Publicado en Relatos

La Magia de un Libro:

Tenía en las manos un buen libro. Era como si me empujara hacia él. Me invitaba a mirar dentro, a encontrarme con cualquier historia que pudiera captar mi atención. La cubierta no era muy usual, los colores eran más bien oscuros, tenía mucho polvo en el lomo, quizá en sus hojas, como bien comprobaría más tarde. Supongo que pensé que lo sentiría como cualquier otro libro, como los que solía coger prestados de la biblioteca, este estaba escondido entre un montón de ellos en una esquina que parecía prácticamente olvidada. Lo sentía como un imán, una llamada constante para que lo abriera, ni siquiera pude aguantar hasta llegar a casa para hacerlo, la ansiedad era demasiado agobiante.

Vi una luz cegadora saliendo de él. No duró mucho, solo unos segundos. Me embriagó una sensación de paz, de pertenencia, de haber puesto la mirada en un lugar fantástico y, a la vez, totalmente desconocido. Me sorprendió comprobar que nadie a mi alrededor se percató de nada de lo que ocurrió. La gente que pasaba por mi lado, seguía centrada en sus cosas, como si hubiera sido el único que había visto esa luz. Lo cerré al instante, entre asustado y contrariado, y me lo llevé sujeto en mi pecho a casa caminando a paso rápido. Al llegar, evité las constantes preguntas de mi madre y me fui directo a mi cuarto. Cerré la puerta tras de mí, dejé los libros sobre la mesa de escritorio y me senté. Miré el libro de reojo, tratando de evitarlo pero, al mismo tiempo, queriendo averiguar qué pasaba con él, porque estaba seguro de que así era.

Quité los otros libros de encima y lo puse en medio de la mesa. Respiré hondo antes de abrirlo. No me topé con la misma hoja, sino con otra diferente que emitió una especie de luz azul, no tan cegadora. Para nada esperaba lo que ocurrió, no me lo podría haber imaginado. Al girarme, me encontré con alguien sonriente, delgado, más alto que yo, cabello castaño, orejas puntiagudas y un traje verde y amarillo, llevaba un sombrero terminado en punto encima de la cabeza que acababa con una bola que caía, hacía juego con el resto del outfit. Me quedé anonadado, en shock, incluso, intimidado por ese nuevo ser que había aparecido de la nada. Empezó a juguetear con una hoja que había sacado del bolsillo de su pantalón, la pasó por entre sus labios y sonrió, disfrutando del momento. Decía ser que era la esencia del libro. Me volví hacia este, lo abrí y me invadió la sorpresa cuando me di cuenta de que ya no había nada escrito. Debía haber una explicación. No dejaba de repetírmelo, pero no parecía encontrarla.

Estaba exhausto de estar escondido en ese mugriento y polvoriento estante con otros muchos libros sin personalidad aparente. Tenía ganas de que alguien lo cogiera y decidiera darle un hogar. Por descontado, quería contarme su historia y quería que me quedase con él, aunque yo no estaba muy seguro de ello, me gustaba devolver a la biblioteca todo lo que me llevaba o me podrían vetar la entrada. Empezó a contármelo todo antes de decidir si quedarme con él o no, me contó sus aventuras en un pueblecito llamado «Greendale», con pequeñas casitas de madera donde todos vivían, cazaban en los bosques y sobrevivían comiendo animales y bebiendo grandes cantidades de cerveza que ellos mismos preparaban. Eran una especie de duendes, quizá no como los que nosotros estamos acostumbrados pero parecían las típicas criaturas a las que les gustaba jugar, bailar, contar historias divertidas y esconderse de los lobos en invierno para poder comérselos en verano. La verdad es que empezó a caerme bien.

Aunque el concepto que tenía de él empezaba a cambiar, cuando empezó a abrir el libro por las primeras hojas y me sentí extrañamente mareado. La historia era interesante, me sentía totalmente inmerso en ella, en cada palabra, en cada frase que pronunciaba con esa voz suave y magnética. Mi cuerpo empezó a volverse invisible poco a poco, empezó por las manos y terminó con los pies. Dejé de diferenciar la realidad de la ficción mientras seguía oyéndole hablar, el tono de su voz no cambiaba. Las palabras del libro empezaron a formarse nuevamente, se llenaron de frases y párrafos completos que no dejaban de moverse alrededor, de los que ahora formaba parte sin haberme dado cuenta. En cuanto supe que pasaba, ese extraño ser paró en seco de hablar, su historia se había terminado, el libro estaba completo de nuevo mientras yo era su nueva esencia. Le vi cambiar de forma al creer que no le observaba, ahora él era yo en la realidad, me quedé atrapado al cerrar el libro.

Grité y grité pero nadie me escuchó. Desistí al poco tiempo. Nadie se dio cuenta de mi ausencia, de que no era yo quién caminaba por la casa, puede que mi madre agradeciera un cambio a estas alturas, había empezado a irritarla. Supongo que ya no había lugar para mí, solo oscuridad.


The Book’s Magic:

I had a good book in my hands. It was as if it pushed me towards him. It invited me to look inside, to encounter any story that could catch my attention. The cover was not very usual, the colors were rather dark, it had a lot of dust on the back, perhaps on its leaves, as I would later see. I guess I thought it would feel like any other book, like the ones I used to borrow from the library, this one was hidden among a bunch of them in a corner that seemed practically forgotten. It felt like a magnet, a constant call for me to open it, I couldn’t even hold on until I got home to do it, the anxiety was too overwhelming.

I saw a blinding light coming out of him. It didn’t last long, just a few seconds. I was intoxicated by a sense of peace, of belonging, of having looked at a fantastic place and, at the same time, totally unknown. I was surprised to see that no one around me noticed anything that happened. The people who passed by me, remained focused on their things, as if I had been the only one who had seen that light. I closed it instantly, between frightened and upset, and took it strapped to my chest home walking at a brisk pace. When I arrived, I avoided my mother’s constant questions and went straight to my room. I closed the door behind me, put the books on the desk table, and sat down. I looked at the book sideways, trying to avoid it but, at the same time, wanting to find out what was wrong with it, because I was sure there was something.

I took the other books off this one and put it in the middle of the table. I took a deep breath before opening it. I did not come across the same leaf, but a different one that emitted a kind of blue light, not so blinding. I didn’t expect what happened at all, I couldn’t have imagined it. As I turned, I found someone smiling, thin, taller than me. Brown hair, pointed ears and a green and yellow suit, she wore a hat finished in point above the head that ended with a ball that fell, matching the rest of the outfit. I was stunned, shocked, even, intimidated by this new being that had appeared out of nowhere. He began to fiddle with a sheet that he had taken from his pants pocket, passed it between his lips and smiled, enjoying the moment. He claimed to be the essence of the book. I turned to this one, opened it and was overcome with surprise when I realized that there was nothing written anymore. There had to be an explanation. I kept repeating it to myself, but I didn’t seem to find it.

He was exhausted from being hidden in that filthy, dusty shelf with many other books with no apparent personality. He wanted someone to take him and decide to give him a home. Of course, he wanted to tell me his story and he wanted me to stay with him, although I was not quite sure about it, I liked to return to the library everything I took from there or they could forbid me from entering. He began to tell me everything before deciding whether to stay with him or not, he told me his adventures in a small village called «Greendale», with small wooden houses where everyone lived, hunted in the woods and survived by eating animals and drinking large amounts of beer that they prepared themselves. They were a kind of goblins, maybe not like the ones we are used to hear about but they seemed the typical creatures that liked to play, dance, tell funny stories and hide from wolves in winter to eat them in the summer. The truth is that I started to like him.

Although the concept I had of him was beginning to change, when he started to open the book for the first few pages and I felt strangely dizzy. The story was interesting, I felt totally immersed in it, in every word, in every sentence I uttered in that soft, magnetic voice. My body began to become invisible slowly, started with the hands and ended with my feet. I stopped differentiating fact from fiction as I continued to hear him speak, the tone of his voice did not change. The words of the book began to form again, they were filled with sentences and complete paragraphs that did not stop moving around, of which I was now part without realizing it. As soon as I knew what was happening, that strange being stopped in its tracks, its story was over, the book was complete again while I was its new essence. I saw him change shape when I thought I was not watching him, now he was me in reality, I was trapped when he closed the book.

I screamed and screamed but no one heard me. I gave up soon after. No one noticed my absence, that it was not me who walked around the house, maybe my mother was grateful for a change at this point, I had begun to irritate her. I guess there was no place for me anymore, only darkness.


Publicado en Recomendaciones

Comentando serie «Mr Robot»

Mr. Robot es una serie de televisión de género tecno-thriller y drama estadounidense creada por Sam Esmail. Está protagonizada por Rami Malek como Elliot Alderson, un ingeniero de seguridad informática y pirata informático que padece un trastorno de identidad disociativo, trastorno de ansiedad social y depresión clínica.

Esta serie la vi hace mucho tiempo pero me quedé por la mitad de la tercera temporada, es decir, que ni siquiera la terminé. Vi el momento en estas últimas semanas y decidí hacerlo, la empecé por el principio aunque me fuera acordando de muchas cosas. Desde el primer momento, te atrapa de alguna manera, te deja absorto entre los pensamientos de Elliot Alderson, su desprecio por la sociedad en general y el motivo por el que decide seguir una revolución.

Bueno, como en la sinopsis he indicado, Elliot padece un trastorno de identidad disociativo que se trata sobre todo de una condición que hace que la persona que la padece cree varias personalidades dentro de su mente, las cuales, pueden salir al exterior según deseen o el anfitrión las necesite. También sufre de ansiedad social, ni le gusta la gente ni quiere ni necesita socializarse, además evita eventos sociales de todo tipo y le crean niveles altos de ansiedad, muchas cosas que ocurren en estos ambientes no los entiende y prefiere estar solo. Pero con estar solo también aparece la depresión clínica, es decir, un trastorno que se caracteriza por una tristeza profunda que provoca episodios emocionales intensos que hacen que llore incontroladamente. Todo esto en grandes rasgos y por lo que sé sobre ello (que es más bien lo básico). Además de esto, Elliot se dedica a la ciberseguridad en una empresa llamada «AllSafe» y es pirata informático, lo primero lo realiza durante el día y por la noche se dedica a hackear cuentas de gente mala (por así decirlo, ya sea pederastas, violadores, matones) y les lleva ante la justicia, algo así como un superhéroe nocturno que, en vez de utilizar leotardos o capa, utiliza un ordenador.

Elliot Alderson es un personaje muy profundo y toda la serie trata de él, de su mundo interior y su mente. Sabemos que las personas con trastornos disociativos de la identidad crean a personas dentro de ellos, pero también crean situaciones que pueden no ser reales o ven a otras personalidades que nadie más ve. Es un poco lo que podemos observar en la primera temporada cuando conoce a Mr Robot, al cual, él no recuerda y cree que es alguien que ha empezado una revolución contra el conglomerado más grande del mundo «E Corp» a través de un grupo llamado «FSociety» creado también por este individuo. Sam Esmail nos deja ver lo que quiere que veamos durante las primeras fases, nos va adentrando en los hábitos de Elliot, desde su adicción a la morfina supuestamente controlada hasta sus sesiones con Krista, su terapeuta. Conoces su letargo, su obsesión por el hackeo, las constantes preguntas y reflexiones que pululan por su mente sin parar, de hecho, habla con una nueva personalidad que cree haber creado. Al principio, crees que eres tú pero en la cuarta temporada, te lo aclara todo.

Su pasado es trágico y triste, traumático y doloroso, lo tiene todo. Así como él lo siente, tú también lo sientes. El actor que interpreta a Elliot es Rami Malek, puedo decir que su actuación es excepcional, expresa las emociones del personaje de forma tan cruda y real que es como si de verdad estuviera pasando y como si él fuese realmente Elliot, no me extraña que hubiera ganado un Globo de Oro por mejor actor de drama en esta serie, imposible de superar. Recuerda su pasado en la forma en la que él cree que pasó o en la que una de sus personalidades trató de protegerlo sobre ello, para que no lo viera, no lo reviviera y no tuviera que recordarlo, ha estado bloqueando sus recuerdos, hasta que en la cuarta temporada, los destapa a través de Krista y Mr Robot, cuando Vera vuelve a aparecer (ya lo conoceréis y lo vais a odiar), esto le destroza y tú te quedas entre sorprendida y con el alma rota preguntándote cómo es posible que le pueda pasar algo así a alguien (y lo que le ocurrió le puede pasar a cualquiera, de hecho, pasa), te desgarra por dentro si eres lo suficientemente sensible como para empatizar, incluso, demasiado.

Conocemos a varios del grupo de «FSociety» entre los que se encuentra la hermana de Elliot, Darlene. La relación entre ellos es más bien tóxica, dependiente y, a la vez, de absoluta lealtad. Nos encontramos con Mr Robot que nos va mostrando poco a poco quién es realmente llegados a casi al final de la primera temporada, también a Trenton y Romero, hackers. Juntos quieren derrotar a «E Corp», quieren que la gente deje de pagar préstamos e hipotecas, quieren hacer un cambio considerable, pensar en las personas que sufren y darles una nueva oportunidad, devolverles el dinero que empresas como esta roban. La indignación, la consternación por actos crueles de la sociedad, las máscaras que usamos para escondernos de otros, las mentiras, la corrupción, la desigualdad… Cada reflexión es oro, porque tiene unos contextos muy especiales, bien formados, que explican y envuelven la personalidad de Elliot, se muestra al personaje tal como es y te enseña esa parte oscura que nadie ve de nosotros y de la sociedad en la que vivimos, nos da un toque de realidad.

En la segunda temporada podemos ver una lucha entre ambos personajes, Elliot y Mr Robot. Ya se conocen. Elliot ya sabe quién es aunque sigue sin recordar algunas cosas tanto de su pasado como de él mismo, es algo que le ha estado pasando a menudo. Elliot quiere hacerse con el absoluto control, quiere evitar que Mr Robot vuelva a aparecer, quiere mantenerse alejado mientras trata de averiguar qué le pasó a Tyrell Wellick (de la empresa «E Corp», ya le iréis conociendo). Aquí podemos convencernos de cómo son las dimensiones de la mente de Elliot y cómo podemos ser capaces de crear un mundo particular de la nada solo para protegernos e intentar mantenernos cuerdos en momentos de adversidad. Hay muchas cosas en esta temporada que no tienen que ver solo con Elliot, nos muestran la ambición de Tyrell, hacia dónde quiere llegar, nos introduce al personaje y nos muestra sus partes más oscuras, esas que trata de controlar en público, junto a su mujer, alguien realmente retorcida.

En la tercera temporada se van acercando nuevas cosas. En el primer hackeo «The Dark Army» aceptó participar en la llamada fase uno. En esta temporada quieren dar un nuevo golpe, pero Elliot solo quiere deshacer el hackeo, comprende que ha sido un error. Al principio, no cuenta con la ayuda de Mr Robot, es más, se pelean por mantener el control más de una vez, Elliot se niega a seguir con la fase dos del plan, pero Mr Robot sigue viéndola posible, sigue creyendo en una revolución. A pesar de las peleas, Mr Robot decide apoyar a Elliot, aunque Angela Moss y Tyrell deciden seguir con el plan. Empezamos a conocer a más personajes desde el FBI a «Dark Army», cómo es de grande y poderoso, y cómo intenta ganarse el mundo manipulando y comprando a los peces más gordos que lo manejan. Es complicado de explicar pero la trama se desarrolla a la perfección, tiene un contexto y un ritmo muy bueno, te va dando información poco a poco, cuando la necesitas. Me he dejado muchas cosas pero esto es un pequeño resumen, por supuesto. Esta puede que sea la temporada más tensa de todas, se producen más muertes que nunca antes, se ve más dolor, la culpabilidad, la represión de emociones, cosas que no se han dicho, odio contenido y mucha rabia por lo que se ha perdido.

Esta temporada te deja desolado, sinceramente, te va rompiendo el alma, es profunda y tiene unos mensajes muy potentes e intensos, unas reflexiones que te dejan pensando. Es imposible no identificarse con alguna, e igual de imposible no identificarse con Elliot o Darlene. La cuarta temporada ejecuta la fase tres, donde Elliot decide acabar de una vez por todas con «Dark Army» de una forma espectacular, aunque con mucho dolor y tristeza de por medio, empiezas a ver a una nueva persona, a alguien que realmente sufre, que ya ha tenido suficiente y que está cansada. Pero lo que crees imposible va llegando porque, en realidad, nadie sabe nada sobre Elliot Alderson, ni siquiera él mismo sabe quién es. Ese es el mayor «boom» de todos, y se lo guardan para lo último, no me lo podía creer y no creo que nadie pudiera hacerlo, el final es precioso y brutal, imposible no llorar.

Es una de las series que más me ha llegado e impactado, considero que los trastornos mentales existen aunque haya gente que no lo crea y estoy segura de que afectan a la vida diaria de muchas personas, a su salud mental y física. Me ha gustado mucho que Sam Smail mostrara a alguien con este tipo de condición porque le ha dado más visibilidad, porque ha hecho ver a muchos que no están solos con aquello que sufren y deja entrever una realidad que no se ve de la sociedad a simple vista. Es bueno entender y saber de dónde procede la rabia, dónde se acumula y hacia dónde se dirige, tal y como se muestra en esta serie, cómo alguien puede aprender a sanar y a darle el control a quién de verdad lo necesita, dejando atrás la necesidad de protección, el dominio de sí mismo y se deja llevar por el anfitrión. Ha sido especial presenciarlo y no será la primera ni la segunda vez que vea la serie, la veré nuevamente, seguro.

Dejo por aquí algunos vídeos para que sepáis un poco de qué va. El primero es el tráiler de la primera temporada y los siguientes son reflexiones que hace Elliot que creo que son lo más real y profundo que se pueda decir o escuchar. Espero que decidáis verla, la recomiendo en un 200%.


Commenting on «Mr Robot» tv show:

Mr. Robot is an American techno-thriller and drama television series created by Sam Esmail. It stars Rami Malek as Elliot Alderson, a computer security engineer and hacker who suffers from dissociative identity disorder, social anxiety disorder, and clinical depression.

I watched this series a long time ago but I stayed for the middle of the third season, that is, I didn’t even finish it. I saw the moment in these last weeks and I decided to do it, I started it at the beginning even if I remembered many things. From the first moment, it traps you in some way, leaves you absorbed between the thoughts of Elliot Alderson, his contempt for society in general and the reason why he decides to follow a revolution.

Well, as I have indicated in the synopsis, Elliot suffers from a dissociative identity disorder that is mainly a condition that causes the person who suffers from it to create several personalities within his mind, which can go outside as they wish or the host needs them. He also suffers from social anxiety, neither likes people nor wants nor needs to socialize, also avoids social events of all kinds and it creates him high levels of anxiety, many things that happen in these environments do not understand them and prefer to be alone. But being alone also presents clinical depression, that is, a disorder that is characterized by a deep sadness that causes intense emotional episodes that make him cry uncontrollably. All this in short and from what I know about it (which is rather the basics). In addition to this, Elliot is dedicated to cybersecurity in a company called «AllSafe» and he is a hacker, the first thing he does it during the day and at night he is dedicated to hacking accounts of bad people (so to speak, whether pedophiles, rapists, thugs) and brings them to justice, something like a nocturnal superhero who, instead of using leotards or a cape, he uses a computer.

Elliot Alderson is a very deep character and the whole series is about him, his inner world and his mind. We know that people with dissociative identity disorders create people within them, but they also create situations that may not be real or see other personalities that no one else sees. It is a bit what we can observe in the first season when he meets Mr Robot, whom he does not remember and believes is someone who has started a revolution against the largest conglomerate in the world «E Corp» through a group called «FSociety» also created by this individual. Sam Esmail lets us see what he wants us to see during the early phases, he takes us into Elliot’s habits, from his addiction to supposedly controlled morphine to his sessions with Krista, his therapist. You know his lethargy, his obsession with hacking, the constant questions and reflections that swarm his mind non-stop, in fact, he talks to a new personality that he thinks he has created. At first, you think it’s you but in the fourth season, all gets clear.

His past is tragic and sad, traumatic and painful, he has it all. Just as he feels it, so do you. The actor who plays Elliot is Rami Malek, I can say that his performance is exceptional, he expresses the emotions of the character in such a raw and real way that it is as if it was really happening and as if he was really Elliot, I am not surprised that he had won a Golden Globe for best actor in a drama in this series, impossible to overcome. He remembers his past in the way he thinks it happened or where one of his personalities tried to protect him about it, so that he wouldn’t see it, not relive it and not have to remember it, he has been blocking his memories, until in the fourth season, he uncovers them through Krista and Mr Robot, when Vera reappears (you will already know him and you will hate him), this destroys him and you are left between surprised and with a broken soul wondering how it is possible that something like this can happen to someone (and it could happens to averyone), it tears you inside if you are sensitive enough to empathize, even too much.

We meet several of the «FSociety» group including Elliot’s sister, Darlene. The relationship between them is rather toxic, dependent and, at the same time, of absolute loyalty. We find Mr Robot who is showing us little by little who is really arrived at almost the end of the first season, also Trenton and Romero, hackers. Together they want to defeat «E Corp», they want people to stop paying loans and mortgages, they want to make a considerable change, think about the people who are suffering and give them a new chance, give them back the money that companies like this steal. The indignation, the consternation at cruel acts of society, the masks we use to hide from others, the lies, the corruption, the inequality… Each reflection is gold, because it has very special contexts, well formed, that explain and surround Elliot’s personality, shows the character as he is and teaches you that dark part that nobody sees of us and the society in which we live, gives us a touch of reality.

In the second season we can see a fight between both characters, Elliot and Mr Robot. They already know each other. Elliot already knows who he is although he still does not remember some things both from his past and from himself, it is something that has been happening to him often. Elliot wants to take absolute control, he wants to prevent Mr Robot from appearing again, he wants to stay away while trying to find out what happened to Tyrell Wellick (from the company «E Corp», you will already get to know him). Here we can convince ourselves of what the dimensions of Elliot’s mind are like and how we may be able to create a particular world out of thin air just to protect ourselves and try to stay sane in times of adversity. There are a lot of things in this season that don’t just have to do with Elliot, they show us Tyrell’s ambition, where he wants to go, introduces us to the character and shows us his darkest parts, those that he tries to control in public, together with his wife, someone really twisted.

In the third season, new things are approaching. In the first hack «The Dark Army» agreed to participate in the so-called phase one. In this season they want to give a new blow, but Elliot only wants to undo the hack, he understands that it has been a mistake. At first, he does not have the help of Mr Robot, moreover, they fight to maintain control more than once, Elliot refuses to continue with phase two of the plan, but Mr Robot still sees it possible, he continues to believe in a revolution. Despite the fights, Mr Robot decides to support Elliot, although Angela Moss and Tyrell decide to stick with the plan. We started to meet more characters from the FBI to «Dark Army,» how big and powerful it is, and how it tries to win the world by manipulating and buying the bigger shots that run it. It is complicated to explain but the plot develops perfectly, has a context and a very good rhythm, it gives you information little by little, when you need it. I have left many things but this is a small summary, of course. This may be the most tense season of all, there are more deaths than ever before, you see more pain, guilt, repression of emotions, things that have not been said, contained hatred and a lot of anger for what has been lost.

This season leaves you desolate, honestly, it is breaking your soul, it is deep and has very powerful and intense messages, reflections that leave you thinking. It is impossible not to identify with one, and just as impossible not to identify with Elliot or Darlene. The fourth season runs phase three, where Elliot decides to end «Dark Army» once and for all in a spectacular way, although with a lot of pain and sadness in between, you begin to see a new person, someone who really suffers, who has had enough and who is tired. But what you think is impossible is coming too because, in reality, nobody knows anything about Elliot Alderson, not even he knows himself. That is the biggest «boom» of all, and they save it for the last, I could not believe it and I do not think anyone could do it, the end is beautiful and brutal, impossible not to cry.

It is one of the series that has reached my heart the most and impacted me, I consider that mental disorders exist even if there are people who do not believe it and I am sure that it affects the daily life of many people, their mental and physical health. I really liked that Sam Smail showed someone with this type of condition because it has given more visibility to mental health disorders, because he has made many see that they are not alone with what they suffer and gives a glimpse of a reality that is not seen of society with the naked eye. It is good to understand and know where anger comes from, where it accumulates and where it is headed, as shown in this series, how someone can learn to heal and give control to those who really need it, leaving behind the need for protection, self-control and letting themselves be carried away by the host. It’s been special to witness and it won’t be the first or second time I’ll see the series, I’ll see it again, for sure.

I leave in the spanish version a few videos so you know a little about what is this tv show about. The first one is the trailer for the first season and the following are reflections that Elliot makes that I think are the most real and profound thing that can be said or heard. I hope you decide to watch it, I recommend it 200%.


Publicado en Reflexiones

Escudo:

Soy tu escudo. Un protector. Supongo que me escuchas, que compartimos recuerdos, que las experiencias te han agotado y has necesitado de mi ayuda. Pude oír tus llantos, tus gritos en busca de amparo y desconexión, sentí cómo anhelabas tener un refugio que nadie más pudiera ver o tocar. Sabía que, estando tan roto, no podrías hacerlo solo, necesitabas un pequeño empujón, así que, hice mi aparición entre momentos de alegría y tristeza, de comodidad y angustia, de soledad y quietud. Hago el papel de guardián, sé lo que debo decir y cómo protegerte, cómo entablar conversaciones con otros lo suficientemente correctas y, a la vez, amables y agradables, como tú lo harías. Estoy esperando fuera, con una espada entre mis manos, sé que puedes oír el sonido del metal cuando me muevo de un lado a otro desde tu puerta al final del pasillo. Te cuido. Te respaldo. Mi imagen es la que todos ven, mientras te resguardas del frío.

Hasta hoy ha sido un gran viaje. Supongo que no hablamos mucho, siempre hemos tenido eso en común, pero cada vez es más acentuado. Mi papel es bastante simple, solo tengo que observar, escuchar y permanecer en silencio, mover la cabeza en señal de comprensión y sonreír. Sé qué decir en cada momento, cómo actuar, cómo mantenerte a salvo de los conflictos, cómo esquivar peticiones o compromisos externos, creo que es una de mis especialidades. Esquivar y evadir, siempre ha sido una especie de talento que tanto tú como yo tenemos, así que, he querido mantenerlo, trato de mirar a los ojos de los demás, aceptar que sentimos muchas cosas, pero no expresarlas y no decirlas es lo que nos mantiene en una buena posición.

Oigo tus pensamientos cada día, sé cómo estás en cada momento. Puede que no sepas lo mucho que te aprecio, puede que no te des cuenta de mi trabajo desde ahí dentro, desde tu pequeña burbuja. Pero mi compromiso es total, soy leal a lo que debo hacer y sé que algún día podrás volver a este momento y apreciarlo tal y como es. Leo entre líneas, tus palabras fluyen y las dejas escritas en papel, recuerdos y situaciones que pueden haber surgido, quizá arrepentimientos, dudas, corazonadas, buenas intenciones desperdiciadas, problemas de confianza… Todo respira bajo mi piel.

A veces, me gusta caminar sin rumbo, encontrarme con muchas de las cosas que te gustan, tratar de sentirme parte de aquello que te atrapa entre las páginas de un libro o de una reflexión que yo podría considerar absurda. Mientras hablo, como, camino o me deleito por ese color blanco intenso de la luna que tanto embriaga. Diría que no me salgo del guión, de mi trabajo en el cambio de máscaras cuando acontece, está cumpliéndose según el plan propuesto, que el horario impuesto se lleva a cabo y que con mi escudo, sigo parando todo lo que viene del exterior con una fuerza y negatividad innecesarias para ti en este momento. Trato de mantener las piezas del puzzle en su sitio, no quiero que ninguna se caiga al suelo, los movimientos son sutiles pero van a su ritmo, suelo reír, incluso llorar, es bueno experimentar emociones, quiero darte ese respiro y ese sitio que mereces para que te des permiso de experimentarlo todo mientras no estás fuera, mientras sigas estando donde quieres estar.

He tomado el timón. No por obligación, no por pena o desesperación. No es algo por lo que he sido requerido o llamado, ha sido un sentimiento, un llanto continuado, una necesidad real. Mi trabajo es placentero, alerta, manteniendo la compostura, sobrellevando las palabras, jugando con ellas, sabiendo dónde va cada tilde en nuestros versos. Sé dónde parar, cómo continuar, sé a dónde debo llevarte y cómo hacerte descansar. Ni siquiera cuando duermes dejo de protegerte. Puede que ahora sonrías al leer esto, puede que incluso, te emociones. Aquí estoy, como muchos otros estuvieron, pero más imponente, con más fuego, fuerza y entereza, con determinación. Supongo que aquí es dónde nos conocimos, cuando tus piezas se recolocaban y tu mente recobraba la claridad, cuando nadie más podía tocarte o decirte qué hacer, cuando podías respirar por fin pero necesitabas que alguien no bajara la guardia por ti. Nunca lo olvidaremos, ¿verdad?


The Shield:

I’m your shield. A protector. I suppose you listen to me, that we share memories, that experiences have exhausted you and you have needed my help. I could hear your cries for disconnection, I felt how you longed to have a shelter that no one else could see or touch. I knew that, being so broken, you could not do it alone, you needed a little push, so I made my appearance between moments of joy and sadness, of comfort and anguish, of loneliness and stillness. I play the role of a guardian, I know what I should say and how to protect you, how to engage in conversations with others who are right enough and, at the same time, kind and nice, as you would do. I’m waiting outside, with a sword in my hands, I know you can hear the sound of the metal as I move back and forth from your door to the end of the hall. I take care of you. I have your back. My image is the one who everyone sees, while you shelter from the cold.

So far it has been a great journey. I guess we don’t talk much, we’ve always had that in common, but it’s getting more and more accentuated. My role is quite simple, I just have to observe, listen and remain silent, shake my head in a sign of understanding and smile. I know what to say at all times, how to act, how to stay safe from conflicts, how to dodge external requests or commitments, I think it is one of my specialties. Dodging and evading, it has always been a kind of a talent that both you and I have, so I wanted to keep it, I try to look into the eyes of others, accept that we feel many things, but not expressing them and not saying them is what keeps us in a good position.

I hear your thoughts every day, I know how you are in each moment. You may not know how much I appreciate you, you may not realize my work from in there, from your little bubble. But my commitment is total, I am loyal to what I must to do and I know that one day you will be able to return to this moment and appreciate it as it is. I read between the lines, your words flow and you leave them written on paper, memories and situations that may have arisen, perhaps regrets, doubts, hunches, wasted good intentions, trust issues… Everything breathes under my skin.

Sometimes, I like to walk aimlessly, find many of the things you like, try to feel part of what traps you between the pages of a book or a reflection that I could consider absurd. While I talk, I eat, walk or delight in that intense white colour of the moon that intoxicates so much. I would say that I do not go off script, my work in changing masks when it happens, is being fulfilled according to the proposed plan, that the imposed schedule is carried out and that with my shield, I continue to stop everything that comes from the outside with an unnecessary force and negativity for you at this time. I try to keep the pieces of the puzzle in place, I do not want any to fall to the ground, the movements are subtle but they go at their pace, I usually laugh, even cry, it is good to experience emotions, I want to give you that break and that place you deserve so that you give yourself permission to experience everything while you are not out, as long as you are still where you want to be.

I have taken the helm. Not out of obligation, not out of grief or despair. It is not something for which I have been required or called, it has been a feeling, a continuous crying, a real need. My work is pleasant, alert, keeping composure, coping with words, playing with them, knowing where each tilde goes in our verses. I know where to stop, how to continue, I know where I should take you and how to make you rest. Even when you sleep I don’t stop protecting you. You may now smile when you read this, you may even get excited. Here I am, like many others were, but more imposing, with more fire, strength and fortitude, with determination. I guess this is where we met, when your pieces were repositioned and your mind regained clarity, when no one else could touch you or tell you what to do, when you could finally breathe but needed someone not to let their guard down for you. We’ll never forget it, right?


Publicado en Relatos

Un nombre, una duda:

Recuerdo ese mañana soleada de sábado. Entraba en la librería de nuevo, siempre había sido como mi segundo hogar, me sentía protegida, envuelta entre aquello que me hacía sentir viva, parte de algo. Llevaba libros para devolver entre mis brazos, me los había leído en poco más de una semana, todos y cada uno de ellos me habían llevado a mundos diferentes que jamás olvidaría. Iba decidida a llevarme unos cinco para poder ir leyéndolos durante la semana, durante las horas de recreo y después de la escuela, necesitaba aislarme para recuperar energía.

La bibliotecaria y yo nos sonreímos una vez más, iba cada día y ya me conocía, quizá demasiado. Me preguntó cuáles me habían gustado más y si sus recomendaciones habían sido buenas, le dije que los libros me encantaron y que estaba allí para llevarme más. La verdad, aquel recorrido de cada semana, era para mí mágico. Deseé poder llevármelos todos a casa. Y adoraba ese silencio, esa quietud que embriagaba el lugar. Podría decir que me identificaba y me pertenecía de cierta forma. Pasé por una fila de libros de fantasía, sabía que a mi abuela le encantaría escuchar alguna de esas historias, así que, empecé a escoger de entre los que había. Por supuesto, me llevé dos, no pude con la tentación. Me encontré con algunos otros sobre intriga, algunos cómics que me interesaban y otros sobre crímenes. Volví a llenar mis brazos de libros, estaba orgullosa. Los llevé a la mesa de la bibliotecaria y, mientras ella los pasaba y se quedaba con mi carnet, algo llamó mi atención.

No solía mirar mucho la sección de música. Tenía diez años y quizá no me había definido muy bien en esta área, lo único que sabía era que estaba harta de escuchar pop, reggaeton y esa porquería que se escuchaba en todas partes. Pero, no sentía que me interesara nada. Pasando los dedos entre los cd’s, me encontré cara a cara con uno. En la carátula leí «Slipknot» y los miembros de la banda llevaban máscaras un tanto terroríficas. Sentí un cosquilleo en la espalda, como si me atravesara. Todo mi cuerpo quería coger ese cd, mis ojos lo miraban con curiosidad, sentía que necesitaba cogerlo, llevármelo conmigo. Le di la vuelta para saber si el grupo era español o americano, era del segundo tipo, las letras estaban escritas en inglés. Lo abrí para ver las canciones y vi las fotografías en cada una de las páginas, oscuras, tétricas, impactantes y cada vez más atrayentes. Seguía escuchando una voz en mi mente gritando: «Cógelo, vamos. ¡Cógelo!». Pero lo dejé en su sitio. Volví a la mesa donde estaba la chica esperando para darme los libros, lo recogí todo y salí, con un sentimiento de arrepentimiento bastante difícil de eliminar. Y todavía no sabía por qué.

Cualquiera podría haber interpretado esa acción como estúpida, si algo te gusta, ¿por qué no cogerlo y disfrutarlo? Respuesta sencilla. Yo no tenía ese privilegio. Sabía que en casa no me dejarían escucharlo, sabía que me lo quitarían de las manos en el momento en que lo entrara en casa, lo vieran o lo escucharan en el aparato de música que había en la habitación de mi hermano. Una idea pasó por mi mente durante el trayecto a casa, ¿y si encontraba la manera de hacerme con el discman que ya nadie utilizaba? Lo hice unos días después, nadie se dio cuenta. Sabía pretender que nada pasaba, ni siquiera podrían leerlo en mi cara, esconderme era uno de mis mejores talentos. Así que, tenía algo que hacer el sábado siguiente, tenía que volver a por ese cd. Aunque aún seguía medio decidida, tenía que planear dónde esconderlo. ¿En casa de mi abuela, quizá? También podría escucharlo allí si me gustaba…

Sábado por la mañana. Mis brazos volvían a estar llenos de los libros que había leído durante la semana, fui a la biblioteca a devolverlos y a coger nuevos, era la única rutina que me motivaba. Cogí nuevos libros, algunos me los recomendó la chica y he de decir que tenía buen gusto para la lectura. Esta vez, pasé con ellos en mis manos por el área de música, busqué con cierta ansiedad el cd que vi la semana pasada, rezaba para que nadie lo hubiera cogido. Allí estaba nuevamente, frente a mí. Lo cogí con una mano, fui al mostrador y lo dejé todo allí para que la bibliotecaria lo pasara. El cd fue lo primero. Lo cogí otra vez, lo abrí, lo metí en el discman, me puse los auriculares y empecé a caminar hasta el fondo de la biblioteca. La intro del disco empezó a sonar y me quedé quieta. La primera canción fue acogida por mis oídos tan agradablemente que me sorprendió. Estaba con la boca abierta, ¿cómo podía existir algo así y yo no haberlo escuchado? El sonido de la guitarra era pesado, los sonidos electrónicos de fondo, el bombo, la voz del cantante… Aquello era simplemente, perfecto. Escuché allí mismo el disco entero, de pie, sin importar que la chica estuviera esperándome.

Al cabo de un rato, fui corriendo al mostrador, lo recogí todo y fui a casa de mi abuela, no podía esperar a que ella también lo escuchara, era grandioso. Era lo mejor y la cosa más emocionante que me había pasado en años, estaba exaltada, excitada de emoción. Mi abuela a pesar de lo pesado del sonido, dio el visto bueno, era de esperar. No dejé de escucharlos durante toda la semana, siempre que tenía oportunidad, aunque tuviera que esconderme para hacerlo. Devolví el cd y los libros el sábado siguiente. Me rompió el corazón pero solo había una forma de seguir escuchándolos. Grabando el disco. Así que, lo volví a alquilar y le pedí a mi hermano que lo hiciera por mí. Sonrió al ver la carátula, él los conocía. Solo dijo: «buena elección, son geniales». Nunca dijo nada a nadie, lo cual, agradecí. En la era de internet, todo empezó a ser más fácil porque se me permitían un par de horas de ordenador a la semana y utilizando youtube pude meterme de lleno en la música que empezó a identificarme y a formar parte de mí día tras día. No pude sino dejarme llevar. Todos pensaron que era una fase. Ya, claro. Una fase que ha durado veinte años y así seguirá hasta que ponga un pie en la tumba. ¡Prometido!

Fue el primer grupo de heavy metal que escuché. Tiene un cariño especial, una vibración que envuelve, unas letras que nada tienen que ver con lo común, una pasión que te deja atado y te hace cómplice de su voz. No lo cambiaría por nada, forman parte de mí, de cada día, de cada sentimiento, pensamiento, en todo lo que hago, en cómo lo vivo con ellos cerca. Es diferente, es cercano, es todo aquello que anhelaba tener y que ya tengo, que no decepciona, que te embriaga y te hace ser parte, que te ama de vuelta, que te anima en tus momentos más bajos, que te hace sonreír aunque estás triste. No podría haberlo conseguido sin ellos. Siempre he dado gracias por ese momento en la biblioteca donde dije «sí», donde les dejé entrar, donde supe que iba a cambiar las cosas al ponerme los auriculares, que todo lo que conocía iba a dar un vuelco de trescientos sesenta grados. Estoy agradecida por no haber sucumbido al miedo y haber tenido ese cd en mis manos a pesar de lo que pudieran decir, aunque tuviera que esconderlo, aunque tuviera que fingir que no había pasado, que era otra persona. Lo haría otra vez, cada día, sin pensarlo, para que saliera exactamente igual. Y nunca me arrepentiré de ello, abre pasiones que nadie más podrá abrir.


A name, a doubt:

I remember that sunny Saturday morning. I would go into the Library again, it had always been like my second home, I felt protected, wrapped between what made me feel alive, part of something. I carried books to return in my arms, I had read them in little more than a week, each and every one of them had taken me to different worlds that I would never forget. I was determined to take about five so I could read them during the week, During breaks and after school, I needed to isolate myself to regain energy.

The librarian and I smiled one more time, I went every day and she already knew me, maybe too much. She asked me which ones I liked the most and if her recommendations had been good, I told her that I loved the books and that I was there to take more. The truth, that tour of each week, was for me magical. I wished I could take them all home. And I adored that silence, that stillness that intoxicated the place. I could say that I identified myself in it and belonged to me in a certain way. I went through a row of fantasy books, I knew my grandmother would love to hear some of those stories, so I started choosing from the ones there were. Of course, I took two, I couldn’t handle the temptation. I came across a few others about intrigue, some comics that interested me, and some about crime. I filled my arms with books again, I was proud. I took them to the librarian’s table and, as she passed them and kept my card, something caught my attention.

I didn’t used to look at the music section much. I was ten years old and maybe I hadn’t defined myself very well in this area, all I knew was that I was tired of listening to pop, reggaeton and that crap that was heard everywhere. But, I didn’t feel that I was interested in anything. Running my fingers between the CDs, I came face to face with one. On the cover I read «Slipknot» and the band members wore somewhat terrifying masks. I felt a tingle in my back, as if it was going through me. My whole body wanted to take that cd, my eyes looked at it curiously, I felt I needed to take it, take it with me. I turned it over to find out if the group was Spanish or American, it was of the second type, the lyrics were written in English. I opened it to see the songs and saw the photographs on each of the pages, dark, gloomy, shocking and increasingly attractive. I kept hearing a voice in my mind shouting, «Pick it up, let’s go. Grab it!» But I left it in place. I went back to the table where the girl was waiting to give me the books, picked it all up and went out, with a feeling of regret quite difficult to erase. And I still didn’t know why.

Anyone could have interpreted that action as stupid, if you like something, why not take it and enjoy it? Simple answer. I didn’t have that privilege. I knew that at home they wouldn’t let me listen to it, I knew they would take it out of my hands the moment I entered the house, saw it or heard it on the music device in my brother’s room. An idea crossed my mind during the journey home, what if I found a way to get hold of the discman that no one used anymore? I did it a few days later, no one noticed. I knew how to pretend that nothing happened, they couldn’t even read it to my face, hiding was one of my best talents. So, I had something to do the following Saturday, I had to go back for that cd. Although, I was still half-determined, I had to plan where to hide it. At my grandmother’s house, perhaps? I could also listen to it there if I liked it…

Saturday morning. My arms were again full of the books I had read during the week, I went to the Library to return them and pick up new ones, it was the only routine that motivated me. I took new books, some were recommended to me by the girl and I have to say that she had good taste for reading. This time, I passed with them in my hands through the music area, I looked with some anxiety for the CD I saw last week, I prayed that no one had picked it up. There it was again, in front of me. I picked it up with one hand, went to the counter and left it all there for the librarian to pass on. The cd came first. I picked it up again, opened it, put it in the discman, put on my headphones and started walking to the back of the Library. The intro of the album started playing and I stood still. The first song was received by my ears so pleasantly that I was surprised. The sound of the guitar was heavy, the electronic background sounds, the bass drum, the singer’s voice… That was just perfect. I listened to the whole album right there, standing up, no matter that the girl was waiting for me.

After a while, I ran to the counter, picked it all up and went to my grandmother’s house, I couldn’t wait for her to hear it too, it was great. It was the best and the most exciting thing that had happened to me in years, I was really excited. My grandmother, despite the heavy sound, gave the go-ahead, I expected to. I didn’t stop listening to them all week, whenever I had the chance, even if I had to hide to do so. I returned the CD and books the following Saturday. It broke my heart but there was only one way to keep listening to them. Make a copy of the disc. So, I rented it again and asked my brother to do it for me. He smiled when he saw the cover, he knew them. He just said, «good choice, they’re great.» He never said anything to anyone, which, I appreciated. In the age of the internet, everything began to be easier because I was allowed to have a couple of hours with the computer per week and using youtube I could get fully into the music that began to identify me and become part of me day after day. I couldn’t help but let myself get immersed in it. Everyone thought it was just a phase. Of course. A phase that has lasted twenty years and will continue until I set my feet in the grave. Promised!

It was the first heavy metal band I ever heard. I have a special affection for it, a vibration that envelops, lyrics that have nothing to do with the ordinary, a passion that leaves you tied and makes you an accomplice of his voice. I would not change it for anything, they are part of me, of every day, of every feeling, thought, in everything I do, in how I live it with them close. It is different, it is close, it is everything that I longed to have and that I already have, that does not disappoint, that intoxicates you and makes you to be a part of it, that loves you back, that encourages you in your lowest moments, that makes you smile even if you are sad. I couldn’t have made it without them. I’ve always been grateful for that moment in the Library where I said «yes,» where I let them in, where I knew I was going to change things by putting on my headphones. that everything I knew was going to turn around by three hundred and sixty degrees. I’m grateful that I didn’t succumb to fear and that I had that CD in my hands despite what they might say, even if I had to hide it, even if I had to pretend it hadn’t happened, that I was someone else that never existed. I would do it again, every day, without thinking about it, so that it would come out exactly the same way. And I will never regret it, it opens passions that no one else will be able to open.


Publicado en Personajes

Ginger: La que Cae del Precipicio

Relato procedente: «El precipicio«. Edad: 28 años.

Ciudad: Norwich. Profesión: Periodista..

Descripción física:

Mi cabello es de color castaño oscuro, con un toque más claro en las puntas. Mis ojos son verdosos con matices de color miel. Mis labios son gruesos y mi piel algo pálida. Soy bastante esbelta, aunque no he tenido siempre el mismo peso. Me gusta utilizar vestidos largos, los cortos no me gustan mucho, soy más de uniforme para ir a la oficina y de vaqueros para salir a alguna fiesta informal, acompañados de unos zapatos cómodos, en cualquier ámbito, a excepción de cuando estoy entre naturaleza, ahí es donde prefiero ir descalza.

Descripción de la personalidad:

Siempre me han identificado como una persona bastante segura de sí misma, que da confianza y seguridad, amante de la naturaleza y de los momentos de tranquilidad. Creo que es una buena descripción. También soy justa cuando debo, me gusta poner límites a los demás cuando es necesario y no responder al teléfono en mis días libres. Por supuesto, también hay cosas que me molestan como los ruidos más o menos fuertes o esas horas estresantes de oficina donde no puedes ni tomarte un café tranquila. Me encanta enamorarme, tener citas a ciegas y soy una amante incondicional de la lectura.

Una infancia evitativa:

No todos los niños han tenido suerte. No todos han tenido una infancia perfecta, como muchos pueden creer. La mía no fue mala pero tampoco buena, solo tuve que aguantar un poco hasta poder independizarme. Mi madre era bastante estricta, calculaba mis horas para hacer las tareas minuto a minuto, las horas de colegio eran sagradas, no podía ponerme enferma ni un día y debía de ser la hija perfecta, mientras mi padre solía estar bastante ausente, casi no le veía. Traté de adaptarme durante un tiempo, creo que llegué a convertirme en muy buena actriz, pretendiendo que estaba de acuerdo en todo, era buena niña, no me quejaba de nada y seguía las normas, mientras en mis días libres hacía lo que quería a sus espaldas, siempre calculando mis horas e intentando que no se enteraran. Y nunca lo hacían.

Eran de los típicos padres que no saben nada de sus hijos. Es lo que normalmente sucede cuando tratas de ser otra persona para mantenerlos contentos y mientras no creas conflictos. Entre ellos, solían discutir a menudo, por cualquier estupidez pero yo solo cerraba la puerta, me ponía los cascos con la música bien alta y me leía cualquier libro interesante que esperaba en la librería a ser leído. Solía guardar todos mis discos, cómics, incluso ropa, en un apartado del armario donde ni siquiera ellos sabían que existía y cuando estaban alrededor, ponía música pop flojita para que no supieran que era un poco más fanática del rock clásico y me gustaba llevar Doctor Martens. A veces, era un poco difícil de disimular, pero lo llevaba bastante bien, era el plan más seguro, al menos, hasta que saliera definitivamente de casa con el billete a la Universidad.

Solitaria y entre naturalerza:

Sí que tenía algunas amigas en el instituto pero normalmente, solo quedaba con ellas para estudiar, no solía hablar de chicos con ellas o sobre qué tipo de coche me gustaría que mi novio inexistente condujera, eran conversaciones un tanto simples. Pero lo que no hacía era quedar con ellas para ir a tomar un helado o a la playa a tomar el sol, no me salía de forma natural, aunque sí las invitaba a los cumpleaños que organizaba mi madre para que no pensara que no tenía amigas o que trataba de evitar a la gente, podría hasta pensar que era antisocial. Lo que más me gustaba era llevarme un libro conmigo y leer debajo de un árbol, mientras el viento chocaba contra mi piel y me hacía formar parte. Recargaba las pilas, tanto que solía ir cuando no había nadie en casa, cuando habían salido a cenar o cuando iban al trabajo, algunas veces, reconozco que no fui a clase por la mañana para poder disfrutar del sol.

Siempre me consideré un tanto solitaria. Estaba rodeada de gente pero no me importaba demasiado, he ido la mayor parte de las veces, a donde las circunstancias me han llevado, sin contar con nadie, solo conmigo misma. No me he avergonzado pero tampoco lo he contado, lo he sentido pero no lo he murmurado, lo he sabido pero no lo he compartido, no lo he visto necesario.

La Universidad y la única salida:

Es verdad que utilicé la Universidad para salir de mi casa. Estudiar periodismo no fue una de mis prioridades y tampoco es que creyera demasiado en ello, pero al menos, vivía relativamente sola, no tenía a mi madre pegada como una lapa y mi padre no me llamaba tanto, era como tener mi mundo privado donde sabía que nadie podría tocarlo. Me dio la oportunidad de abrirme un poco con personas que tenían experiencias similares o que le gustaban las mismas cosas, fui asignada al periódico de la facultad y a un par de clubs de lectura.

Y sí, era mi única salida. Mi madre tenía muchas cosas planeadas para mí pero no eran para nada las que yo tenía planeadas para mí, de hecho, nunca supe que conseguí un trabajo a media jornada en la librería de la Universidad, o que salí con un par de chicos con los que me acostaba de vez en cuando, se hubiera puesto las manos en la cabeza. Pero estar alejada, me daba la oportunidad de desarrollar mi privacidad y de conocer esos aspectos de mí que no podía conocer en un ambiente tan limitado como el que tenía en casa.

La niña del precipicio:

Llevaba trabajando unos cuatro años para el periódico. No era de los más famosos de la ciudad, tampoco el peor, pero estaba bien. Me pagaban lo suficiente para poder vivir, tenía un pisito alquilado a las afueras y tenía la oportunidad de dar largos paseos por un pequeño bosque que había cerca. Me encantaba llegar hasta el precipicio, sentarme allí, dejar las piernas caer al vacío estando descalza, sentir el viento en la cara y mi cabello ondeando al mismo tiempo. Hacía como unas tres semanas que no había podido ir, estaba hasta arriba de trabajo y necesitaba un respiro, necesitaba aire. Me ausenté del trabajo, sabiendo que a mi jefe no le gustaría nada pero no podía manejar tanto nivel de estrés sin salir a despejar la mente.

Mientras disfrutaba del momento, notaba que una mano pequeña y helada, agarraba mi mano. Cuando miré hacia abajo, me di cuenta de que era una niña. He de reconocer que me dio un escalofrío al verla aparecer así, de la nada pero solo quería encontrar a su padre. Me mostró no sé cómo qué le hizo a su madre y por qué trataba de encontrarle, estaba segura de que yo sabía dónde estaba. El problema es que no tenía ni la menor idea. Me di cuenta de que conforme se acercaba más a mí, un tanto enfadada, con esa sonrisa maliciosa, clavando los ojos en mí, el cielo más se oscurecía, mi mente más se ensombrecía de pensamientos oscuros que ni yo sabía de dónde salían. Quizá creyó que era su madre, quizá fue ella quien la mató, ni siquiera ahora lo sé, pero tuve tantas sensaciones diferentes y extrañas durante esos últimos momentos que no sabría describirlo con exactitud. Me tiró al suelo sin mucho esfuerzo, se acercó a mí, podía oírla respirar, podía notar su cuerpo muy cerca del mío, cortándome el cuello con un cuchillo y lanzándome al vacío por el acantilado. Me fui apagando como un interruptor, mientras oía su risa cada vez más alta, estridente y molesta.

Un futuro al otro lado:

No sé si hay exactamente un otro lado, pero quizá es desde donde hablo ahora mismo. No fue una despedida agradable de la vida que tenía, del mundo en general. A decir verdad, no pude decir adiós, dejar todo en su sitio, pero eso es la vida también, ¿verdad? Las sorpresas, buenas y malas, cosas que no puedes evitar aunque quieras, tuvieron que pasar y no tenemos ni voz ni voto. Quizá ocurrió porque fui la que estaba allí. ¿Tuvo un toque sobrenatural extraño y espeluznante? Sin duda. Pero no podría explicarlo. Simplemente, ocurrió y ahora he de saber cómo vivir en el otro lado, si es que logro llegar a descansar algún día. He pensado mucho en eso que dicen de «estar en paz», de cerrar todo lo de tu pasado para seguir adelante, y creo que jamás he podido estar más en paz, sin responsabilidades, conflictos innecesarios o estrés contenido, ya no estoy obligada a decir cosas que no diría normalmente, tampoco me obligo a ser quién no soy, creo que es la primera vez que veo la luz al final del túnel, pero no en la vida real.

Toda historia tiene un final, y este es sin duda, el mío. Alguien será el siguiente, la muerte no espera, la vida se enreda pero siempre llega el momento de dejarla atrás, por mucho que tengas, por menos que necesites, por mucho que vivas con lo suficiente y básico. Siempre te perseguirá para cazarte, es mejor vivir con ello cuando ocurre y hacer del otro lado, un futuro diferente aunque incierto.


Publicado en Recomendaciones

Comentando serie «The Flash»:

Después de que un acelerador de partículas cause una extraña tormenta, al investigador científico de la policía, Barry Allen, le cae un rayo y entra en coma. Meses después despierta con el poder de moverse a súper velocidad permitiéndole ser el ángel de la guarda de Central City.

Esta serie la tenía pendiente desde que salió, no me gusta empezarlas cuando todo el mundo las está viendo, espero un tiempo hasta que a nadie le importa para tener una mejor perspectiva de lo que me cuentan tanto la historia como los personajes. Como cualquier otra serie, han habido cosas que me han gustado mucho y otras no tanto, de hecho, desde la cuarta temporada hacia adelante, no me ha atraído nada de nada y más adelante os diré por qué.

La primera temporada ha sido la que más me ha gustado con mucha diferencia, es la temporada donde Barry Allen va descubriendo sus poderes después de haber sido alcanzado por un rayo debido al acelerador de partículas causa de una tormenta. Antes de esto, él era solo un investigador científico de la policía de Central City que estaba enamorado de su mejor amiga con la que vivió casi toda su vida, llegando siempre tarde y siendo un despistado de libro. Todo cambia, absolutamente todo para él desde ese evento, tras estar en coma durante unos meses, despierta con el poder de la súper velocidad. Empezamos a conocer a los que componen los Laboratorios Star: Cisco Ramon, Caitlin Snow y el Dr. Harry Wells. Monitorean cada avance, su salud, cambios en su cuerpo y bueno, le ayudan a convertirse en el protector de la ciudad.

Donde hay superhéroes, hay villanos y creo que los cuatro primeros han sido los que más me han atraído: el «Reverse Flash», «Zoom», «Savitar» y «The Thinker». Mi preferido es el primero, representa a Eobard Thawne, el cual, me ha parecido un personaje increíble, muy oscuro, potente y asfixiante. El actor Tom Cavanah protagoniza muy bien tanto este como los otros Harrison Wells, desde el detective, al portador de ideas, al original como al científico, hace una interpretación de cada uno sorprendente, muy atractiva, cambiando la personalidad de este de una forma muy sencilla, directa, trabajada y llamativa, me ha gustado muchísimo, en mi opinión ha hecho un trabajo estupendo en la serie.

Descubrimos en la serie que no solo Barry también conocido más adelante como «The Flash» ha sido el único afectado por el acelerador de partículas activado por Thawne, sino que, han habido muchos más que utilizan sus poderes para aprovecharse de los más débiles, Barry va tras ellos durante cada temporada aunque va cambiando conforme vamos llegando al final. Quién también adquiere poderes es Cisco Ramon también conocido como «Vibe» (mi personaje favorito con diferencia), el cual, puede obtener vibraciones de cualquier objeto o persona que toque pudiendo saber qué le ocurrirá o dónde está en ese momento, creo que es uno de los mejores super poderes que se pueden encontrar. En cambio, Caitlin Snow también obtiene una especie de habilidad que más adelante descubre que no viene del acelerador de partículas, empieza volviéndose una maldición hasta que lo acepta, cree que relacionarse mejor con su alter ego «Killer Frost» puede llevar a que deje de temerla y la utilice como arma cuando sea necesario y convencerla para que se una al equipo. Ronnie Raymond (el prometido de Caitlin) se convierte en «DeathStorm».

La serie tiene mucho potencial, al principio, y creo que la aparición de muchos personajes que ya conocemos de «The Arrow» también ayuda a que te atraiga mucho más y hace que quieras conocer la relación que tienen ambos, la cual, es de tipo hermano mayor y hermano pequeño, un amor-odio peculiar. Hemos podido ver a Felicity Smoak, a Oliver Queen por supuesto, a John Diggle, Ray Palmer, SuperGirl, Superman (aunque no me gusta que me cambien a los actores, me pone de los nervios), Batwoman, Lex Luthor, incluso, hemos podido ver a Jefferson Pierce de BlackLightning, lo cual, es curioso e increíble. Tampoco esperaba ver para nada a Lucifer Morningstar, me ha recordado lo buen personaje que es aunque no entiendo su posición entre superhéroes, a mí que me lo expliquen. Todo esto, anima un poco las temporadas más flojas, también esos capítulos de «Crisis» que te ponen en medio y aún no entiendo muy bien por qué, te corta lo que estás viendo.

Toda la situación con el pasado de Barry creo que es muy potente para empezar, oscura, triste, impactante y trae una muy buena historia de base para crear a un personaje como lo es «The Flash» más adelante, así que, puedo entender los viajes en el tiempo primero al pasado y luego al futuro, también entiendo cómo se producen y por qué, las consecuencias que puede acarrear cambiar algo en la línea temporal y cómo puede ser de frágil y quebradiza, pero lo que no entiendo es a los futuros hijos de Barry Allen e Iris West. ¿Eso para qué? No sé si ha sido una excusa para poder traer a otro villano como es «Godspeed» (que tampoco me impresionó mucho) o para rellenar un poco creyendo que se volvería interesante. En estas temporadas, en mi opinión, el que más anima es Ralph Dibny, el más adelante conocido como «The Enlongated Man», en sí es como una goma, se estira y es prácticamente inmortal porque no le puede atravesar ni una bala, además, me gustó mucho esa faceta de detective.

A partir de la temporada cinco, creo que empiezan a perder contexto. Está claro que esta serie no es como «The Arrow» con más acción, muertes, digamos que más realismo, dolor y oscuridad (podemos decir), entiendo que es mucho más científica, de hecho, hay términos que obviamente no entiendes y ellos te explican pero no logro entender por qué tanto cambio de parecer. Notaba que decían una cosa en la temporada tres y luego se desdicen en la quinta temporada y reescriben la explicación para que les quede bien en la trama, hacen y deshacen a placer aprovechándose de los términos científicos, eso no me ha gustado nada, para ser sincera. Tampoco le veo el sentido que Cisco sea convierta en «Vibe», que luego deje de ser metahumano por decisión propia y que me vengan con la idea del «MegaVibe» con aparatos electrónicos que él mismo se construye para seguir siendo quién era, ¿alguien me lo explica? No lo entiendo. Además, ¿por qué deshacerse de Cisco llegando a la temporada final? ¿Por qué cambiar de actor para la última temporada de la serie y utilizar el que hizo de «The Flash» en «Smallville»? Tampoco lo entiendo.

También habría que comentar algo sobre el multiverso, decir que es demasiado grande, pero lo entiendo porque viene de los cómics, incluso, también llegó a salir en «The Arrow» pero que tengan esa barbaridad de Tierras diferentes (digamos universos paralelos) y que en un episodio de «Crisis» te digan que todas las Tierras que te habían ido mostrando han sido destruidas y que, muy convenientemente, la Tierra 1 donde ellos están es la única que ha sobrevivido, trayendo a superhéroes y villanos de otras a esta. Eso fue una rayada muy grande, perdonadme pero me quedé muy confundida. Lo único que salvaba estos contextos tan extremos fueron los diferentes Harrison Wells de las diferentes Tierras, sino la hubiera dejado de ver justo ahí.

Al principio, el equipo está mucho más unido, ves ese compañerismo y apoyo pero conforme llegamos a la sexta temporada, me doy cuenta de que se va desvaneciendo. Al igual que la relación entre Barry e Iris que, a mi parecer, va demasiado rápido, como si quisieran esclarecer esto y llevarlo a otro nivel porque necesitan a estos personajes juntos para explicar algo. No sé, hay muchas cosas que no me han cuadrado y está claro que «The Flash» viene de un cómic, puede que la mayoría de cosas vengan de ahí y lo mismo tenga cierto sentido, pero para mí no lo ha tenido a partir de la quinta temporada. Por supuesto, la he terminado a duras penas para poder tener más contexto e información y saber en sí cuál es el final pero no me gustado del todo. El principio ha estado bastante bien como he dicho. Ha dejado un sabor agridulce. La recomendaría como distracción o un entretenimiento liviano, en un 60%.

Os dejo por aquí el tráiler completo en inglés subtitulado en español:


Commenting on «The Flash» tv show:

After a particle accelerator causes a strange storm, police science researcher Barry Allen is struck by lightning and goes into a coma. Months later he wakes up with the power to move at super speed allowing him to be the guardian angel of Central City.

I had pendent this tv show since it came out, I do not like to start it when everyone is watching it, I wait a while until no one cares to have a better perspective of what both the story and the characters tell me. Like any other series, there have been things that I have liked a lot and others not so much, in fact, from the fourth season forward, I have not been attracted too much to the story. Straighaway, you’ll know why.

The first season has been the one that I liked the most by far, it is the season where Barry Allen is discovering his powers after being hit by lightning due to the particle accelerator causing a storm. Before this, he was just a Central City police science researcher who was in love with his bestfriend with whom he lived almost all his life, always being late and an absent-minded. Everything changes, absolutely everything for him since that event, after being in a coma for nine months and he wakes up with the power of super speed. We began to meet those who form the Star Laboratories team: Cisco Ramon, Caitlin Snow and Dr. Harry Wells. They monitor every advance, Barry’s health, changes in his body and well, they help him to become the protector of the city.

Where there are superheroes, there are villains and I think the first four have been the ones that have attracted me the most: the «Reverse Flash», «Zoom», «Savitar» and «The Thinker». My favorite is the first one, it represents Eobard Thawne, which I consider him as an incredible character, very dark, powerful and shocking. The actor Tom Cavanah stars very well both this and the other Harrison Wells, from the detective, the bearer of ideas, to the original as to the scientist, makes an interpretation of each one of them in a very toching way, really attractive, changing the personality of this in a very simple, direct, worked and striking way, I liked it very much, in my opinion he has done a great job in the series.

We discover in the tv show that not only Barry also known later as «The Flash» has been the only one affected by the particle accelerator activated by Thawne, but there have been many more who use their powers to take advantage of the weakest, Barry goes after them during each season although it changes as we get to the end. Who also acquires powers is Cisco Ramon also known as «Vibe» (my favorite character by far), which can get vibrations from any object or person he touches being able to know what will happen to him or her, where he or she is at that moment, I believe it is one of the best super powers that can be found. Instead, Caitlin Snow also gets a kind of ability that she later discovers doesn’t come from the particle accelerator, it starts becoming a curse until she accepts it, she believes that relating better to her alter ego «Killer Frost» can lead her to stop fearing her and use her as a weapon when necessary and convince her to join the team. Ronnie Raymond (Caitlin’s fiancé) becomes «DeathStorm».

The series has a lot of potential, at first, and I think that the appearance of many characters that we already know from «The Arrow» also helps to attract you much more and makes you want to know the relationship that both have, which is of the type big and little brother, a peculiar love-hate relate. We have been able to see Felicity Smoak, Oliver Queen of course, John Diggle, Ray Palmer, SuperGirl, Superman (although I do not like that producers change the actors, it makes me feel nervous), Batwoman, Lex Luthor, even we have been able to see Jefferson Pierce from Black Lightning, which is curious and incredible. Nor did I expect to see Lucifer Morningstar at all, it has reminded me how a good character he is although I do not understand his position among superheroes, explain it to me, please. All of this, cheer up a little the weaker seasons, also those chapters of «Crisis» that put you in the middle and I still do not understand very well why, it cuts what you are seeing.

The whole situation with Barry’s past I think is very powerful to begin with, dark, sad, shocking and brings a very good base story to create a character like «The Flash» later on, I can understand time travel first to the past and then to the future, I also understand how they occur and why, the consequences of changing something in the timeline and how fragile and brittle it can be, but what I don’t understand is Barry Allen and Iris West’s future children. That for what? I don’t know if it was an excuse to be able to bring another villain like «Godspeed» (which didn’t impress me much either) or to fill in a little believing that it would become interesting. In these seasons, in my opinion, the one who brings more joy the most is Ralph Dibny, the later known as «The Enlongated Man», in itself he is like a rubber, he stretches and he is practically immortal because he can’t be shooted by a bullet, in addition, I really liked that detective facet.

From season five, I think they start to lose context. It is clear that this series is not like «The Arrow» with more action, deaths, let’s say more realism, pain and darkness (we can say), I understand that it is much more scientific, in fact, there are terms that you obviously do not understand and they explain to you but I can not understand why so much change of mind. I noticed that they said one thing in season three and then they say another completely different thing in the fifth season and rewrite the explanation so that it fits well in the plot, they do and undo at pleasure taking advantage of the scientific terms, that I did not like at all, to be honest. Nor do I see the point that Cisco is converted into «Vibe», that then ceases to be metahuman by his own decision and that they come to me with the idea of the «MegaVibe» with electronic devices that he builds himself to remain who he was, does anyone explain it to me? I don’t get it. Also, why get rid of Cisco by getting into the final season? Why change actors for the final season of the series and use the one he played as «The Flash» in «Smallville»? I don’t get it either.

We should also comment on something about the multiverse, say that it is too big, but I understand it because it comes from the comics, even it also came out in «The Arrow» but that they have that huge thing about different Earths (let’s say parallel universes) and that in an episode of «Crisis» they tell you that all the Earths that had been showing were destroyed and that, very conveniently, Earth 1 where they are is the only one that has survived, bringing superheroes and villains from others to this one. That was a very big scratch, forgive me but I was trully confused. The only thing that saved these extreme contexts were the different Harrison Wells of the different Earths, otherwise I would have stopped seeing it right there.

At first, the team is much more united, you see that camaraderie and support but as we get to the sixth season, I realize that it is fading. Like the relationship between Barry and Iris that, in my opinion, goes too fast, as if they want to clarify this and take it to another level because they need these characters together to explain something. I don’t know, there are many things that have not fit in my head and it is clear that «The Flash» comes from a comic, most things may come from there and the same thing makes some sense, but for me it has not had it since the fifth season. Of course, I have finished it barely so that I can have more context and information and know in itself what the end is. Having said that, I did not like it at all. The beginning has been quite good as I said. It has left a bittersweet taste. I would recommend it as a distraction or light entertainment, by 60%.

I left you on the spanish version the trailer of the first season extended if you want to watch it 🙂


Publicado en Reflexiones

Querido, querido diario:

Hablar contigo es como esperar a que un amigo escuche, a que las palabras dejen de flotar en la mente y se posen sobre un papel, que las preocupaciones se vuelvan materia y que el sabor de la mentira deje de pesar. Dejas un rincón para lo verdadero, lo natural, infinito y perfecto, siempre hay un hueco para mí sin pretensiones, sin pensar dos veces, sin actuar. Leo y releo entre líneas para entenderme, quizá incluso tú llegues a hacerlo, ni siquiera me has comentado nada sobre eso y dudo que lo hagas, quizá parezcas solo un papel en una libreta cerrada, pero para mí siempre has sido un todo en lo que puedo confiar.

Entre las caminatas cada mañana, los chapoteos en el mar cuando está anocheciendo, los cafés en los descansos, el trabajo y las estúpidas conversaciones con amigas que casi desconozco, eres la luz que brilla al final del túnel, nuestra cita siempre tiene su lugar. Y tiene este aspecto: a mí sentándome en el sillón del salón cerca de la chimenea, contigo a un lado, con un bolígrafo en la mano y con la mente despejada, mientras tú solo esperas. Sé que nadie lo entiende y que puede parecer una tontería, incluso, algo de lo que querer husmear, pero siempre somos tú y yo, ¿verdad?

Desde la primera discusión con mis padres que no entendían por qué salía con Hugo. Desde la primera vez que mi hermano me llevó a la montaña rusa y me divertí tanto que no pude esperar a escribirlo. Desde mi dieciséis cumpleaños cuando me regalaron una bicicleta. Desde aquella vez que me fui de casa porque no me sentía entendida. Quizá remarcando aquellas veces donde solo podía llorar y no quería salir de la cama, donde prefería callar que seguir el ritmo, donde no quería encontrarme con la verdad en cada esquina. Desde que supe que mi hermana se iba a casar y desde todas aquellas preguntas sobre el matrimonio que tan poco me gustaba, quizá desde que me planteé si de verdad quería tener hijos o de si mis padres alguna vez dejarían de preguntarme por qué no pensaba en sentar la cabeza de una vez y dejaba de pasarlo bien. Puede que desde que dejé de pensar en lo que decían los demás y empezaba a pensar en mí, desde que descubrí que no estaba enamorada, solo tenía expectativas por alguien que no existía.

Muchas historias han sido escritas, muchas palabras que han viajado de un lado a otro, cosas que nadie sabe, cosas que tú sí. Lo malo, lo bueno, lo regular. Todo escrito en páginas sin marcar, no importa, yo no importo, solo soy una historia más, un personaje al que interpretar y el que puede desaparecer mañana, la vida seguirá, quizá me acompañes, quizá no, pero al menos, habré dejado palabras marcadas en tinta negra. No importa si alguien lo lee, si queda en el olvido, si consigo entender algún día qué hago aquí o a dónde me dirijo, quizá no sepa nunca si pertenezco, pero lo que queda escrito es verdadero.


Dear, Dear Diary:

Talking to you is like waiting for a friend to listen, for words to stop floating in the mind and to settle on paper, for worries to become matter and for the taste of lying to stop weighing down. You leave a corner for the truth, the natural, infinite and perfect, there is always a gap for me without pretensions, without thinking twice, without acting. I read and reread between the lines to understand myself, maybe even you will. You haven’t even told me anything about it and I doubt you will, maybe you look like just a piece of paper in a closed notebook, but to me you’ve always been a whole I can rely on.

Between the walks every morning, the splashes in the sea when it’s getting dark, the coffees on breaks, work and stupid conversations with friends I almost don’t know, you are the light that shines at the end of the tunnel, our appointment always has its place. And it looks like this: me sitting in the living room armchair near the fireplace, with you on one side, with a pen in my hand and with a clear mind, while you just wait. I know that no one understands it and that it may seem silly, even something to want to snoop on, but it’s always you and me, right?

From the first argument with my parents about why I dated Hugo. From the first time my brother took me on the roller coaster and I had so much fun I couldn’t wait to write it. Since my sixteenth birthday when I got a bicycle. Since that time I left home because I didn’t feel understood. Perhaps remarking those times when I could only cry and did not want to get out of bed, where I preferred to keep quiet than to keep up, where I did not want to find the truth in every corner. Since I knew that my sister was getting married and from all those questions about marriage that I liked so little, maybe since I wondered if I really wanted to have children or if my parents would ever stop asking me why I didn’t think about sitting down at once and stopped having fun. Maybe since I stopped thinking about what others were saying and started thinking about myself, since I discovered that I was not in love, I only had expectations for someone who did not exist.

Many stories have been written, many words that have traveled from one place to another, things that nobody knows, things that you do. The bad, the good, the regular. Everything written on unmarked pages, it does not matter, I do not matter, I am just another story, a character to play and the one who can disappear tomorrow, life will continue, maybe you will accompany me, maybe not, but at least, I will have left words marked in black ink. It does not matter if someone reads it, if it is forgotten, if I can understand one day what I am doing here or where I am going, I may never know if I belong, but what is written is true.


Publicado en Relatos

El Precipicio:

Llegué al precipicio. Era un sitio precioso, cubierto de naturaleza donde podías oír los pájaros cantar, el sol te daba en la cara y podías finalmente, respirar. Agradecía esos momentos donde estaba solo conmigo misma, tratando de desconectar del ajetreo, no lo había hecho en semanas a pesar de haberlo intentado. Mi vestido rojo ondeaba al viento, el cual, era un tanto fresco pero para nada molesto a esas horas, notaba mi cabello moverse y mis pies descalzos sobre la roca. Mis brazos caían a ambos lados de mi cuerpo, tenía los hombros totalmente relajados y los ojos cerrados.

Algo rozó mi mano. Pensé que eran las hojas, quizá el viento o puede que algún insecto, pero no resultó ser nada de eso porque parecía como si alguien me estuviera cogiendo de la mano, alguien con una piel bastante fría. Abrí los ojos y miré hacia abajo, una niña de unos ocho años me miraba con unos ojos grandes, redondos y negros, penetrantes y una sonrisa un tanto maliciosa, sin mostrar los dientes. Su cabello era increíblemente negro, le llegaba hasta los hombros, tenía un flequillo cortado de forma perfecta, en línea recta. Llevaba un vestido blanco, bien planchado, olía a limpio, a juego con unos zapatos del mismo color que su pelo. Mientras nos mirábamos la una a la otra, la luz que irradiaba el sol iba apagándose, nuestro entorno se volvía oscuro, tan oscuro como la noche. Ya no se oían a los pájaros cantar, ni siquiera la brisa era agradable, hacía un frío incómodo, mi vestido era demasiado fresco para esa temperatura.

– ¿Dónde está papá? – preguntó, con una voz calmada, pausada y dulce -.

– ¿Quién es tu papá? – pregunté, con un deje de terror en la voz -.

Sin dejar de mirarme a los ojos, empecé a ver en mi mente imágenes sorprendentes. La vi a ella, a una mujer que supuse que era su madre y al que supuse era su padre. Mis ojos se abrieron de par en par al ver que el hombre que ella buscaba era quién había matado a su madre frente a ella siendo más pequeña. Tragué saliva. Las imágenes se disiparon de repente y la sonrisa de la niña volvió a formar parte de su rostro. No sé qué me daba más miedo, ella o a quién esperaba encontrar.

– Lo preguntaré otra vez: ¿Dónde está papá? – esta vez, su voz sonaba más determinante, tratando de forzar una respuesta, tratando de que fuera lo suficientemente amenazante -.

– Lo siento pero, yo no conozco a tu padre – traté de ser lo más sincera que pude, pero ella me estiré del brazo y acercó su cara a la mía – De verdad. No… no sé quién es.

– ¿Tú no eres mamá? – su cara empezó a moverse un poco hacia un lado, mientras sonreía y mantenía sus ojos abiertos. Negué con la cabeza mientras la echaba hacia atrás – Entonces, me he equivocado. ¿Es eso cierto?

– No lo sé, cielo. Puede… Puede ser.

Me empujó para tenerme en el suelo y poder acercarse más a mí. Me arrastré hacia la punta del precipicio y paré en seco, mis manos empezaron a resbalar debido al sudor, mis ojos se abrieron, mi corazón palpitaba rápido y notaba la boca seca. Sacó un cuchillo de la nada, lo cual, fue sorprendente porque no lo tenía y lo acercó a mi cuello. Se sintió afilado, cerré los ojos con fuerza, mientras rezaba en silencio para que alguien me ayudara, pero solo podía oír su risa, estridente, incómoda. El cielo empezó a cerrarse más y más con nubes negras, rayos que caían a nuestro alrededor, aullidos de lobos en la distancia… No lo pensó dos veces, con decisión, ella simplemente me cortó el cuello con el cuchillo, tal como lo hizo su padre con su madre. Noté que me estaba ahogando, la sangre no dejaba de emanar de mi cuello, no me quedaba mucho tiempo. Puso ambas manos sobre mis rodillas y me empujó por el precipicio. Vi sus ojos de satisfacción mientras los míos se cerraban lentamente hasta quedarse sin vida.


The Cliff:

I came to the cliff. It was a beautiful place, covered with nature where you could hear the birds singing, the sun hit your face and you could finally breathe. I appreciated those moments where I was alone with myself, trying to disconnect from the stress, I had not done it in weeks despite having tried. My red dress fluttered in the wind, which was somewhat cool but not at all annoying at that time, I noticed my hair moving and my bare feet on the rock. My arms fell on both sides of my body, my shoulders were totally relaxed and my eyes closed.

Something brushed my hand. I thought it was the leaves, maybe the wind or maybe some insect, but it didn’t turn out to be anything like that because it seemed like someone was holding my hand, someone with a pretty cold skin. I opened my eyes and looked down, a girl of about eight years old looked at me with big, round, black eyes, piercing and a somewhat malicious smile, without showing her teeth. Her hair was incredibly black, up to her shoulders, she had a bangs cut perfectly in a straight line. She wore a white dress, well ironed, smelled clean, matching shoes the same colour as her hair. As we looked at each other, the sun’s radiating light faded, our surroundings became dark, as dark as night. The birds could no longer be heard singing, not even the breeze was pleasant, it was uncomfortably cold, my dress wasn’t the perfect one for that temperature.

– Where’s my daddy? – she asked, with a calmed, paused and sweet voice -.

– Who’s your daddy? – I asked with slightly terror in my voice -.

Looking each others eyes, I began to see shocking images in my mind. I saw her, a woman I assumed was her mother and the one I assumed was her father. My eyes widened when I saw that the man she was looking for was the one who had killed her mother in front of her when she was younger. I swallowed. The images suddenly dissipated and the girl’s smile became part of her face again. I don’t know what scared me the most, her or who she hoped to find.

– I’ll ask again: Where’s my daddy? – This time, her voice sounded more determined, trying to force a response, trying to make it threatening enough -.

– I’m sorry but, I don’t know your father – I tried to be as honest as I could, but she stretched out my arm and brought her face closer to mine – Really. I don’t… I don’t know who he is.

– Aren’t you mom? – Her face began to move a little to the side, while he smiled and kept his eyes open. I shook my head as I threw it back – So, I was wrong. Is that true?

– I don’t know, darling. Maybe…

She pushed me to have me on the ground so she could get closer to me. I crawled to the tip of the cliff and stopped in my tracks, my hands started slipping from sweat, my eyes widened, my heart was pounding fast, and I could feel my mouth dry. She pulled a knife out of thin air, which was surprising because she didn’t have any before and brought it close to my neck. It felt sharp, I closed my eyes tightly, as I silently prayed for someone to help me, but I could only hear her laughter, shrill, awkward. The sky began to close more and more with black clouds, lightning falling all around us, howls of wolves in the distance… She didn’t think twice, decisively, she just cut my throat with the knife, just like her father did with her mother. I noticed that I was drowning, the blood did not stop emanating from my neck, I did not have much time left. He put both hands on my knees and pushed me off the cliff. I saw her eyes of satisfaction as mine slowly closed until they were lifeless.


Publicado en Personajes

El Miedo: Esperando Fuera

Relato procedente: «La Sombra ha Salido«. Edad: 28 años.

Ciudad: La Mente. Profesión: Desconocida.

Descripción física:

Tengo una estatura más bien baja, de piel clara, con ojos negros y mirada profunda, labios carnosos y voz acompasada, suelo tener las manos frías. Mi cabello es de color negro y suelo vestir con un mono raído separado por un cinturón negro atado un poco más alto de la cintura, suelo ir descalzo, con los pies y las piernas algo sucias debido a la mugre de las celdas.

Descripción de la personalidad:

Soy todo lo que un huésped humano podría desear para sobrevivir, hago resurgir de ellos mismos las ganas de huir, la supervivencia, despierto la ira y el rencor, el enfado cuando alguien está asustado. Soy ese temor que notan a la altura del pecho, que les hace temblar y creer que algo malo va a ocurrir, soy todo lo que soñaron que no podría existir, estoy en la oscuridad pero también en el dolor y la pérdida, porque siempre hay algo que temer, siempre hay algo que les da miedo, me alimento de ello y les doy energía para que sigan luchando para evitarlo, de alguna manera. Muchos me desprecian y lo entiendo, puedo ser muy molesto.

Puertas abiertas:

He estado dentro de este huésped durante 28 años, conozco todas sus fobias, las he hecho resurgir mil veces. Pero poco a poco, las ha ido superando, a veces con ayuda, otras veces, simplemente, ha dejado de pensar en ello. Su proceso ha sido sorprendente, le doy crédito, me ha hecho frente y se ha hecho más fuerte, dejándome en el banquillo por mucho tiempo y no creo que salga con tanta facilidad, muchas veces, tengo que resistirme tanto que me agoto antes de abrir la puerta de la celda. A mí y a muchos, nos mantiene a raya, por eso no esperaba que las puertas de las celdas se abrieran. Al menos, la mía lo hizo.

No podía creer que lo hubiera hecho, el huésped no era alguien fácil de manipular, era valiente y decidido, fuerte, le gustaba combatir cualquier cosa. Así que, no podía ser que yo estuviera fuera. Otra cosa curiosa, fue darme cuenta de que el pasillo de las celdas estaba totalmente a oscuras, no había ni una sola luz que lo iluminara, algo que normalmente no ocurría, el huésped nos mantenía retenidos y vigilados en todo momento, no quería que nadie saliera sin su permiso. Así que, ¿por qué apagaría las luces? Fui caminando hasta el principio del pasillo, a tientas, hasta llegar a un muro donde se podía ver el centro del lugar, frente a unas escaleras iluminadas. Ni siquiera podía ver el pasillo de celdas que había al otro lado.

La Sombra había salido:

La Sombra era el ser más malvado y perturbador de todo el lugar. El huésped lo mantenía encerrado en una celda diminuta, con doble cerradura y con unas puertas de acero impenetrables. Era exactamente su parte oscura, la que no mostraba a nadie, la que albergaba la mayor oscuridad que ninguno de nosotros podría imaginar. Era temido incluso por el huésped, le oíamos susurrar algunas palabras para mantenerlo siempre calmado, cada noche antes de irse a dormir, era casi rutinario, hasta podía dormirme escuchando esas palabras. Estas le debilitaban, era como si le descargara las pilas rápidamente.

Lo que me sorprendió fue que estuviera justo frente a las escaleras. ¿Cómo había salido? Era imposible que lo hiciera sin la ayuda del huésped. Le recuerdo sin cara, sin mirada, sin labios, hablaba telepáticamente, llevaba una gabardina negra con un traje negro debajo, odiaba las corbatas, así que, no llevaba. Sus zapatos estaban impolutos, como si no hubieran tocado la mugre de las celdas, bien peinado y dispuesto a subir al exterior y tomar el control del huésped. Algo estaría pasando allí fuera, no podía ser cierto que yo también hubiese sido liberado.

Los Liberados:

La Rabia, la Ira, La Envidia, Los Celos, La Tristeza, La Desesperación y La Razón, salieron de las celdas, liberadas al mismo tiempo. Estábamos separados y no es que nos lleváramos demasiado bien, todos teníamos nuestro trabajo dentro del huésped, nunca nos gustamos, pero tampoco competimos. Éramos visitados cuando nos necesitaba, eran pocos momentos, para unos minutos o quizá para un par de horas, era corto, limpio y silencioso, luego nos devolvía a nuestro sitio y nos volvía a encerrar, no teníamos libre circulación.

No me tropecé con ninguno de ellos, pero oí sus voces aquí y allá, mientras seguía observando a La Sombra. Sabía que todos le temían y harían lo posible para esconderse y que no les sintiera, aunque cierto es que las cosas quedaron más claras tiempo después, supimos cómo de avariciosa era La Sombra y cuánto de verdad quería salir de su encierro. Como si hubiera sido planeado, como si hubiera sido una posesión o una manipulación hacia el huésped, un auto sabotaje que él mismo no pudo controlar y su culpabilidad hizo que quisiera dejar que La Sombra saliera.

La Agresión:

Tuve la mala idea de acercarme un poco más para verla bien, así que, sintió mi esencia, supo que estaba cerca. Cerré los ojos con fuerza y traté de alejarme un poco pero, en cuanto me di cuenta, estaba casi encima de mí. Vi su cara sin rostro, pero sabía que disfrutaba con aquello, sabía que nos cazaría a todos como si fuéramos carnaza con la que jugar. Sacó un cuchillo de su manga y me rajó el cuello sin dilación, determinante, limpio, seco. Eso hizo que me mandara a la celda y que se cerrara con llave rápidamente. Di tantos golpes como me fue posible, necesitaba que alguien me oyera, quería que me sacara de allí. Pero quizá el huésped no necesitaría al miedo para aceptar a La Sombra, tampoco a ninguna de las otras, quizá no quería sentir nada y para eso la necesitaba.

Eran muchos quizá, probabilidades cercanas pero las cuales solo podía imaginar. Tal como había salido de la celda había vuelto a entrar, obviamente, no estaba muerto, nadie podía morir allí abajo, ¿te imaginas matar al miedo? Menuda comedia, nos reiríamos a gusto. Supe que La Sombra subió las escaleras en cuanto todo se quedó a oscuras por completo, ni siquiera podíamos ver nada en nuestras celdas, nos inundó la completa oscuridad, el huésped ya no tenía el control.

Un futuro incierto:

Que el huésped no quiera sentir nada por ahora, no quiere decir que nunca quiera sentirlo, no sabemos cuándo volverá a salir y a tomar posesión de su cuerpo, nuevamente. Supongo que hay veces que es mejor sobrevivir a las circunstancias con los recursos que uno tiene antes que tratar de hacerlo a las buenas. Los humanos saben de emociones, yo solo me conozco a mí mismo. Nuestro futuro es incierto, lo único que sabemos es que La Sombra no quiere que aparezcamos, no quiere que hagamos sentir al huésped protegido por ninguna emoción, por nada que le haga latir su corazón con algo más que con oscuridad.

Quizá todo se desmorone o puede que todo se arregle en cuestión de días, hay infiernos que encuentran su balance tan pronto que ni te das cuenta de que era el infierno. Supongo que la positividad no es lo mío. Lo único que me queda es sentarme en un rincón de mi celda y esperar a que todo pase, quizá no se me requiera, o quizá sí, ya veremos. Por ahora, hay que cerrar los ojos y dejar que las luces se vuelvan a encender cuando el huésped esté preparado.


Publicado en Recomendaciones

Comentando libro «Querida Yo: Tenemos que Hablar» – Elizabeth Clapés

En nuestro día a día, tenemos miles de sentimientos, personas, heridas, situaciones… que nos generan malestar. Identificarlas y saber distinguir las que podemos cambiar de las que no es muy importante para dejar de hacernos las preguntas de siempre: ¿Por qué me noto tan sensible? ¿Por qué siempre estoy a la defensiva? ¿Por qué siento ansiedad? ¿Qué es lo que me pasa?

Por eso, querida amiga, tenemos que hablar. Vamos a parar un momento para conocernos, corregirnos, aceptarnos, perdonarnos… Y, sobre todo, para mandar a la mierda lo que sea necesario. A ver si así podemos empezar a querernos tanto como nos merecemos, que ya toca.

Este libro, sin duda, me lo han aconsejado leer porque tanto por el título como el color de la portada y contraportada, no hubiese llamado mi atención. Pero me alegro de que decidiera comprarlo, me ha hecho ver ciertas cosas de forma más realista, me ha hecho comprender situaciones por las que no tengo que pasar si no quiero, muestra momentos en la vida de la autora donde se ha dado cuenta de qué era lo que consentía, por qué y cómo cambiarlo. Tal como ella dice, este no es un libro que te va cambiar la vida ni te va a solucionar los problemas, es solo una pequeña guía para que sepas hacia dónde dirigirte, son unas pinceladas que añadir a tu día a día para poder estar más conectada contigo y conocerte un poco mejor 🙂

Es un libro muy cortito, de hecho, tiene 140 páginas en las que Elizabeth Clapés hace que profundices en algunos puntos que considera importantes como: tus pensamientos inconscientes y cómo controlarlos, tienes que saber quién eres, llevarte bien con tus emociones, ¿puedes vivir contigo? ¿te apetece? y algunos más que no revelaré. Son capítulos cortos llenos de palabras con significado que te hacen pensar en los patrones de conducta que tenemos, en esas vocecillas interiores que dicen lo que no deberían, esa negatividad que no debería definirnos, las heridas, la culpa, los traumas… todo escrito con palabras que llegan, sin tapujos ni mentiras, eso es lo que más me ha gustado del libro, la autora es directa y dice lo que quiere y tiene que decir, sin más preámbulos.

No lo he sentido como el típico libro de auto-ayuda absurdo que tiras a la basura a las dos semana de leerlo porque sientes que todo lo que dice no tiene sentido, creo que es un libro que muestra todo lo contrario, destroza mitos sobre lo que hemos creído como correcto y que no lo es, como por ejemplo, «querer no es poder», uno de los capítulos más realistas y potentes que he leído, el cual, es capaz de tirar abajo esa idea de que si quieres puedes hacer lo que te propongas cuando no todos podemos tener las mismas oportunidades o circunstancias, a veces, las cosas se dan y otras muchas no, quieras o no quieras, no existe una verdad absoluta que te diga que vas a lograrlo solo por desearlo y ser positivo porque no funciona así. Me ha encantado leerlo porque es algo que nunca he creído que fuera así, sabía que tenía sentido en mi cabeza pero que nadie sería capaz de entenderlo o transmitirlo así como yo lo estaba sintiendo, así que, al leerlo ha sido como una luz caído del cielo diciendo «gracias», no soy la única entonces que lo siente así, ¿no?

Hay muchas cosas que nuestra sociedad nos dice que son malas, como por ejemplo, no ser productivo o que tener un día triste es malo, no debes tener días así porque eso significa que estás deprimido. Elizabeth Clapés te anima a que pases por ese día como por cualquier otro, con paciencia y dándote justo lo que necesitas, normalizándolo y dándote un espacio en el que ser entendida. Creo que todo el libro se siente de esta manera porque está hablándote a ti y te cuenta muchas de sus experiencias, las cuales, te hacen sonreír porque a ti también te han pasado bastantes veces y no puedes sino agradecer dejar de sentirte como una extraña delante de un libro que parecía destinado a que lo leyeras. Ha sido catártico y muy corto, me hubiera encantado leer mucho más de sus ideas, dado que, aparte de autora también es psicóloga y estoy segura de que algunos de los sentimientos que creemos que no son buenos, también son válidos y caben en cualquier página en blanco que pueda escribir nuevamente.

La autora te anima a que te conozcas y sepas lo que quieres, sin apuros, permitiéndote entenderte, ser compasiva contigo, quererte y aceptar cada versión de ti misma, aunque ese día no salga como tú esperas. Te anima a hacer limpiezas emocionales porque hay personas que no merecen estar en tu vida si te hacen daño, explicándote cómo hacerlo y cómo poner límites a aquellos que lo hacen. Te abre las puertas a la nueva tú que puedes llegar a ser, para que te valides y aceptes, para que sepas que cualquier sentimiento tuyo vale la pena escucharlo y sentirlo, aunque sea doloroso porque, al fin y al cabo, también es una emoción que hay que aceptar y sobrellevar. Deja claros varios puntos que quería confirmar y algunas cosas que me he ido preguntando, se agradece toparse con lecturas así, te hacen sentir un poco más conectada con tus emociones y te hace ser consciente de esos patrones que puedes ir moldeando y cuidando para dejar que te molesten o afecten cosas o personas tanto a ti como a tu día a día, ayudándote a responder de forma asertiva, en vez de ofensiva o defensiva.

Recomiendo este libro para aquellas personas que quieran retomar o tener una mejor relación consigo mismas, que se hagan preguntas sobre sus emociones a diario y no obtengan respuesta y a aquellas que han sido ahogadas por la culpa o el dolor. Lo recomiendo un 100%, ayuda mucho y te hace reflexionar.


Commenting «Dear Me: We Have to Talk» book Written by Elizabeth Clapés:

In our day to day, we have thousands of feelings, people, wounds, situations… that generate discomfort. Identify them and know how to distinguish those that we can change from those that are not very important to stop asking ourselves the usual questions: Why do I feel so sensitive? Why am I always on the defensive? Why do I feel anxiety? What’s wrong with me?

That is why, dear friend, we have to talk. Let’s stop for a moment to get to know each other, correct ourselves, accept each other, forgive ourselves… And, above all, to send to hell whatever it takes. Let’s see if this way we can start to love ourselves as much as we deserve, which is already touching.

This book, without a doubt, was advised to read by a friend of mine because both the title and the colour of the cover and back cover would not have caught my attention. But I’m glad I decided to buy it, it has made me see certain things more realistically, it has made me understand situations that I don’t have to go through if I don’t want to, it shows moments in the author’s life where she consented certain situations to happen, why and how to change it. As she says, this is not a book that will change your life or solve your problems, it is just a small guide so you know where to go, they are some brushstrokes to add to our days to be able to be more connected with yourself and know you a little better 🙂

It is a very short book, in fact, it has 140 pages in which Elizabeth Clapés makes you delve into some points that she considers important such as: your unconscious thoughts and how to control them, you have to know who you are, get along with emotions, can you live with you? Enjoy it? and some more that I won’t reveal. There are short chapters full of words with meaning that make you think about the patterns of behavior we have, those inner voices that say what they should not, that negativity that should not define us, the wounds, the guilt, the traumas … all written with words that arrive to your heart, without covers or lies, that is what I liked the most about the book, the author is direct and says what she wants and has to say, without further ado.

I have not felt it as the typical absurd self-help book that you throw away two weeks after reading it because you feel that everything it says does not make sense, I think it is a book that shows the opposite, destroys myths about what we have believed to be correct and that is not, such as «wanting something is not like you can have it», one of the most realistic and powerful chapters I have read, which is able to throw down that idea that if you have a goal you can achieve it just wanting it, when we can not all have the same opportunities or circumstances, sometimes things just happen to us and many others do not, whether you want or not, there is no absolute truth that tells you that you are going to achieve it just by wanting it and being positive because it does not work like this. I have loved reading it because it is something that I have never believed to be like this, I knew that it made sense in my head but that no one would be able to understand it or transmit it as I was feeling it, so reading it has been like a light fallen from the sky saying «thank you», I am not the only one then who feels it that way, right?

There are many things that our society tells us are bad, such as not being productive or that having a sad day is bad, you should not have days like that because that means you are depressed. Elizabeth Clapés encourages you to go through that day like any other, with patience and giving you just what you need, normalizing it and giving you a space in which to be understood. I think the whole book feels this way because she is talking to you about her experiences, which makes you smile because they have also happened to you quite a few times and you can only be grateful to stop feeling like a stranger in front of a book that seemed destined for you to read. It has been cathartic and very short, I would have loved to read much more of her ideas, given that, apart from authoring she is also a psychologist and I am sure that some of the feelings that we think are not good, but they are also valid and fit on any blank page that she can write again.

The author encourages you to know yourself and know what you want, without haste, allowing you to understand yourself, be compassionate with you, love yourself and accept each version of yourself, even if that day does not go as you expect. It encourages you to do emotional cleansing because there are people who don’t deserve to be in your life if they hurt you, explaining how to do it and how to put limits on those who do. It opens the doors to the new you that you can become, so that you validate and accept yourself, so that you know that any feeling of yours is worth listening to and feeling, even if it is painful because, after all, it is also an emotion that must be accepted and endured. It makes clear several points that I wanted to confirm and some things that I have been wondering, it is appreciated to run into readings like this, they make you feel a little more connected with your emotions and makes you aware of those patterns that you can mold and take care of to let them bother you or affect things or people in some way, helping you to respond assertively, rather than offensively or defensively.

I recommend this book for those people who want to restart or have a better relationship with themselves, who ask questions about their emotions on a daily basis and do not get an answer and those who have been drowned by guilt or pain. I recommend it 100%, it helps a lot and invites you to reflect.