleviate them, to know what habits are the most appropriate to have a healthy life both emotionally and physically that, by the way, subjects such as nutrition are not included either. It is very important to know how to eat well, to be educated in the emotional field, to know relaxation techniques to learn to manage ourselves, even sociology subjects to know how our surroundings work and to know how to adapt to it. I think much more should be invested in humanizing ourselves instead of dehumanizing ourselves like what’s happening with COVID, for example, we don’t touch each other, we can talk with social distancing, it’s better to avoid contact with others to feel safe not to transmit the virus if you have it, to feel healthy and as isolated as possible, let’s not overthink too much what’s happening and believe nothing we’re told.

In my opinion, there is a lot of work to do in terms of empathy, that children grow up with certain indications of what life will be like when they leave school, having clear concepts about law, are things that we learn on the street and that could have guided us at the time to have some more security when facing what the future holds. It would be a more self-aware world, more self-taught perhaps because of that curiosity that we would imply in others by exchanging more human information and we would have a greater collaboration with each other that now seems that nobody helps anyone if it is not paid with money. It should even be remembered that children years ago were much happier than us, that we get sluggish with social networks all the time and we give more importance to a «like» or how many «views» we have in our profile than to make a plan and get lost in the mountains to enjoy, as was done before. We have become robots that follow patterns of thought and life, that they have to be exactly those to avoid being pointed out and made comments because of course, «what will others think of me if I don’t have children?» They have not taught us to look for alternatives, to listen to other perspectives, not to envy who is up but to applaud their achievements, they have not taught us to be proud of how far we have come or how well we have done at work, we are not able to thank the help of others or the information offered by another because we already believe that we are less, that we are «fools» or that they have already left us in evidence when we pretended to be the best and the ones who knew the most about the subject.

They should talk to us about sexuality. But not that hetero sexuality in which they teach you how to put a condom on a penis made of plastic and you can already believe that you will never get pregnant if you leave it well put, but that sexuality that speaks of knowing each other, of accepting your body, of diversity, of respecting those who choose to start a relationship with another person of the same sex, to know what types of sexuality there are and how to be part of collectives that promote the freedom to be with whoever you want whatever sex it is. They should teach us how to protect ourselves from psychopathic, sociopathic and narcissistic people because we leave school believing that everyone is good and that we will all like each other, that everyone helps others for pleasure and that everything is rosy and it is not like that by far. They should teach what is the physical and psychological profile of an abuser, an abuser or a manipulator, there are many out there and not half of the people have not heard about them or how they act, or how to react to any circumstance in which they intend to involve you and you end up tearing yourself to pieces realizing late what they have done to you, where you have taken your life for them and feeling useless for having let yourself go. I think this would be very important and valuable information to teach because you learn on the street and we do not know how to protect ourselves from it. And I think it would be very helpful to introduce Self-Defense because to me, the truth, it has taught me a lot about perseverance, perseverance, companionship and how safe you feel when you know that if something happens, you will be able to and know how to react in time so that no one physically harms you.

They should talk to us about sexuality. But not that hetero sexuality in which they teach you how to put a condom on a penis made of plastic and you can already believe that you will never get pregnant if you leave it well put, but that sexuality that speaks of knowing oneself, of accepting your body, the diversity that exists, respecting those who choose to start a relationship with another person of the same sex, to know what types of sexuality there are and how to be part of collectives that promote the freedom to be with whoever you want whatever the sex of the person in question. They should teach us how to protect ourselves from psychopathic, sociopathic and narcissistic people because we leave school believing that everyone is good and that we will all like each other, that everyone helps others for pleasure and that everything is rosy and it is not like that by far. They should teach what is the physical and psychological profile of an abuser or a manipulator, there are many out there and not half of the people have not heard about them or how they act, or how to react to any circumstance in which they intend to involve you and you end up tearing yourself to pieces realizing late what they have done to you, where you have taken your life for them and feeling useless for having let yourself go. I think this would be very important and valuable information to teach because you learn on the street and we do not know how to protect ourselves from it. And I think it would be very helpful to introduce Self-Defense because to me, the truth, it has taught me a lot about perseverance, consistency in what I do, companionship and how safe you feel when you know that if something happens, you will be able to and know how to react in time so that no one physically harms you. And this would go for all those people who have gone through bullying, it is something very useful to feel good about yourself and able to defend yourself at times that require it (only for defense, not to go attacking without a proper reason).

Activities such as yoga, meditation or Tai Chi, are also very beneficial for us, they help us to control the breath, to be more relaxed and more aware of what surrounds us in the present moment, to let ourselves flow and not to be so rigid with ourselves or others, to purify negative thoughts, to have a moment of our own in which to think only of ourselves and stop worrying, in which we let our body talk to us and tell us what it needs at that moment. And I think they let us grow up believing that busy life is normal, that thinking negatively helps us think faster about threats and how to placate them, that not having a moment of rest implies that we are being productive and effective with our work, that if we are stressed it is only temporary and that if we do not eat very healthy, there will already be a time when we do it, there is no hurry. They teach us to be robots and to go through life running to everything, not knowing how to wait. we want everything for yesterday, demanding, not respecting the times of others and criticizing the actions of others to feel better about ourselves. Peace of mind is undervalued and is the best way of life anyone could achieve just by sitting back and taking a deep breath…


You can suport the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal.

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Personajes

Daniel: El Escritor de Realidades

Relato procedente: «Papel en Blanco«. Edad: 42 años.

Ciudad: Iowa. Profesión: Escritor.

Descripción física:

Tengo el cabello oscuro con algunas canas que empiezan a poblarlo, siempre lo noto algo seco y tengo que luchar contra esa horrible caspa, pero al menos, no estoy calvo. Mis ojos marrones casi negros suelen expresar tranquilidad y calma, según muchos suelen comentar, pero a la vez, cierta tristeza e incomodidad cuando estoy en casa, solo. Mis labios son bastante finos, hubo un tiempo en el que me dejaba crecer la barba pero, he creído necesario afeitarla por completo y no tener mucha más responsabilidad que afeitarla sin más, entera. Mi tez es un tanto morena y mi piel un poco seca, siempre se me olvida echarme crema hidratante. Suelo vestir con ropa un poco ancha, sencilla y con colores neutros.

Descripción de la personalidad:

Me creo una persona bastante pasiva y calmada, quitando los días en los que no me inspiro, cuando me frustro, me frustro bien, sin miramientos. Puedo estar en cualquier lugar donde haya mucha o poca gente, incluso, suelo ir a restaurantes a comer y al cine solo sin pensar demasiado en ello o prestar atención a cómo otros me observan, con compasión o tristeza en la mirada. Hago lo que quiero y me gusta, voy de aquí para allá donde la editorial me envía sin más responsabilidad que mi higiene personal, la comida y el descanso, no suelo estresarme demasiado por nada y disfruto de cada momento con una sonrisa, muchos me consideran una persona ZEN.

Una infancia y adolescencia tradicional:

Hay gente que puede tener una infancia más dura o una adolescencia un tanto rebelde, pero las mías fueron tranquilas. Fui el hijo único de un matrimonio feliz, los cuales, me dedicaron el tiempo necesario, me escucharon siempre que tuve un mal momento y los que me animaron a ser escritor, de hecho, mi madre siempre quiso serlo pero nunca tuvo una oportunidad que aprovechar y, quizá de alguna forma, me lo transmitió a mí.

Puede que mis padres discutieran, ninguna relación es perfecta, hay veces en las que hay roces y la pareja se desgasta, pero nunca ocurrió nada de eso delante de mí y fui un niño bastante tranquilo y consciente de mis responsabilidades. Nunca saqué malas notas pero tampoco unas perfectas, normalmente, estaba entre el bien y el notable y lo único que me gustaba más que nada en el mundo era leer en la casa del árbol que mi padre había construido para mí cuando cumplí los nueve años. Era mi refugio, mi espacio y pasé grandes momentos conmigo mismo y los personajes que más me gustaban en aquella casita.

Arrastrado a vivir una vida tradicional:

Supongo que, cuando llegas a cierta edad, la sociedad te exige formar una familia y tener tu propia casa, cuanto más grande mejor para demostrar a tus compañeros de trabajo que tienes dinero y eres muy afortunado de haber conseguido una mujer tan maciza como la que tienes y un par de niños de lo más aplicados en el colegio y con una educación privada excelente. Así que, aunque escribir era mi única pasión y lo que me hacía realmente feliz, accedí a esto, algo que no hubiera hecho pero que, de alguna forma, mi alrededor me pedía y exigía a gritos, de alguna manera. Su nombre fue Anna y los de mis hijos Agora y Michael. Vivíamos en una casa cerca de un precioso bosque, el cual, por la noche creaba una sensación tan terrorífica que siempre me inspiraba a escribir alguna historia.

Creo que mi vida empezó a ser estresante desde el momento en que me casé y tuvimos a nuestra hija, nuestra relación empezó a cambiar tanto que ahora que lo recuerdo, podría decir que ni siquiera llegábamos a querernos lo suficiente, cada uno vivía en su mundo y apenas hacíamos cosas juntos, a la par que pretendíamos delante de nuestros amigos que nuestras vidas eran perfectas. Estaba escribiendo mi segundo bestseller cuando Anna y yo decidimos divorciarnos y los niños se hacían mayores, Agora se fue a la Universidad y Michael quiso trabajar con su tío en su fábrica de mecánica arreglando coches y motos. Cada uno se fue por su lado y nunca más volvimos a mediar palabra, tan solo para decidir algunos pagos para los niños hasta que se hubieron independizado y ya ni siquiera necesitaban de nosotros.

Creo que eso es exactamente lo que pasa cuando te obligas a hacer algo que no quieres hacer por quedar bien o por contentar al resto, terminas solo en una casa enorme de cuatro habitaciones que tan solo van a darte trabajo para limpiarlas y un montón de pensamientos agolpados en tu cabeza y sin nadie a quién comunicárselos. Supongo que fui yo el único que se lo buscó, ¿qué habría ocurrido si no hubiera estado con Anna y no hubiera tenido hijos? Supongo que nunca lo sabré.

Las Puertas de la Imaginación:

Siempre fui un iluso con lo que se refería a la creatividad, el hecho de que tu mente fuera tan fuerte e imaginativa que todo lo que creara o pensara podría convertirlo en realidad pero, en cuanto ocurrió, tan solo pude quedarme sorprendido. Fue tratando de empezar mi tercer libro, la casa estaba casi en la penumbra y yo estaba en la oficina tratando de escribir algo que valiese la pena, pero no había ninguna idea que pudiera considerar buena, así que, empecé a decir palabras al aire sin sentido. Y todas ellas se volvieron reales, incluso, la de la imaginación.

Se abrió un marco en la puerta, el cual, pude cruzar para llevarme a través de un camino corto donde había una puerta abierta esperando ser cruzada para llevarme a los recónditos mundos de la imaginación. Algo que jamás hubiera esperando que pasara, pero ahí estaba. Podía elegir entre entrar dentro y arriesgarme a no volver nunca a mi mundo o dar dos pasos hacia atrás y esperar a que esa puerta se cerrase hasta llevarme a la oficina, nuevamente. Como bien sabrás, elegí la primera opción y no hago más que ver nuevos parajes y lugares que jamás pensé que pisaría, incluso, unos de mis personajes favoritos de Agatha Christie, de Stephen King, Dean Koonz y muchos más. No lo cambiaría por nada, este es mi mundo ahora.

Un futuro entre imaginación:

Supongo que, mientras existan mundo creativos y diferentes a los que saltar y volar, siempre escribiré sobre ellos, me embaucaré de cada pequeño instante y sonreiré en esas situaciones en las que alguna escena me parezca increíble. No creo que en el mundo real pudiera reírme tanto o ser tan «yo mismo» pero aquí puedo ser quién soy y quien quiera ser, sin juicios ajenas o malas miradas, supongo que solo me faltaba esto para completar mi sensación de felicidad.

La creatividad y la imaginación me acompañarán a donde vaya, en cada personaje, cada sentimiento y cada pequeño instante de sorpresa y ternura que me pueda encontrar en el camino. Será un viaje de conocimiento y de hacer lo que siempre había querido: vivir en libertad.


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos cortos más elaborados y personales.

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Recomendaciones

Comentando libro «ABC Murders» – Agatha Christie

Sinopsis: El asesinato es un crimen muy simple. Pero en manos de un maníaco, un asesino en serie, se convierte en un negocio muy complicado.

Con todo el país en un estado de pánico, el asesino se está volviendo más confiado con cada ejecución sucesiva: la señora Ascher en Andover, Betty Barnard en Bexhill, Sir Carmichael Clarke en Churston… Pero poner un rastro de pistas deliberadas para burlarse del orgulloso Hércules Poirot podría ser su primer error (contraportada del libro).

Hacía bastante tiempo que no leía un libro de Agatha Christie y, mucho menos, escrito en inglés directamente, así que, decidí cogerlo para seguir practicando la lengua inglesa y empaparme de esos mundos de crimen y conspiración con los que la autora te embriaga. Creo que, desde el principio, ya suponía que iba a haber un cambio radical más allá de la mitad del libro porque es algo que ella suele hacer mucho, jaja. Me ha gustado mucho, como siempre, su forma de relatar los crímenes y las personas que han formado parte de las vidas de los asesinados, cómo poco a poco Hercule Poirot va encajando las piezas, personaje que, aunque os parezca mentira, todavía no había conocido en profundidad como en esta novela.

Se nota mucho cuando una autora es inglesa, con personajes ingleses y con Londres como principal ubicación. Lo digo por las formas de hablar de los personajes, las expresiones, los movimientos, esa educación tan caracterizada que tienen, la cultura y muchas otras cosas que se perciben durante la lectura que pueden darte una pequeña idea de cómo son las tradiciones de los ingleses. El texto suena antiguo, por supuesto, las formas de expresión también, suena más elocuente, recatado, cordial, guardián de la distancia personal y con muchas exclamaciones de sorpresa para dar atención a un personaje. Las descripciones son detalladas pero solo en lo que a Agatha Christie le interesa comentar, en situaciones que cree que el lector debe poner más atención y en los personajes que ella cree son los importantes. Creo que en general, es una lectura bastante entretenida y completa.

Ocurren varias muertes en varios lugares distintos donde se entregó un objeto específico (lo cual, interpreté como curioso) y donde una persona había pasado anteriormente por esos lugares. Cómo se cree que alguien podría haber hecho algo tan atroz y, a la vez, que Hercule Poirot fuera el único capaz de sacar la verdad de un complot que él creyó inteligente y bien confabulado. Como siempre, el final fue bastante chocante, termina con un final completo y sin hacerte esperar algo diferente de lo que ya esperabas (si ya has leído cosas sobre ella, sabes que siempre tienes una expectativa de que cambien las cosas radicalmente). No me surgieron preguntas, no tuve dudas sobre ningún evento que ocurría y las muertes me parecieron bastante originales, además de los diálogos (que, algunos me hicieron cierta gracia) y la lejanía que provocaba la autora entre los personajes.

Te muestra lo ocurrido paulatinamente, no tiene ninguna prisa por terminar el libro, los el desarrollo de la historia me ha parecido muy acertado y, en general, no tendría ninguna queja, de hecho, lo recomiendo y no dudo en absoluto que guste a aquel que decida leerlo. Agatha Christie, como muchos sabemos, ha sido una gran escritora 🙂


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos más elaborados y personales.

www.patreon.com/trackontime


Commenting «The ABC Murders» book Written By Agatha Christie:

Synopsis: Murder is a very simple crime. But in the hands of a maniac, a serial killer, it becomes a very complicated business.

With the whole country in a state of panic, the killer is becoming more confident with each successive execution: Mrs Ascher in Andover, Betty Barnard in Bexhill, Sir Carmichael Clarke in Churston… But putting a trail of deliberate clues to mock the proud Hercules Poirot could be his first mistake (undercover of the book).

It had been quite some time since I had read a book by Agatha Christie, much less written in English directly, so I decided to take it to continue practicing the English language and soak up those worlds of crime and conspiracy with which the author intoxicates you. I think, from the beginning, I already assumed that there was going to be a radical change beyond the middle of the book because it’s something she usually does a lot, haha. I liked very much, as always, her way of recounting the crimes and the people who have been part of the lives of those killed, how little by little Hercule Poirot is fitting the pieces, a character that, although it seems unbelievable, I had not yet known in depth as in this novel.

It is very noticeable when an author is English, with English characters and with London as the main location. I say this because of the ways of talking about the characters, the expressions, the movements, that very characterized education they have, the culture and many other things that are perceived during the reading that can give you a little idea of what the traditions of the English are like. The text sounds old, of course, the forms of expression too, it sounds more eloquent, demure, cordial, guardian of personal distance and with many exclamations of surprise to give attention to a character. The descriptions are detailed but only in what Agatha Christie is interested in commenting, in situations that she thinks the reader should pay more attention to and in the characters that she believes are the important ones. I think overall, it’s a pretty entertaining and thorough read.

Several deaths occur in several different places where a specific object was delivered (which, I interpreted as curious) and where a person had previously passed through those places. How it is believed that someone could have done something so heinous and, at the same time, that Hercule Poirot was the only one capable of extracting the truth from a plot that he believed intelligent and well conspired. As always, the ending was quite shocking, it ends with a complete ending and without making you expect something different from what you already expected (if you have already read things about her, you know that you always have an expectation that things will change radically). I had no questions, I had no doubts about any event that occurred and the deaths seemed quite original, in addition to the dialogues (which, some were quite funny) and the distance that the author caused between the characters was sutile.

It shows you what happened gradually, he is in no hurry to finish the book, the development of the story has seemed very successful and, in general, I would not have any complaints, in fact, I recommend it and I do not doubt at all that it will please anyone who decides to read it. Agatha Christie, as many of us know, has been a great writer 🙂


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal.

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Reflexiones

Lo que no Sabes sobre la Ansiedad:

Como ya sabéis de otros posts que he publicado por aquí como es «Ansiedad Invisible«, «Alimentación y Ansiedad«, «Cómo no Hacer de la Ansiedad un Drama» y «Cómo Controlar la Ansiedad«, esta es una respuesta emocional que se presenta en situaciones o eventos que la persona interpreta como amenazantes aunque, en realidad, no lo sean y puede tener que ver con el pasado sobre algo por lo que siente arrepentimiento, por ejemplo, o un evento futuro (ya sea porque es desconocido o conocido y no quiere que suceda).

Tiene sintomatologías distintas para cada persona y la ansiedad se vive de diferente manera, además de que es un trastorno mental al que no se le suele prestar mucha atención socialmente y en el que no se cree que la persona en cuestión sufra tal como otra cualquiera una enfermedad física. Por ello, he decidido compartir con vosotros este post para dar un poco más de visibilidad a muchas de las cosas que no se saben sobre la ansiedad pero que, realmente, están ahí para aquellos que sí la sentimos con mayor o menor regularidad. ¡Vamos allá!

  1. La ansiedad no es nerviosismo o estrés. Son cosas distintas que se pueden relacionar pero no son exactamente lo mismo. A veces, cuando le dices a alguien que tienes ansiedad, suele contestar algo como: «Ah, que estás nerviosa…». El nerviosismo es una emoción leve que también se conoce como «angustia» en el que aparece la irritabilidad, tensión, excitabilidad y humor inestable. El estrés es más puntual, suele aparecer en una situación donde se siente que las tareas a realizar, por ejemplo, resultan desbordantes apareciendo el sudor, la tensión en el cuello y dolor de estómago, algo que suele pasar cuando ya dejamos de vivir ese momento, es un nivel más alto del nerviosismo. Como veis, nada que ver.
  2. Sufrimos la ansiedad en silencio. Hay mucha gente que no comparte que sufre de ansiedad, de hecho, a mí ni se me nota en espacios públicos, nadie podría decir que me siento mal o que estoy teniendo un ataque en cierto momento por algo concreto de mi alrededor. Hay otros que lo sufren que se han habituado tanto a ello, que no lo manifiestan como algo malo, sino como algo que les pasa de vez en cuando y no tiene la mínima importancia. Aunque, también hay gente que lo comparte, todo hay que decirlo.
  3. Sensación de incomprensión y frustración. Normalmente, es una afección que no sabemos muy bien cómo explicar y que no mucha gente entiende, tan solo aquellos que la han pasado y se sienten identificados con ella. También existe cierto estigma con el tema de la ansiedad y otras enfermedades mentales, la creencia de que alguien está loco por ir a terapia y la poca información que existe sobre la inteligencia emocional. Tiende a ser bastante frustrante, lo sientes solo y lo pasas solo, así que, ¿para qué contarlo?
  4. Cancelamos planes. Esto no es algo que hagamos intencionadamente. En el momento en que quedamos con alguien, nos parece buena idea y nos apetece pero, llegado el día, empezamos a pensar que quizá no es buena idea, nos sentimos cansados o, simplemente, hemos tenido un mal día y terminamos cancelándolo. La gente se enfada por ello, se frustra sin querer entender que hay algo detrás que provoca este cambio de planes, por lo que, no lo cuentas o no dices por qué, cancelas sin más. Además, no es algo que se comprenda.
  5. Sentimos fatiga extrema. La gente lo suele denominar: «Tú siempre haciéndote la víctima, cómo puede ser si eres tan joven». Pues sí puede ser. Cuando has tenido ansiedad, por ejemplo, tres días seguidos, en el cuarto es en el que sientes fatiga debido a la tensión que has acumulado en el cuerpo, sientes los músculos como si hubieras estado haciendo pesas durante días sin parar, el cuerpo te pesa y sientes tu mente desbordada. Lo mejor para esos momentos es descansar, hacer lo que te apetece y tratar de desconectar.
  6. Evitamos la mirada. Hay gente que lo disimula bien y que no se nota que se siente ansioso, pero a otras personas se les percibe que no están cómodas conociendo a gente nueva o en lugares donde hay mucha gente. Solemos mirar hacia otro lado para evitar la mirada de la persona que hay enfrente, la incomodidad es tal que sudamos, empezamos a notar dolor en el cuello y una sensación de inquietud que te invita a salir corriendo pero que te mantiene al mismo tiempo en el mismo sitio para no quedar como un maleducado, aguantando en silencio.
  7. La hipocondría va de la mano. Hasta que no sabes lo que te pasa, te sumes en un círculo catastrófico de pensamientos que te dicen que algo malo te está pasando, que tus síntomas no son normales o quizá que te estás muriendo. Sientes desesperación, inquietud, nerviosismo, más ansiedad y, por tanto, se intensifican los síntomas porque tu mente tampoco te deja dormir dándole vueltas a todo. Y, bueno, cada vez que vas al médico por algo, vuelta a empezar.
  8. Despistes y falta de concentración. Creo que esto no es muy común comentarlo y, mucho menos, con el tema de la ansiedad porque no se suele relacionar. En mi caso, sí he notado que en ciertas crisis de ansiedad (que me pueden durar año o año y medio hasta que los síntomas van disminuyendo su intensidad) he estado mucho más despistada y desconcentrada de lo normal, con más dolores de cabeza, de cuello y sentir como si tuviera una nube como cerebro, notando bastante sueño habiendo dormido ocho horas, fatiga y camino como si fuera una mujer de ochenta años, lenta y sin fuerzas. Me di cuenta de que cuando los síntomas empezaban a ser menos intensos y regulares, volvía a estar más atenta y concentrada con mis tareas.
  9. Hay alguien más dentro de tu cabeza. Es alguien más que te hace dudar de todo, te hace desconfiar de quiénes te rodean de forma constante y preguntarte constantemente si lo que haces lo estás haciendo bien, provocándote sensaciones de inseguridad. Te dice todo lo malo que hay en ti casi al instante y tienes que saber cómo manejarlo, cómo hablarle y cómo hablarte, saber que no todo lo que dice es real y que sí eres merecedor de cosas buenas aunque ella se empeñe en que no.
  10. Un camino de auto conocimiento. Muchos creen que la ansiedad es mala y yo antes también lo creía pero, más adelante, me he ido dando cuenta de que me ayuda a conocerme un poco más cada día, a comprender por qué reacciono de una forma u otra, a saber más sobre mis emociones y por qué me siento incómoda en ciertos espacios, cosa que personas que no la sufren, no podrían ser tan auto observadores. Esto creo que te da una oportunidad para estar conectada contigo misma, saber qué quieres mejorar y preguntarte qué es lo que te afecta para haber sentido un síntoma u otro porque, aunque no lo creamos, hay una explicación para ello también.

Creo que juzgar a una persona con ansiedad, depresión o cualquier otra enfermedad mental puede resultar muy sencillo, desde decir que es vaga, a que se hace la víctima o que lo único que intenta es llamar la atención para que todo el mundo esté pendiente de ella. Y es curioso, porque quienes más hablan así son aquellos que no la han sufrido nunca, los cuales, por ende no deberían ni hablar sobre ello. Cuánto más empeño se ponga en invalidar las emociones de personas que no se sienten del todo equilibradas mentalmente (y NO es que estén locas), menos se visibilizarán porque cada vez hablarán menos de ello, como ha pasado siempre, se sufrirá en silencio.

Hay que comprender que hay emociones que pueden no controlarse y le puede pasar a cualquiera en un determinado momento de su vida pero, no por eso, es un trastornado, no porque tenga un despiste se le juzgue de tonto, no porque diga que le duela el pecho se le invalide diciendo que lo ignore porque «será solo estrés», no porque no te mire directamente se le trate de maleducado, no porque no hable mucho se le deba obligar a hablar o a decir que es un asocial. Creo que las etiquetas han hecho y siguen haciendo mucho daño a la gente, en general, y hacen que uno mismo llegue a cuestionarse cosas que de normal no se cuestionaría, hacen que creas cosas sobre ti que no son verdad, hacen que te vengas abajo en tus mejores momentos.

Así que, bueno, e aquí algunas cosas que no sabes sobre la ansiedad. Puede que esta solo sea la primera parte porque, obviamente, hay muchas más cosas que no se dicen y no he añadido porque el post se hacía muy largo, jaja. VALIDEMOS siempre 🙂


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos cortos más elaborados y personales.

www.patreon.com/trackontime


Things you Don’t Know About Anxiety:

As you know from other posts that I have published here such as «Invisible Anxiety», «Food and Anxiety», «How not to Make Anxiety a Drama» and «How to Control Anxiety», this is an emotional response that occurs in situations or events that the person interprets as threatening although, in reality, they are not and may have to do with the past about something for which he/she feels sorry, for example, or a future event (either because it is unknown or known and does not want it to happen).

It has different symptoms for each person and anxiety is lived in a different way, in addition to the activity that is a mental disorder that is not usually paid much attention socially and in which it is not believed that the person in question suffers as any other a physical illness. Therefore, I have decided to share with you this post to give a little more visibility to many of the things that are not known about anxiety but that, really, are there for those who do feel it with greater or lesser regularity. Let’s go there!

  1. Anxiety is not nervousness or stress. They are different things that can be related but are not exactly the same. Sometimes, when you tell someone you have anxiety, they often answer something like: «Ah, you’re nervous…» Nervousness is a mild emotion that is also known as «distress» in which irritability, tension, excitability and unstable mood appear. Stress is more punctual, it usually appears in a situation where it is felt that the tasks to be performed, for example, are overflowing appearing sweat, tension in the neck and stomach pain, something that usually happens when we stop living that moment, it is a higher level of nervousness. As you can see, they’re not the same.
  2. We suffer anxiety in silence. There are many people who do not share that they suffer from anxiety, in fact, anyone notices it when I am in public spaces, no one could say that I feel bad or that I am having an attack at a certain time for something concrete around me. There are others who suffer from it who have become so accustomed to it, that they do not manifest it as something bad, but as something that happens to them from time to time and does not have the slightest importance. Although, there are also people who share it, everything has to be said.
  3. Feeling of incomprehension and frustration. Normally, it is a condition that we do not know very well how to explain and that not many people understand, only those who have gone through it and feel identified with it. There is also some stigma with the issue of anxiety and other mental illnesses, the belief that someone is crazy about going to therapy, and how little information there is about emotional intelligence. It tends to be quite frustrating, you feel it alone and pass through it alone, so why tell it out loud?
  4. We canceled plans. This is not something we do intentionally. The moment we meet someone, we think it’s a good idea and we feel like it but, when the day comes, we start thinking that maybe it’s not a good idea, we feel tired or, simply, we have had a bad day and we end up canceling it. People get angry about it, they get frustrated without wanting to understand that there is something behind it that causes this change of plans, so you do not tell it or do not say why, you cancel without saying more. Moreover, it is not something that is understood.
  5. We feel extreme fatigue. People often call it: «You always making yourself the victim, how can it be if you are so young.» Well, yes it can be. When you have had anxiety, for example, three days in a row, in the forth one is where you feel fatigue due to the tension you have accumulated in the body, you feel the muscles as if you have been doing weights for days without stopping, the body weighs you and you feel your mind overwhelmed. The best thing for those moments is to rest, do what you want and try to disconnect.
  6. We avoid the look. There are people who hide it well and who do not notice that they feel anxious, but other people are perceived to be unsymfy meeting new people or in places where there are many people. We usually look away to avoid the look of the person in front, the discomfort is such that we sweat, we begin to notice pain in the neck and a feeling of restlessness that invites you to run away but that keeps you at the same time in the same place so as not to be rude, holding on in silence.
  7. Hypochondria goes hand to hand. Until you know what’s wrong with you, you plunge into a catastrophic circle of thoughts that tell you that something bad is happening to you, that your symptoms aren’t normal, or maybe you’re dying. You feel despair, restlessness, nervousness, more anxiety and, therefore, the symptoms intensify because your mind does not let you sleep thinking about everything. And, well, every time you go to the doctor for something, all starts over.
  8. Missteps and lack of concentration. I think that this is not very common to comment on and, much less, with the issue of anxiety because it is not usually related. In my case, I have noticed that in certain anxiety crisis (which can last me a year or a year and a half until the symptoms decrease in intensity) I have been much more clueless and unfocused than usual, with more headaches, neckaches and feeling as if I have a cloud like a brain, noticing enough sleep having slept eight hours, fatigue and walk as if I were an eighty-year-old woman, slow and without strength. I realized that when the symptoms started to become less intense and regular, I became more attentive and focused with my tasks.
  9. There is someone else inside your head. It is someone else that makes you doubt about everything, makes you distrust who surrounds you constantly and asks you if what you do you are doing well, causing feelings of insecurity. She tells you everything bad that is in you almost instantly and you have to know how to handle it, how to talk to her and how to talk to you, to know that not everything she says is real and that you are worthy of good things even if she insists that you’re not.
  10. A path of self-knowledge. Many believe that anxiety is bad and I also believed it before but, later I have been realizing that it helps me to know myself a little more every day, to understand why I react in one way or another, to know more about my emotions and why I feel uncomfortable in certain spaces, something that people who do not suffer from it, could not be so self-observant. This I think gives you an opportunity to be connected to yourself, to know what you want to improve and to ask yourself what affects you to have felt one symptom or another because, although we do not believe it, there is an explanation for it as well.

I think that judging a person with anxiety, depression or any other mental illness can be very simple, from saying that she/he is lazy, to that it becomes the victim or that the only thing she/ he tries to do is to attract attention so that everyone is aware of it. And it is curious, because those who speak like this the most are those who have never suffered it, who, therefore, should not even talk about it. The more effort is put into invalidating the emotions of people who do not feel completely balanced mentally (and it is NOT that they are crazy), the less they will be visible because they will talk less and less about it, as has always happened, they will suffer in silence.

Everyone should understand that there are emotions that may not be controlled and can happen to anyone at a certain time in their life but, not for that reason, he/she is deranged, not because it has a cluelessness is judged silly, not because he/she says that their chest hurt them are invalidated saying to ignore it because «it will be only stress», not because he/she doesn’t look at you directly, he’s/she’s rude, not because he/she doesn’t talk much he/she should be forced to talk or say he’s/she’s an asocial. I think labels have done and continue to do a lot of harm to people, in general, and they make you question things that wouldn’t normally be questioned, they make you believe things about yourself that aren’t true, they make you fall apart in your best moments.

So, well, here are some things you don’t know about anxiety. Maybe this is only the first part because, obviously, there are many more things that are not said and I have not added because the post was very long, haha. VALIDATE always 🙂


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal.

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Relatos

Papel en Blanco:

Llevaba horas frente al papel. Lo observaba con un bolígrafo en la mano derecha esperando a que la inspiración llamara a su puerta. Su editor le había dado una semana para que empezara con una nueva historia, pero Jacob no había conseguido mucho más que pasarse las tardes sentado en la silla del escritorio de su oficina sin más que hacer a parte que la de mirar esa hoja en blanco que empezaba a no gustarle nada. Solo se podía oír el ruido que hacían sus tripas, su digestión le recordaba que el silencio le estaba abrumando y que no tenía tiempo para andarse con perfeccionismos, debía desarrollar la primera cosa que le viniese a la cabeza.

Palabras sueltas sin ningún sentido. No se conectaban entre sí, menos fomentaban la creación de una historia interesante. Quizá este fuera un estúpido bloqueo de escritor, tras haber publicado tres libros, alguna vez tenía que ocurrir, ¿verdad? No pasaba nada, solamente tenía que tomárselo con calma. No, no podía. Solo quedaban tres días para enseñarle algo a su editor, algo que realmente le gustara y aceptara para poder empezar con algo. Se levantó de la silla, impaciente y empezó a andar arriba y a abajo de la oficina. Se le ocurrió decir palabras en voz alta para ver si podía desarrollar algo con ellas, escuchando su voz.

– Palabra – su voz salió monótona de entre sus labios e hizo que esa misma palabra se formara en el aire, como si realmente existiera, flotando. Sorprendido, dijo otra -: Serpiente.

Acto seguido, vio cómo una serpiente de un color verdoso y amarillento, se deslizaba por el suelo de su oficina y desaparecía al llegar a la pared que había detrás de él. Salió de la habitación hacía el salón para buscar la serpiente pero, no había nada. Extrañado, se volvió a encerrar en la oficina y decidió probar de nuevo.

– Medicina – de repente, apareció un bote con pastillas encima de la mesa de su escritorio. Trató de cogerlo pero sus manos lo traspasaban. Desapareció tras unos segundos. Así que, decidió con algo abstracto, con algo que ni siquiera se pudiese tocar o existiese en la realidad como un objeto o animal, ni siquiera visto en un papel -: Imaginación.

Esperó unos segundos hasta ver cómo un marco se formaba en la pared de enfrente. Esta empezaba a desaparecer y vio un cielo anaranjado y rojizo. A lo lejos, podía ver a un camino ancho que llevaba a otra puerta abierta donde le indicaba en una señal que debía entrar dentro si quería encontrar la imaginación que buscaba. Aquella era su única oportunidad de empezar una nueva historia y además, quería saber qué pasaba con las palabras que decía y por qué ocurrían en la realidad, así que, puso un pie dentro del primer marco dejando que desapareciera tras de sí y dirigiéndose al siguiente.

Otra señal, algo más pequeña que la anterior, le indicaba que, en caso de que decidiera adentrarse a través de la «Puerta de la Imaginación», debía tener en cuenta que sería casi imposible salir de ella y volver al mundo que solía conocer, le otorgaban unos minutos para reflexionar y considerar si quería volver atrás o seguir hacia adelante. No pudo con su curiosidad. Puso un pie dentro y dejó que esa puerta también se cerrara tras de sí envolviéndose entre palabras, historias y descripciones, personajes de otras épocas y situaciones que estos podrían tener en sus vidas. Nunca había sido tan feliz como en aquel momento.


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos cortos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


Blank Paper:

He had been in front of the paper for hours. He watched it with a pen in his right hand waiting for inspiration to knock on his door. His editor had given him a week to start with a new story, but Jacob had not achieved much more than spending his afternoons sitting in the chair at the desk of his office with nothing to do other than look at that blank sheet that he began to don’t like at all. He could only hear the noise made by his guts, his digestion reminded him that the silence was overwhelming him and that he did not have time to walk with perfectionisms, he had to develop the first thing that came to his mind.

Single words without any meaning. They didn’t connect with each other, let alone encourage the creation of an interesting story. Maybe this was a stupid writer’s block, having published three books, it had to happen sometime, right? Nothing happened, he just had to take it easy. No, he couldn’t. There were only three days left to show his editor something, something he really liked and accepted so Jacob could start with something. He got up from the chair, impatient and began to walk up and down the office. It occurred to him to say words out loud to see if he could develop something with them, listening to his own voice.

– Word – his voice came out monotonously from between his lips and caused that same word to form in the air, as if it really existed, floating. Surprised, he said another -: Snake.

Then, he saw how a snake of a greenish and yellowish color, slid down the floor of his office and disappeared when it reached the wall behind him. He left the room for the living room to look for the snake but, there was nothing. Surprised, he locked himself back in the office and decided to try again.

– Medicine – suddenly, a bottle of pills appeared on the table of his desk. He tried to catch it but his hands pierced him. It disappeared after a few seconds. So, he decided with something abstract, with something that could not even be touched or existed in reality as an object or animal, not even seen in a paper -: Imagination.

He waited a few seconds to see a frame form on the wall in front of him. It began to disappear and he saw how an orange and reddish sky. In the distance, he could see another open door where it indicated on a sign through a path that he should enter inside if he wanted to find the imagination he was looking for. That was his only chance to start a new story and he also wanted to know what happened to the words he said and why they happened in reality, so he set foot inside the first frame letting it disappear behind him and heading to the next.

Another sign, somewhat smaller than the previous one, told him that, in case he decided to enter through the Door of Imagination, he should keep in mind that it would be almost impossible to leave it and return to the world he used to know, giving him a few minutes to reflect and consider whether he wanted to go back or move forward. He couldn’t with his curiosity. He set foot inside and let that door also close behind him wrapping himself between words, stories and descriptions, characters from other eras and situations that these could have in their lives. He had never been as happy as he was at that time.


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal:

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Recomendaciones

Comentando serie «Lucifer»:

Sinopsis: Lucifer se aburre de su vida como señor del infierno y se traslada a vivir a Los Angeles. Allí, abrirá un bar y ayudará a la policía a combatir a los criminales más peligrosos de la ciudad. Basada en «The Sandman», una saga de comics creada por Neil Gaiman.

Otra serie que tenía pendiente y que he terminado no hace mucho, me la habían recomendado bastante y siempre había leído muy buenas críticas de ella, así que, decidí ponerme a ello porque total, solo tenía seis temporadas y no era muy larga. El personaje de El Diablo que viene siendo Lucifer Morningstar (como a él le gusta llamarse) pero que fue el ángel caído Samael (odia este nombre), me gustó desde que empecé la serie, me atrapó enseguida, desde su carisma, sarcasmo, con ese acento inglés combinado con movimientos elegantes, al principio, carente de empatía, su sentido del humor, constante calma ante los problemas y esa locura propia de alguien que tortura a las almas que han sido enviadas al infierno. Lo que no esperaba era que se tomara unas vacaciones en Los Ángeles y que decidiera vivir como un humano normal y corriente, abriendo un bar donde puede desmelenarse entre mujeres, sexo, drogas y rock ‘n roll.

Que el mismísimo Diablo vaya a terapia, fue algo muy curioso y que me atrajo mucho de la serie, que nos fueran introduciendo su forma de pensar como señor del infierno, cómo Lucifer trata de entender las emociones humanas para saber cómo actuar frente a ellas y cómo entablar más contacto con Chloe Decker, la detective de la que él será el compañero y que la ayudará en sus casos, dado que, se da cuenta que también puede castigar a las almas que habitan la tierra dándoles lo que se merecen: la cárcel. Me he reído, he llorado y me he sorprendido al ver cómo los productores le han sacado tanto partido a un cómic y a muchos de los personajes que salen en la Biblia, desde Dios hasta todos sus hijos, de hecho, explican cómo expulsaron a Samael del cielo, incluso, salen Adán y Eva, la mujer de Dios dentro del cuerpo de una persona humana y la superioridad moral que los ángeles sienten hacia los que habitan la Tierra.

Lo que nunca te imaginas es que Lucifer como El Diablo sería capaz de amar a otra persona y redimirse para ser cada vez mejor y ser merecedor del amor de Chloe tal y como muestra en cada temporada. Ves cómo va cambiando poco a poco, madurando, entendiendo a otros a su modo y estropeando muchas conversaciones. Quién es Chloe o qué es, no me lo esperaba en absoluto, tampoco la forma en la que se entera de quién es Lucifer (él nunca lo ha escondido, siempre dice la verdad). No podría explicar con palabras en este post la cantidad de emociones que te embaucan observando los cambios que alguien tan marcado como Lucifer va mostrando a lo largo de la serie, cómo es posible trabajar en las relaciones para que dejen de ser tóxicas y pasen a ser lo más sanas posible y cómo te puedes involucrar con otros poniendo los límites necesarios, tal y como la psicóloga Linda le explica en cada sesión, creo que es uno de los personajes más icónicos e importantes tanto por la sabiduría que le transmite a Lucifer como por la motivación que le hace sentir a este por cambiar.

Me gustó mucho el personaje de Amenadiel, la mano derecha angelical de Dios y que se espera que ocupe su lugar cuando este se retire. Su cambio de principio a fin abarcó esa superioridad moral que un ángel siente por la humanidad y cómo bajo ningún concepto quería seguir en la Tierra esperando a que su hermano Lucifer decidiera volver al infierno, hasta empezar a ver aquel lugar como su casa, cómo empezaba a sentirse a gusto y a ver una familia con todos aquellos que le rodeaban, sobre todo en las últimas dos temporadas. Muchos otros personajes como Michael (el hermano gemelo de Lucifer), Chloe, Rory, Eve, Adam, el ángel de la muerte… todos forman papeles indispensables para que la serie tenga sentido y te haga sentir involucrado en ella, como parte de sus engranajes. Es una serie de fantasía, obviamente, pero no por ello todo vale, por ejemplo, ¿cómo es posible que a los ángeles cuando les salen las alas por la espalda no rompan la ropa? Creo que esto ha sido lo único de la serie que me ha descolocado, el resto, ha sido perfecto, desde las secuencias a la historia que te va contando.

Me encantó esa parte en la que se dice que los ángeles tienen una forma de auto actualizarse. Lucifer pasó varias etapas en las que se le podía ver su cara de demonio cuando él quería mostrarla, incluso, hubo varios capítulos donde se le ve el cuerpo entero como el Diablo dejando entrever que la razón es la forma en la que se odia a sí mismo y cómo el perdonarse hace que vuelvan sus alas blancas y que, tanto su cara como su cuerpo de demonio desaparezcan. Y creo que todos nosotros podemos sentirnos un poco identificados con ello, no literalmente, pero sí con el hecho de cómo nos maltratamos a nosotros mismos creyendo que somos malas personas o somos monstruos, minando nuestra auto estima tontamente haciéndonos sentir mal y cayendo en ansiedades y depresiones, mientras que, cuando empezamos a perdonarnos y a gestionar nuestras emociones de una forma más eficiente y comprensiva, todo eso se va disipando y desapareciendo.

No puedo explicar en un post todos los momentos que me han parecido significativos de la serie porque quedaría demasiado largo y tendría que parar de escribirlo a cada dos por tres, pero he de decir que, en mi opinión, es una serie muy bonita que recomiendo mucho, con la que he disfrutado cada minuto, que me ha hecho sentir emociones diferentes y en la que me he dado cuenta de lo que podemos hacernos a nosotros mismos tanto bueno como malo si nos empeñamos, además de cómo poder redimirnos y empezar a ser la mejor versión de nosotros mismos, pasando de paciente a psicólogo, tal como Lucifer lo hizo.

Os dejo por aquí el tráiler subtitulado al español:


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos cortos más elaborados y personales:

www.patreon/trackontime


Commenting «Lucifer» TV show:

Synopsis: Lucifer gets bored of his life as lord of hell and moves to live in Los Angeles. There, he will open a bar and help police fight the city’s most dangerous criminals. Based on «The Sandman», a comic book series created by Neil Gaiman.

Another series that I had pending and that I finished not long ago, people had recommended it a lot to me and I had always read very good reviews of it, so I decided to get to it because it has only six seasons and it’s not very long. The character of The Devil who has been Lucifer Morningstar (as he likes to call himself) but who was the fallen angel Samael (he hates this name), I liked since I started the series, he caught me right away, from his charisma, sarcasm, with that English accent combined with elegant movements, at first, lacking empathy, his sense of humor, constant calm in the face of problems and that madness of someone who tortures souls who have been sent to hell. What I didn’t expect was that he would take a vacation in Los Angeles and decide to live like an ordinary human, opening a bar where he can get out of his way between women, sex, drugs and rock ‘n roll.

That the Devil himself goes to therapy, was something very curious and that attracted me a lot from the series, that the producers were introducing us to his way of thinking as lord of hell, how Lucifer tries to understand human emotions to know how to act in front of them and how to make more contact with Chloe Decker, the detective of whom he will be the companion and who will help her in her cases, since he realizes that he can also punish the souls who inhabit the earth by giving them what they deserve: prison. I’ve laughed, cried and been surprised to see how the producers have gotten so much out of a comic book and many of the characters that appear in the Bible. from God to all his children, in fact, they explain how they expelled Samael from heaven, even Adam and Eve, God’s wife come out into a person’s body.

What you never imagine is that Lucifer as The Devil would be able to love another person and redeem himself to be better and better and be deserving of Chloe’s love as he shows in each season. You see how it is changing little by little, maturing, understanding others in their own way and spoiling many conversations. Who Chloe is or what she is, I didn’t expect it at all, nor the way she finds out who Lucifer is (he has never hidden it, he always tells the truth). I could not explain in words in this post the amount of emotions that deceive you by observing the changes that someone as marked as Lucifer is showing throughout the series, how it is possible to work in relationships so that they stop being toxic and become as healthy as possible and how you can get involved with others by setting the necessary boundaries, as psychologist Linda explains in each session, I think she is one of the most iconic and important characters both for the wisdom he transmits to Lucifer and for the motivation she makes him feel to change.

I really liked the character of Amenadiel, God’s angelic right hand who is expected to take his place when he retires. His change from beginning to end encompassed that moral superiority that an angel feels for humanity and how under no circumstances did he want to continue on Earth waiting for his brother Lucifer to decide to return to hell, until he began to see that place as his home, how he began to feel at ease and to see a family with all those around him, especially in the last two seasons. Many other characters like Michael (Lucifer’s twin brother), Chloe, Rory, Eve, Adam, the angel of death… they all form indispensable roles for the series to make sense and make you feel involved in it, as part of its gears. It is a fantasy series, obviously, but not for that reason everything goes, for example, how is it possible that angels when their wings come out of their backs do not break their clothes? I think this has been the only thing in the series that has dislocated me, the rest, it has been perfect, from the sequences to the story that is telling you.

I loved that part where angels are said to have a way of self-actualing. Lucifer went through several stages in which you could see his demon face when he wanted to show it, there were even several episodes where the whole body is seen as the Devil hinting that reason is the way in which he hates himself and how forgiving makes his wings turn white and that, both his face and his demon body disappear. And I think all of us can feel a little identified with it, not literally, but with the fact of how we mistreat ourselves believing that we are bad people or we are monsters, undermining our self-esteem foolishly making us feel bad and falling into anxieties and depressions, while when we begin to forgive ourselves and manage our emotions in a more efficient and understanding way, all that is dissipating and disappearing.

I can not explain in a post all the moments that I have found significant of the series because it would be too long and I would have to stop writing it every time, but I have to say that, in my opinion, it is a very beautiful series that I recommend a lot, with which I have enjoyed every minute, which has made me feel different emotions and in which I have realized what we can do to ourselves both good and bad if we insist, in addition to how to redeem ourselves and begin to be the best version of ourselves, going from patient to psychologist, just as Lucifer did.

I left you a trailer in english subtittuled in the spanish version.


You can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal:

www.patreon.com/trackontime



Publicado en Personajes

Lizbeth: La que Respira Bajo el Agua

Relato procedente: «Respirando Bajo el Agua«. Edad: 24 años.

Ciudad: Ontario. Profesión: Pintora.

Descripción física:

Mi cabello largo hasta más abajo de los hombros es ondulado, a veces, me da mucho trabajo, otras se comporta y me deja jugar con él como quiera, tiene los mismos cambios de humor que yo. Mis ojos son de un color grisáceo oscuro, el cual, hace que los demás me recuerden que son parecidos a los de un gato, no me suelen gustar mucho pero suelo esbozar una sonrisa tímida y seguir hacia delante sea cual sea la conversación que esté teniendo. Mi tez es algo pálida, mucha gente me insta a que tome más el sol pero es una cosa que no me importa demasiado. Mis labios son gruesos y carnosos, tanto que todo el mundo cree que me los he operado pero, no hay nada como lo natural, ¿verdad? Mi delgadez suele preocupar a muchos pero siempre he pesado lo mismo y, por mucho que como, no subo de peso, así que, lo he aceptado sin problemas aunque los comentarios hirientes siguieran ocurriendo. Suelo vestirme con ropa un tanto ancha de diferentes colores y texturas, sin predominar ninguno en especial, pero siempre me ha encantado la ropa cómoda.

Descripción de la personalidad:

Suelo ser una persona bastante dulce, dada a los demás aunque me estrese o me lleve a preguntarme por qué lo soy si no obtengo lo mismo de los demás. Me encanta observar las estrellas y vivir en soledad, soy bastante introvertida y suelo dejar unos días de la semana para compartir mi vida con amigos. Soy bastante bromista y un tanto sarcástica, a veces, episodios depresivos me atrapan y la ansiedad me abruma pero siempre me levanto y hago lo que debo. No podría asegurar si soy feliz o no, pero sí podría decir que trato de serlo y de llevar unas rutinas saludables para mí para que justo eso ocurra y que pueda abrirme un poco más a nuevas cosas y amistades, aunque creáis que no, me cuesta un poco socializar.

Una infancia con altibajos:

Mis padres se gritaban mucho. Delante de mí, estuvieran donde estuviesen, incluso, si había gente delante. Muchas veces, los temas tenían que ver conmigo y mi educación y otras, sobre la economía de casa, mi padre gastaba demasiado en caprichos y mi madre era un poco más ahorradora y pensaba más en lo que podría suceder en el futuro. Creían que no les oía o que no me daba cuenta del daño que se producían entre ellos con palabras hirientes y frases desconcertantes, pero sí que lo hacía. Normalmente, cerraba la puerta de mi cuarto y me metía en el armario con la barbilla tocándome las rodillas, apretaba los ojos y tarareaba la nana que mi madre solía cantarme cuando yo era muy pequeña para conseguir no oírles.

Había momentos en los que ellos estaban bien, trataban de hablar las cosas y llegaban a algún que otro acuerdo pero en unos cuatro o cinco días, todo volvía a ser lo mismo, mientras mi humor cambiaba a la par que sus discusiones. No podía concentrarme cuando traía deberes a casa, así que, prácticamente todas las tardes me las pasaba en la biblioteca de la ciudad, tratando de alejarme al menos por unas horas. Lloraba entre clases y mis notas bajaban pero mis padres no se daban cuenta, centrados en sus problemas y tan ignorantes de los míos, les pedí ayuda a mis profesores y, sin ningún problema, me ofrecieron apoyo y espacios agradables para estudiar y poder centrarme en lo que debía.

Adolescencia y divorcio:

Mis padres duraron unos siete años más por mí, aunque parecía que estuvieran separados en la misma casa, pretendiendo que seguían juntos y que todo iba bien pero yo sabía que no todo lo que dejaban ver era oro viviendo lo que viví con ocho años entre ellos. A mis 16 tan solo deseaba tener 18 para irme de casa, al menos, para vivir con otros amigos en un piso y, poder al menos, separarme de aquel ambiente tóxico. Se iban a dormir a diferentes horas y mi padre seguía en el sofá, algo incómodo entre sábanas, repitiéndome que aquello era temporal y que no me preocupara, cosa que sabía era mentira, ya hacía tiempo que aquello no funcionaba. Mamá tonteaba con hombres un tanto más jóvenes que ella, trataba de disimular delante de mí pero se relamía los labios cada vez que veía el culito de un buen candidato para acostarse con ella, porque no olvidemos esa época de locura sexual que empezó a fluir en ella desde el momento en que mi padre y ella lo dejaron…

Cuando cumplí 17, me dieron la noticia: se iban a divorciar. Fue algo que acepté de lleno porque ya me lo esperaba, no sabían disimular muy bien y creían que no les escuchaba pero sí lo hacía. Papá se fue de casa tras darme un beso en la frente y recordarme que podía ir a verle cuando quisiera, algo que no ocurrió porque se fue de la ciudad tras un par de semanas viviendo en un hotel y salirle trabajo en el extranjero, sabía de él si llamaba una vez al mes o cada dos meses, cuando podía y, bueno, me quedé viviendo con mi madre, la cual, se quedó con todo. Con lo que ya contaba era que iba a empezar a traerse a chicos a casa, aquello parecía algo así como un prostíbulo. Pasé de escuchar voces a gemidos, mientras trataba de estudiar y centrarme, a ella todo le daba igual.

Independencia y ansiedad:

A mis 18 ya podía irme de casa, era una edad que estaba queriendo alcanzar para hacerlo, ya no aguantaba a mi madre ni las mañanas de desayuno con sus ligues sin camiseta y en calzoncillos recorriendo la casa. Unos amigos alquilaron una casa cerca de la playa y me ofrecieron vivir con ellos para compartir gastos, así que, no dudé en aceptar y empezar a trabajar de camarera doblando turnos y tratando de sacarle el máximo partido a esa vida para no volver a la antigua, de hecho, no veía mucho a mi madre, la cual, pasó de ser pasota a las botellas de alcohol barato.

Mi ansiedad empezó a ser un poco más fuerte cada año que pasaba y los síntomas se intensificaban, a cuanto más estrés, más incómoda me sentía al día siguiente, era horrible. Mi mente pasaba de pensamientos intrusivos y sentimientos depresivos a momentos de felicidad y de quererme inmensamente a mí misma, de querer seguir adelante y progresar, luego me presionaba el pecho y no podía respirar, otros días estaba cansada y, a la vez, relajada, pero tenía momentos en los que no podía salir del baño y tenía que llamar al trabajo para decir que estaba enferma y no podía moverme de la cama, me invalidaba la mayor parte del tiempo, así que, mis amigos me aconsejaron que fuera a ver a una psicóloga que pudiera ayudarme.

Mientras, respiraba bajo el agua:

Muchas veces, muchísimas, sentía que esos pensamientos hacían que me ahogara. Cada vez iba adentrándome más y más en la oscuridad, agarrada de pies y manos, sin poder salir a la superficie, totalmente paralizada. Pero notaba que, en cuanto trataba de revivir algún recuerdo que tuve en la infancia, mi cuerpo empezaba a elevarse y a acercarse a la superficie cada vez con más fuerza y rapidez, así que, iba agolpando algunos en mi cabeza para volver a vivirlos dentro de mí hasta que, poco a poco, pude salir del agua, con la vista borrosa, un bote salvavidas y notando que alguien me arrastraba hacia la orilla donde tosía y dejaba que el aire entrara en mis pulmones al mismo tiempo.

Esa era mi ansiedad, así me hablaba, así me hacía sentir cada día. Mi bote salvavidas era una psicóloga, la verdad, bastante dulce y atenta a mis constantes rumiaciones y pensamientos negativos. Me hizo entender lo importante que era tenerme presente a mí misma y a observarme para estar mejor cada día, cómo las rutinas eran el centro de todo para una buena recuperación y un estado de ánimo normal. Pude poco a poco, ver la luz al final del túnel a base de muchas conversaciones y expresar mis miedos más extremos, mis tontas dudas y las formas tan obsesivas y torpes en las que solía hacer las cosas, sumando la inseguridad y la falta de autoestima que mis padres fueron provocando en mí entre discusiones.

Un futuro encontrándome a mí misma:

Supongo que aún tengo mucho trabajo que hacer por delante y una constante superación porque no todo se desvanece en dos días, si parase, volvería a empezar de cero entre miedos y ganas de huir de situaciones difíciles para no tomar decisiones. todavía tengo un camino que recorrer para encontrarme a mí misma y saber qué es lo que estoy buscando, qué quiero realmente y qué es lo que espero de mí, de mi recuperación, los logros que deseo conseguir y cómo he de reaccionar ante los problemas, no todo es teoría, luego se debe poner en práctica.

Ahora, tan solo he de caminar en la dirección correcta…


Puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos cortos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime