Publicado en Alimentación

Los Beneficios de Incluir Pipas de Calabaza en Nuestros Platos:

Cuando he incluido pipas de calabaza en ensaladas, por ejemplo, siempre noto que la gente las aparta, me dice que no pega con lo demás o que no les gustan sin probarlas y creo que es un error no contar con ellas para nuestros platos. Son un complemento muy nutritivo para nosotros, dado que, son fuentes de Omega 3 de origen vegetal y nos aportan un 20% de proteína, junto a micronutrientes tales como potasio, magnesio, zinc, fósforo, calcio vegetal, hierro y vitaminas del grupo B y E. Tienen propiedades antiinflamatorias tras su consumo junto a ácidos grasos insaturados.

Por propia experiencia, sí puedo decir que son unas semillas muy saciantes y ayudan a no picar entre comidas o a tener esa ansiedad de comer más, evita un poco la glotonería. Además, ayudan a prevenir enfermedades como la diabetes y la hipertensión por sus compuestos fenólicos. Ayuda a no acumular grasa visceral y gracias a su contenido saciante, puede evitar enfermedades como la obesidad y otras que puedan estar relacionadas, aunque no significa que debamos comer solamente pipas de calabaza para adelgazar y que estas son las únicas que nos van a proporcionar estos nutrientes, hay que tener una dieta variada y las pipas ayudan a mantener una buena alimentación y salud general.

Una de las propiedades que pueden sorprender un poco es que ayuda a combatir el insomnio debido a que contienen triptófano, un aminoácido que ayuda a conciliar el sueño. También eliminan los parásitos intestinales, tienen mucha fibra y echan una mano a esas personas que tienen el intestino sensible o irritable. Además, las pipas o semillas de calabaza, protegen el corazón y el hígado, dado que, al ser ricas en magnesio, mejoran la presión sanguínea. El aislado de las semillas, ayuda a eliminar la toxicidad del hígado. No esperaba leer cosas tan interesantes sobre ellas pero, cada cual, me ha sorprendido más y me alegro de seguir utilizándolas 🙂

Lo que me gusta mucho de las pipas de calabaza es que las puedes incluir en cualquier plato, ya sea dulce como bizcochos o galletas como en panes, pasados por la sartén para convertirlos en un apetitoso snack o en cremas para untar de todas clases. Creo que puede ser un complemento muy útil y nutritivo para nuestros platos y la comida en general y al que se le puede sacar mucho partido, no solo existen los frutos secos que también son muy nutritivos, sino que, podemos optar por otros que no están tan vistos en la cocina como son las pipas de calabaza y que pueden ser igual de útiles, variados y que aporten nutrientes esenciales para nosotros.


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos cortos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


The Benefits of Including In Our Meals the Pumpking Seeds:

When I’ve included pumpkin seeds in salads, for example, I’ve always noticed that people put them aside, tell me they don’t stick with the rest of the plate or that they don’t like them without trying them and I think it’s a mistake not to have them for our dishes. They are a very nutritious supplement for us, since they are sources of Omega 3 of vegetable origin and provide us with 20% protein, along with micronutrients such as potassium, magnesium, zinc, phosphorus, vegetable calcium, iron and vitamins of group B and E. They have anti-inflammatory benefits after consumption together with unsaturated fatty acids.

From my own experience, I can say that they are very satiating seeds and help not to snack between meals or to have that anxiety of eating more, avoid a little gluttony. In addition, they help prevent diseases such as diabetes and hypertension due to their phenolic compounds. It helps not to accumulate visceral fat and thanks to its satiating content, it can prevent diseases such as obesity and others that may be related, although it does not mean that we should eat only pumpkin seeds to lose weight and that these are the only ones that will provide us with these nutrients, we must have a varied diet and the seeds will help to maintain our general health.

One of the benefits that may surprise you a little is that it helps fight insomnia because they contain tryptophan, an amino acid that helps you fall asleep. They also eliminate intestinal parasites, have a lot of fiber and lend a hand to those people who have sensitive or irritable bowel. In addition, pumpkin seeds protect the heart and liver, since, being rich in magnesium, they improve blood pressure. The isolation of the seeds, helps to eliminate liver toxicity. I did not expect to read such interesting things about them but, each one, has surprised me more and I am glad to continue using them 🙂

What I like a lot about pumpkin seeds is that you can include them in any dish, whether sweet as biscuits or cookies as in breads, passed through the pan to turn them into an appetizing snack or spreading creams of all kinds with them. I think it can be a very useful and nutritious complement to our dishes and food in general and that can be taken advantage of, not only are there nuts that are also very nutritious, but we can opt for others that are not as seen in the kitchen as pumpkin seeds and that can be just as useful, varied and that provide essential nutrients for us as well.


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal:

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Recomendaciones

Comentando libro “The Queen’s Gambit”:

Cuando ella es enviada al orfanato con la edad de ocho años, Beth Harmon descubre muy pronto dos formas de escapar fugazmente: jugando al ajedrez y tomando pequeñas pastillas verdes que le dan a ella y a otros niños para mantenerlos sumisos. Antes de tiempo, se vuelve aparente que ella es una niña prodigio y es capaz de progresar hasta llegar al top de los clasificados del ajedrez en Estados Unidos y de forjar una nueva vida por ella misma. Pero no puede superar su necesidad de auto-destrucción.

Para Beth, hay más en juego que tan solo ganar o perder.

Nada más me enteré de que la mini serie de “The Queen’s Gambit” que había visto en Netflix venía de un libro, no pude evitar comprármelo y empezarlo a leer. Walter Trevis tiene una forma de escribir y mostrarte los diferentes escenarios muy sencilla, natural y sin resultar para nada pesado, sin describir demasiado el carácter de la protagonista para que tú vayas descubriéndolo a través de sus acciones a lo largo de la historia y creo que esta es una de las cosas que más me ha gustado del libro, sin duda alguna. No tiene una intriga que te mantiene pero, sí es verdad que como está escrito te incita un poco a seguir leyendo sin crearte aburrimiento, lo consigue a la perfección durante las exactas 243 páginas. Además que, como podéis ver, es cortito.

Me alegró mucho comprobar que la serie era 100% fiel a este libro, de hecho, pasan las cosas exactamente igual y los escenarios no cambian, los han cogido de cada una de las partes del libro, quizá hay un par de cosas que en el libro se presentan y en la serie no pero son muy pequeños los detalles como para decir que existe una diferencia, extrajeron la historia del libro y, literalmente, la pasaron a la pantalla. Puedo confirmar que la actriz Anya Taylor-Joy que protagonizaba a Beth Harmon hizo un trabajo increíble al adentrarse totalmente en este libro y sacar el carácter de Beth hasta este punto, ahora creo que aprecio mucho más la historia desde el libro hasta la mini-serie.

Me gusta mucho cómo Walter Trevis hace que te adentres en la oscuridad auto-destructiva de Beth, en sus obsesiones y su perfección desmedida, en cómo para ella hay mucho más que perder en el juego de ajedrez que tan solo el mismo juego y lo que utiliza para despejar la mente en cuanto se traba en algo. En la pantalla, nos dejaban ver sus expresiones y podíamos suponer cuándo estaba asustada o intranquila antes de una partida de ajedrez, pero en el libro te indica cuándo lo está y cómo lo expresa al exterior. Además, se ve con mucho más detalle cómo pasa por las diferentes fases de su vida, desde la infancia a la edad adulta más lentamente que en la serie, en esta parece que dé un salto de un día para otro, en el libro es una transición más pausada y te deja disfrutarlo un poco más.

Me ha encantado ver los diferentes países a los que va para jugar al ajedrez porque el escritor los comenta como si fuera ella la que lo estuviera viendo, digamos como si fuera en sus palabras pero utilizando la tercera persona, lo cual, creo que ha sido muy acertado, si hubiera utilizado la primera no habría dado la misma impresión. Walter Trevis muestra a la perfección el personaje de Beth, le da una excelente forma y no te da tiempo a malentenderla, es ella en su simpleza y, a la vez, en sus complicaciones, tiene esa naturalidad de una jovencita cuando crece y se da cuenta de que se ha vuelto una mujer en su primera menstruación. De principio a fin es una historia digna de leer, muy entretenida, suelta, ligera si te apetece una lectura de ese tipo y no es para nada pesada, como ya he dicho. Por tanto, recomiendo este libro al 100%, no decepciona 😉


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos cortos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


Commenting “The Queen’s Gambit” book:

When she is sent to an orphanage at the age of eithgt, Beth Harmon soon discovers two ways to escape, albeit fleetingly, her surroundings: playing chess and taking the little green pills given to her and the other children to keep them subdued. Before long, it becomes apparent that hers is a prodigious talent, and as she progresses to the top of the US chess rankings she is able to forge a new life for herself. But she can never quite overcome her urge to self-destruct.

For Beth, there’s more at stakee than merely winning and losing.

As soon as I found out that the mini-series of “The Queen’s Gambit” that I had seen on Netflix came from a book, I couldn’t help but buy it and start reading it. Walter Trevis has a way of writing and showing you the different scenarios very simple, natural and without being at all heavy, without describing too much the character of the protagonist so that you discover it through her actions throughout the story and I think this is one of the things that I liked the most of the book, without a doubt. It does not have an intrigue that keeps you but, it is true that as the way it is written it encourages you a little to continue reading without creating boredom, it achieves it perfectly during the exact 243 pages. In addition, as you can see, it is short.

I was very happy to see that the series was 100% faithful to this book, in fact, things happen exactly the same and the scenarios do not change, they have taken them from each of the parts of the book, maybe there are a couple of things that in the book are presented and in the series not but the details are too small to say that there is a difference, the producers extracted the story from the book and literally passed it on to the screen. I can confirm that the actress Anya Taylor-Joy who starred as Beth Harmon did an amazing job of going totally into this book and bringing Beth’s character to this point, now I think I appreciate the story a lot more from the book to the mini-series.

I really like how Walter Trevis gets you into Beth’s self-destructive darkness, into her obsessions and her inordinate perfection, into how for her there’s so much more to lose in the game of chess than just the game itself and what she uses to clear her mind as soon as she gets stuck in something. On the screen, they let us see her expressions and we could guess when she was scared or uneasy before she started a game of chess, but in the book she tells you when she is and how she expresses it to the outside. In addition, you see in much more detail how she goes through the different phases of her life, from childhood to adulthood more slowly than in the series, in this one she seems to take a leap from one day to the next, in the book it is a more leisurely transition and lets you enjoy it a little bit more.

I loved seeing the different countries he goes to to play chess because the writer comments on them as if she were the one who was watching it, let’s say as if it were in his words but using the third person, which, I think was very accurate, if he had used the first one he would not have given the same impression. Walter Trevis perfectly shows the character of Beth, gives her an excellent form and does not give you time to misunderstand her, it is she in her simplicity and, at the same time, in her complications, she has that naturalness of a young woman when she grows up and realizes that she has become a woman in her first menstruation. From start to finish it’s a story worth reading, very entertaining, loose, light if you fancy a reading of that kind and it’s not at all heavy, as I’ve already said. Therefore, I recommend this book 100%, it does not disappoint 😉


You can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal:

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Personajes

Abby: La Hipocondríaca

Relato procedente:Realidad Supuesta“. Edad: 25 años.

Ciudad: Maine. Profesión: Camarera.

Descripción física:

Mi cabello negro me llega hasta los hombros, sedoso, liso y bien cuidado, trato de ir a la peluquería una vez al mes para comprobar que la limpieza que le aplico es de calidad, tengo hecho el flequillo hacia un lado ya algo largo pero con la medida perfecta. Mis ojos castaño oscuro suelen mostrar nerviosismo o ansiedad porque siempre miro hacia ambos lados o evito la mirada ajena porque me incomoda, son los que más me delatan. Mi tez es pálida y me gusta así, no soy de esas personas que se va a la playa a tomar el sol, ¿y si me salieran manchas y me diera cáncer de piel? Prefiero la sombra y los meses fríos. Estoy bastante delgada, algo que me obsesiona pero que, a la vez, me tranquiliza, si tuviera unos kilitos de más, pensaría que me va a dar un ataque cardíaco o me va a subir el azúcar, quizá pensar en tener diabetes o creer que voy a reventar y ensuciar de grasa las paredes de mi cuarto. Normalmente, suelo salir con vaqueros y cualquier camiseta de manga corta básica, sin dibujos, de cualquier color y unas deportivas, incluso, en verano, no me gusta mostrar demasiado… ya sabéis, el sol.

Descripción de la personalidad:

Soy de esas personas a las que la mente les habla constantemente, negativa a rabiar, con unas ideas de futuro yendo a lo catastrófico y con serios problemas de confianza hacia mí misma y los demás. Dicen que soy tímida, introvertida y callada, no me suele gustar rodearme de demasiada gente días seguidos, no sé qué gérmenes pueden traer consigo y no es bueno estar lavándose las manos con jabón mucho, tampoco sé qué productos nocivos le ponen a estos, podrían dañar la piel gravemente, así que, prefiero caminar y vivir sola, ir a trabajar y dedicarme a mis hobbies en mis ratos libres. No dejan de decirme que tengo una personalidad muy obsesiva e hipocondríaca, pero soy incapaz de saberlo, simplemente, hago lo que debo hacer para cuidar mi salud, ¿verdad?

Infancia arrebatada:

Todo empezó con una tos. Lo recuerdo perfectamente. Era una simple tos, tonta, despreocupada y sin necesidad de prestar más atención. La empecé a oír por la mañana durante unos días, luego algo más fuerte y solía aparecer por la tarde también, incluso, por las noches y no me dejaba dormir, parecía que se estuviera ahogando. No tenía nada más que tos. Y todo podría haberse quedado así, pero a veces, le faltaba el aire. Otras, le dolía el pecho al respirar y un día, tras pensar que era una fuerte gripe, fuimos al médico. Después de muchas pruebas, este concluyó que, sin duda alguna, mi padre tenía cáncer con tan solo 40 años de edad. Mis ojos se abrieron de par en par y sentía que mi alrededor se paraba. A penas escuché a su médico decir a lo lejos que iban a operarle en el menor tiempo posible, era la única opción para salvarle pero no las tenía todas consigo con que funcionara, le quedaba muy poco tiempo de vida.

Perdí un día de clase y le acompañé al hospital, necesitaban a alguien que estuviera con él y esa era yo, tan solo me tenía a mí porque mi madre se fue cuando yo tenía siete años, borracha, drogada y con unas ojeras de elefante. Hacía tiempo que los abuelos habían fallecido y, bueno, nos teníamos el uno al otro. Esperé durante horas en aquel pasillo sin ventanas con enfermos caminando arriba y abajo entrando y saliendo de sus habitaciones o en camillas llevadas por enfermeros con muchos cables y botones encima o alrededor. No sabían hasta qué punto aquello resultaba aterrador. Notaba mi pulso acelerado, quería levantarme pero me temblaban las piernas y, por estúpido que parezca, no quería caerme al suelo. Por fin salió. Estaba en coma, en la camilla. Le llevaron a su habitación. Me dijeron que había que esperar a que se despertara, que les llamase si necesitaba algo.

Le leí durante días periódicos, libros de aventuras, cómics de superhéroes porque sabía que los odiaba, incluso, le llevé revistas de coches. Nada funcionó. No despertaba. Pasaron meses y no me moví de la silla. Hasta que, un último suspiro salió de su boca y una máquina que tenía cerca, empezó a pitar muy fuerte. Los médicos corrieron, le hicieron un montón de cosas, supongo que todo lo posible para más tarde mirarme y susurrar: “Hora de la muerte: 11:20. Lo siento mucho, niña”. Con eso, pensaron que me quitaban todos los males, tanto como los dolores de cabeza que me produjeron los diferentes tipos de ataúdes que podía elegir y cómo querría que fuese la ceremonia. No tenía ni idea, solo tenía 11 años… los suficientes como para ir a un orfanato.

La Casa de los Horrores:

Lo llamaba así porque daba miedo. De ahora en adelante iba a vivir en una iglesia grande, aburrida, con jardines exteriores a los que no me podría acercar y con niños que estaba segura no me caerían nada bien. No me equivocaba mucho. Me enseñaron mi habitación, la compartía con otra niña bastante callada pero muy suya con sus cosas, no le gustaba que nadie se las tocara o las moviera de sitio, tampoco que se sentaran en su cama o tocaran sus mesilla de noche, podía empezar a gritar sin parar. Estaba pirada. Me daba igual, solo me dedicaba a estudiar la bazofia que daban como asignaturas para poder salir de allí lo antes posible, ser la joven más desagradable del mundo cuando venían adoptantes, leía mucho entre horas, comía la porquería que daban por comida y dormía las 8 horas que me tocaban. Todo esto sin rechistar, con la cabeza baja, sin llamar la atención y con unas ganas locas de cumplir los 18.

Venidos de la nada, los dolores de cabeza se hacían cada vez más presentes al igual que los de espalda, las náuseas, los temblores en las piernas y la inestabilidad, me sentía débil de repente. Mi cabeza empezó a preguntarse qué podría estar pasando. Lloraba en el baño, asustada. No se lo dije a nadie hasta que fue a más y me desmayé en el pasillo, cerca de la enfermería. Me hicieron mil pruebas pero eran incapaces de identificar qué ocurría con mi cuerpo, reaccionaba a algo pero no sabían a qué. Tuvieron que mandarme a un hospital a las afueras de la ciudad para poder hacerme más pruebas, allí fue donde descubrí qué era la ansiedad, los ataques de pánico y la obsesión tras un pensamiento de enfermedad. Cuanto más lo pensaba, más enferma me sentía. Después de meses ingresada, esperando los resultados, la médico vino con una psiquiatra y me diagnosticaron estrés postraumático. La muerte de mi padre me había afectado mucho pero no lo exteriorizaba a través de emociones como la tristeza, el cansancio mental, la rabia, la frustración o, incluso, la ira, sino que mi cuerpo mostraba todas aquellas cosas a través de mi cuerpo.

Así es como la terapia empezó para mí.

Independencia Querida:

Hice lo imposible para no entrar en casas de adopción con familias que no iban a ser nunca mis padres y que no quería que lo fuesen, la idea de que les reemplazaran me ponía la piel de gallina, así que, conseguí que nadie me adoptara y así finalizar mi época de orfanato a mis 18 años de edad, momento por el cual, podía decidir irme o quedarme un tiempo más hasta que encontrase casa y trabajo. Mi padre me dejó algo de dinero, así que, lo primero que hice cuando salí fue alquilar un piso un tanto alejado del centro para vivir y empezar a trabajar de camarera, era dinero fácil y rápido, cansado y pesado, pero fácil que, al fin y al cabo, era lo que necesitaba en ese momento y en el día de hoy. Me ha ido gustando bastante más y he estado en el mismo lugar desde que empecé, he tenido una pequeña familia por aquí.

Empecé a ganar un poco más de dinero porque hacía más horas, con ello vinieron algunos problemas de estómago y de espalda, al parecer, por estrés pero no podía evitar que esa voz en mi cabeza hablara y me mostrara una serie de realidades supuestas en las que yo tenía una enfermedad terminal y en las que iba a morir con seguridad, al igual que lo hizo mi padre. No podía evitar aquella presión en el pecho, aquel pánico por algo que no había ocurrido, aquella falta de aire y esos malos momentos sentada en la silla cerca del escritorio del médico que te dice que no te preocupes y que se te pasará, que todo es causa del nerviosismo contenido y que tan solo debes llevar un tratamiento de descanso y menos horas de trabajo diarias. El alivio que sientes no te lo quita nadie….

Un futuro de terapia y mejora:

Hubo un momento en el que pensé que la terapia ya no sería necesaria, que había superado la muerte de mi padre y que seguía adelante como cualquier otra persona que había pasado por lo mismo que yo, pero tras salir del despacho del médico y haber notado todas aquellas sensaciones de nuevo, tuve la necesidad de llamar a la psiquiatra que me trató hacía unos años por el tema del estrés postraumático porque ella sabía de mi caso y para no tener que empezar a contarlo todo de nuevo, era jodido. Concertamos una cita, algo que me hizo sonreír. Aunque nunca confié en nadie de verdad, ella consiguió que sí lo hiciera con ella, a través de esa voz tan dulce, de su apoyo emocional constante y sus palabras de consuelo, hacía que me dejara llevar entre sus palabras y eso lo llegué a valorar mucho.

Te caes y vuelves a levantarte pero, si vuelves a caer y necesitas a alguien que te sujete y te ayude un poco para que vuelvas a poner ambos pies en el suelo, pues adelante. Debes hacerlo.


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Reflexiones

Aprender a Decir “NO”:

Esta es una de las cosas que me ha costado más aprender y creo que lo he ido haciendo con el tiempo a la fuerza. He sido una de esas personas que siempre estaba para los demás, hacía favores, era el hombro en el que todos podían llorar y quería que estuvieran a gusto conmigo, necesitaba aceptación y que me quisieran, así que, no había cabida para el “no”, incluso, hacia personas que habían sido injustas conmigo o solo se acercaban a mí por el interés. Aprendes a que no por decir “sí” la gente te aprecia más o menos, a que caes mejor a los demás o que eres más popular y todo el mundo te alaba mientras pasas por su lado, sino que, puedes tener incluso, malas respuestas, que esas personas a las que has ayudado te ignoren o que no le den importancia a lo que dices, e incluso, que no te den el trato que te mereces. Aquí es donde te preguntas: “¿para qué sirvió todo lo que hice? ¿para esto?”.

El decir “no” muchas veces me ha creado una sensación de incomodidad, de tristeza, de miedo por la respuesta que pudieran tener otras personas hacia ello e incertidumbre, e incluso, me ha llevado a tener discusiones absurdas y verme en la necesidad de dar explicaciones a todo el mundo de porque digo que “no” o hago lo que hago. Creo que terminas en un círculo vicioso donde empiezas a dudar y a preguntarte “¿qué hago yo ahora?” Lo que he aprendido es que hay que hacer lo que uno quiera, le apetezca o sienta en ese momento, porque la duda puede causar más ansiedad e incertidumbre. Tampoco hay que pensar en cómo se lo tomará la otra persona, creo que hay que priorizar la salud mental de cada uno (si ese es el motivo por el que se dice “no”, por ejemplo) o física y cancelar planes, si ese es el caso. Se debe priorizar cada uno a sí mismo, las situaciones futuras ya vendrán y otros planes surgirán, pero si ese día es un “no”, pues lo es y punto.

Existen muchos malentendidos y enfados cuando alguien nos pide algo y no podemos, no queremos, no debemos o no nos encontramos en condiciones de hacerlo, lo he experimentado, por lo cual, lo sé. Para nosotros puede que sea normal cancelar un plan por no sentirnos emocional o físicamente bien, por estar muy cansados, por exceso de trabajo, por tareas del hogar atrasadas, por apetecerte hacer otras cosas como ver una película en la televisión… pero, para la otra persona es un rechazo, es una forma de negar algo que le apetecía hacer o a un lugar al que quería ir para pasar algún tiempo contigo, es muy probable que no lo entienda de la misma forma porque solo está viendo la situación desde su perspectiva de “yo quiero ir”, “necesito tiempo de ocio”, “quiero que vengas conmigo y no vienes”, “ahora me tocará quedarme en casa”, por lo tanto, existe una falta de empatía hacia ti, pero cada cual, mira para sí mismo sin haber comprensión por ambas partes. Por supuesto, hay que contar con un enfado o una molestia, puede no suceder y que la otra persona entienda lo que te sucede y lo respete, pero también puede caber la posibilidad de lo contrario, así que, hay que dejar a la otra persona tranquila con su molestia y que se le pase, cada uno mira para sí mismo y prioriza lo que debe priorizar, no hay que sentirse culpable o con miedo de qué dirá cuando os volváis a ver, algo que a mí me ocurría constantemente (ahora menos y sigo practicando porque me cuesta).

Como es obvio, decir “no” no debería ser una norma para todo, hay veces que se puede decir que “sí” a algo que te satisface a ti o a la otra persona y si realmente quieres hacerlo y te apetece. Creo que hay que saber decir “sí” o “no” escuchándote a ti mismo y sabiendo lo que debes o quieres hacer en todo momento, no basado solamente en lo que quiera otra persona porque terminamos perdiendo todo nuestro tiempo y energía en algo que no nos está beneficiando (si creemos que no lo hace). Toda decisión va a afectar a terceras personas (o no), hay que saber decirlo con delicadeza, sinceridad y con naturalidad. Me han aconsejado muchas veces una pequeña técnica y es esta: si alguien te dice de hacer algo, puedes darte tiempo para pensarlo y decirle que no estás seguro de si podrás hacerlo en ese momento y que se lo dirás más tarde o en unos días, por lo tanto, tienes unos instantes para pensar si te beneficia hacerlo o no, qué te aporta y si te sentirías bien haciéndolo, cómo te sientes anímicamente para realizarlo y si te dará tiempo para hacer otras cosas pendientes. Si decides que no, solo tienes que decir algo como “lo siento, no llegaré a tiempo”, “me ha surgido un compromiso”, “tengo mucha tarea retrasada” o “lo dejamos para otro día”. Es algo rápido, sencillo, educado, delicado y tratando en todo momento de que ambas partes se sientan cómodas en la interacción y sin ofender.

Por supuesto, si existe un enfado por la otra parte, tendemos a sentirnos culpables por ello, por haberle dicho que “no” cuando somos libres de hacerlo y ha sido una decisión reflexionada con anterioridad y priorizándonos a nosotros. Con la práctica, esta culpabilidad poco a poco se va disipando (o eso me han dicho, jaja) y más adelante suele resultar más útil. En mi caso, tras decir “no” a alguien, me sentía bastante mal y no dejaba de darle vueltas a qué estaría pensando esa persona de mí, si estaría enfadada, si cuando yo la llamara me haría lo mismo o si dejaría de hablarme por completo. Todas estas dudas no desaparecen hasta que vuelves a ver a esa persona o no la vuelves a ver más por haber renunciado a “x” cosa un día, así que, trato de mantenerme ocupada con lo que tengo y debo hacer (que es por lo que he cancelado planes) y sigo con mi día como cualquier otro, intentando que esos pensamientos no se adueñen de mí. Es complejo si has sido una persona que ha complacido a los demás de forma constante porque ya no van a responder de la misma forma, suelen haber más malentendidos y no suele gustar que no des a los demás lo que quieren, pero hay que seguir priorizándose para quererse a uno mismo cada día más, que no te paren los pensamientos o las molestias de otros, recuerda que es SU molestia, no la tuya. Aprender no ocupa lugar 😉


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


Learn To Say “NO”:

This is one of the things I’ve had the hardest time learning and I think I’ve been doing it over time by force. I have been one of those people who was always for others, did favors, was the shoulder on which everyone could cry and I wanted them to be comfortable with me, I needed acceptance and that they loved me, so there was no room for the “no”, even, towards people who had been unfair to me or only approached me out of interest. You learn that not by saying “yes” people appreciate you more or less, that you’re the nicest person to others or that you are more popular and everyone praises you as you pass by, but that, you may even have, bad answers, that those people you have helped ignore you or that they do not give importance to what you say , and even, that they do not give you the treatment you deserve. This is where you ask yourself, “What was the point of everything I did? Just for this?”.

Saying “no” has often created a feeling of discomfort, sadness, fear for the response that other people might have to it and uncertainty, and has even led me to have absurd arguments and see myself in the need to explain to everyone why I say “no” or do what I do. I think you end up in a vicious circle where you start to hesitate and ask yourself “what do I do now?” What I’ve learned is that you have to do whatever you want, feel like it or feel at that moment, because doubt can cause more anxiety and uncertainty to you. You also don’t have to think about how the other person will take it, I think you have to prioritize your mental health (if that’s the reason why you say “no”, for example) or physical and cancel plans, if that’s the case. Everyone must prioritize themselves, future situations will come and other plans will arise, but if that day is a “no”, then it is, period.

There are many misunderstandings and arguments when someone asks us for something and we cannot, do not want to, should not or are not in a position to do so, I have experienced it, so I know. For us it may be normal to cancel a plan because we do not feel emotionally or physically well, because we are very tired, because of the overwork, because of overdue household tasks, because you want to do other things like watching a movie on TV… but, for the other person it is a rejection, it is a way of denying something that he/she wanted to do or to a place he/she wanted to go to spend some time with you, it is very likely that he/she does not understand it in the same way because he/she is only seeing the situation from his/her perspective of “I want to go”, “I need leisure time” , “I want you to come with me and you are not coming”, “now it will be my turn to stay at home”, therefore, there is a lack of empathy towards you, but each one looks to themselves without understanding on both sides. Of course, they’ll be angry or annoyed, it may not happen and that the other person understands what happens to you and respects it, but there may also be the possibility of the opposite, so you have to leave the other person calm with his/her annoyance and that he/she deal with it alone, we all look to ourselves and prioritizes what we must prioritize, you should not feel guilty or afraid of what he/she will say when he/she sees you again, something that happened to me constantly (now less and I continue practicing because it tends to be quite hard).

Obviously, saying “no” should not be a norm for everything, there are times when you can say “yes” to something that satisfies you or the other person and if you really want to do it and you feel like it. I think you have to know how to say “yes” or “no” by listening to yourself and knowing what you should or want to do at all times, not based only on what someone else wants because we end up wasting all our time and energy on something that isn’t benefiting us (if we think it doesn’t). Every decision will affect other people (or not), you have to know how to say it with delicacy, sincerity and naturally. I have been advised many times with a small technique and it is this: if someone tells you to do something, you can give yourself time to think about it and tell them that you are not sure if you can do it at that time and that you will tell them later or in a few days, therefore, you have a few moments to think if it benefits you to do it or not , what it brings you and if you would feel good doing it, how you feel emotionally to do it and if it will give you time to do other pending things. If you decide not to, you just have to say something like “I’m sorry, I won’t be there on time”, “I’ve got a commitment”, “I have a lot of work behind” or “we leave it for another day”. It is something fast, simple, polite, delicate and trying at all times to make both feel comfortable in the interaction and without offending.

Of course, if there is anger on the other side, we tend to feel guilty about it, for having said ‘no’ when we are free to do so and it has been a decision that has been thought through and prioritized for us. With practice, this guilt gradually dissipates (or so I have been told, haha) and later it tends to be more useful. In my case, after saying “no” to someone, I felt pretty bad and kept thinking about what that person would be thinking of me, if I would be angry, if when I called her she would do the same to me or if she would stop talking to me altogether. All these doubts do not disappear until you see that person again or you do not see them again for having given up “x” plan one day, so I try to keep myself busy with what I have and should do (which is why I have canceled plans) and I continue with my day like any other, trying not to make those thoughts take over me. It is complex if you have been a person who has pleased others constantly because they will no longer respond in the same way, there are usually more misunderstandings and you do not usually like that you do not give others what they want, but you have to continue prioritizing yourself to love yourself more and more every day , that you do not stop the thoughts or discomforts of others, remember that it is THEIR annoyance, not yours.


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Relatos

Realidad Supuesta:

Estaba en el hospital. Me habían dicho que sufría de algo muy grave, ¿cáncer, quizá? No pude oírlo bien, la voz del médico se disipaba y su rostro se volvía borroso, no podía entenderle, sus labios se movían lentamente. Algunas enfermeras trajeron una camilla para trasladarme a mi habitación, al parecer, tenían que ingresarme, debían operarme urgentemente… ¿De qué? Noté que mi corazón me palpitaba muy rápido, que me quedaba sin aire y se me secaba la boca, como si me hubiera quedado sin saliva. Mi mente volvía una y otra vez a preguntarse qué me ocurría, por qué tenía que pasarme esto a mí y qué había hecho en la vida tan malo como para merecer aquella desdicha. Pero, operarme… ¿de qué?

Me vi a mí misma caer al suelo, hiperventilando. El médico trató de cogerme la cabeza para que no me hiciera daño y me subió a la camilla. Seguía sin poder verle nítidamente, como si mis ojos no visualizaran bien mi entorno. Noté que mis manos temblaban conforme las enfermeras me llevaban a mi habitación, pasando una puerta blanca aterradora y de la que pensaba no iba a volver a salir. Ahora mi corazón estaba a punto de salírseme del pecho, mis ojos se ensancharon y mi respiración se entrecortaba, era el momento perfecto para tener un ataque de pánico… Dios. No podía estar pasando aquello, no podía… Tenía mucho que estudiar. ¡Oh, dios mío! Mi examen. ¡Tenía un examen! Me incorporé gritando mientras las enfermeras dejaron la habitación sin siquiera volverse.

– ¿Me está escuchando? Oiga – pestañeé al tiempo que me daba cuenta de que estaba sentada frente al escritorio de mi médico – Sus resultados han salido muy bien, no tiene de qué preocuparse, puede que haya pasado por momentos de estrés últimamente y por eso haya notado algunos cambios bruscos en su cuerpo…

– Oh, emm… Eso… Eso está genial, sí – respondí, mientras observaba la habitación extrañada, ¿cómo había llegado allí? -.

Recogí los resultados de las pruebas y salí del hospital con una media sonrisa. Mi corazón ya no palpitaba deprisa, mi cuerpo había dejado de estar tenso, podía verlo todo con claridad y podía presentarme al examen de mañana. Todo había sido tan real… El hospital, la camilla, la enfermedad misteriosa y las enfermeras que ignoraban mis gritos… ¿nada de eso había ocurrido? Volví a mirar y a tocar todo mi cuerpo, ¡estaba entera! ¡Estaba viva! Con una hipocondría del carajo… pero viva.


Puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


A Supposed Reality:

I was in the hospital. I had been told that I was suffering from something very serious, cancer, perhaps? I couldn’t hear him well, the doctor’s voice dissipated and his face became blurry, I couldn’t understand him, his lips were moving slowly. Some nurses brought a stretcher to move me to my room, apparently, they had to hospitalize me, they had to operate on me urgently… about what? I noticed my heart beating very fast, I ran out of air and my mouth dried up, as if I had run out of saliva. My mind came back again and again to wonder what was happening to me, why this had to happen to me and what I had done in life so bad as to deserve that misdeed. But, surgery… about what?

I saw myself fall to the ground, hyperventilating. The doctor tried to grab my head so it wouldn’t hurt me and put me on the stretcher. I still couldn’t see him clearly, as if my eyes didn’t visualize my surroundings well. I noticed my hands trembling as the nurses took me to my room, passing a terrifying white door and I thought I wouldn’t get out of there again. Now my heart was about to come out of my chest, my eyes widened and my breathing was choppy, it was the perfect time to have a panic attack… God. I couldn’t be going through that, I couldn’t… I had a lot to study. Oh, my God! My exam. I had an exam! I joined screaming as the nurses left the room without even turning back.

– Are you listening to me? Hey – I blinked as I realized I was sitting in front of my doctor’s desk – Your results have gone very well, you don’t have to worry, you may have been through stressful times lately and that’s why you’ve noticed some sudden changes in your body…

– Oh, emm… that… That’s great, yes – I replied, as I looked at the missed room, how had I gotten there? -.

I collected the test results and left the hospital with a half smile. My heart was no longer beating fast, my body was no longer tense, I could see everything clearly and I could go and do my tomorrow’s exam. Everything had been so real… The hospital, the stretcher, the mysterious illness and the nurses who ignored my cries … none of that had happened? I looked again and touched my whole body, I was whole! I was alive! With a crazy hypochondria… but alive.


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal:

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Personajes

Clara: La Chica Invisible

Relato procedente:Invisible“. Edad: 16 años.

Ciudad: Arizona. Profesión: Estudiante.

Descripción física:

Cabello castaño y largo hasta media espalda, tez morena y ojos negros. Mis labios son un tanto gruesos y suelo ponerles un poco de gloss color marrón claro para resaltarlo un poco más, no suelo usar demasiado maquillaje, me gusta aplicar lo menos posible para no irritar la piel y verme natural. En verano, me gusta ir con vestidos prácticamente siempre y en invierno con vaqueros y sudaderas o con falda y medias gruesas y un top con manga larga.

Descripción de la personalidad:

Suelen decir que soy una chica dulce, comprensiva y atenta, que me gusta socializar aunque no siempre los demás quieran hacerlo conmigo y que soy propensa a tomarme las cosas de forma muy personal. Sí que me definiría como alguien muy sensible, con las ideas claras de qué quiero o me gustaría hacer, me entretiene leer y dedicar tiempo a los estudios, tengo bastante retentiva y creo que podría llegar a ser una estudiante modelo si llegara a la Universidad y alguien pudiera verme. No creo en la suerte pero sí en la amistad y el amor, ¡son dos de mis palabras favoritas!

Una infancia invisible:

Supongo que todo empezó en el parvulario, cuando los otros niños no querían o dejaban de jugar conmigo por motivos que desconocía. Murmuraban y reían pero, con tres años poco puedes imaginar, así que, quizá pensé que eran idiotas y que yo seguiría jugando sola. Conforme pasaron los años, me daba cuenta de que esos niños iban haciéndose más cercanos, iban unos a casa de otros, sus madres les preparaban sus meriendas favoritas después de jugar a fútbol y yo parecía que no siguiera adelante, me mantenía estática, pasaban por mi lado y ni siquiera mostraban un ápice de interés, tampoco fingido. Me daba cuenta de que no se acordaban de mi nombre, apenas hablaba en las clases y no podía quedarme demasiado después porque ayudaba a mi madre con la colada y a preparar la cena bastante pronto y me necesitaba allí, estábamos solas después de que mi padre se fuese.

Caminaba cabizbaja hacia el colegio, con ganas de llevar mis deberes hechos, de aprender y encontrarme con nuevas curiosidades pero sin una sonrisa conocida, era como un fantasma en una casa encantada. Crecía en el más absoluto anonimato, preguntándome si había hecho algo que provocara incomodidad a los demás o si les había ofendido en algo pero, no parecían enfadados, era como si no formara parte de su existencia, de su mundo o su día a día, respiraba pero nadie se percataba de que estaba allí de pie, observándoles mientras sentía un vacío en mi interior que ni siquiera mi madre era capaz de aliviar con palabras alentadoras o con abrazos cariñosos. Era su hija, había salido de ella provocándole dolores insoportables, ¡cómo no iba a acordarse de mí, ja!

La invisibilidad como una realidad:

En cuanto llegué a la edad de doce años, me sentía sola, dejada a un lado, transparente al ojo humano, nadie me escuchaba, ni siquiera llamando la atención con ropa chillona o descolorida eran capaces de levantar la cabeza de los libros o de mantener conversaciones estúpidas, era invisible. Me dolió tanto que estuve semanas llorando a escondidas entre las sábanas cada noche, esa angustia formó parte de mi cuerpo y la tristeza, se apoderó de mi mente. Empecé a verlo y creerlo como una realidad, era tan fuerte, tan intensa, que lo acepté como algo que iba a seguir sucediendo. De repente, noté mi cuerpo diferente. Los dedos de las manos, empezaban a volver cada vez menos visibles, al igual que mis brazos, mis piernas, ya no veía mis zapatos, mi cabello, mi cara… ¡Mi peor pesadilla se había cumplido! ¿Me había vuelto invisible?

A cada persona que tocaba, la traspasaba. A cada persona a la que le hablaba, no me oía. Todos pasaban a través de mí. Empecé a desaparecer de los álbumes de fotos y de los pequeños cuadros que mi madre tenía por casa, la escuché hablar con una vecina de lo agradable que había sido no quedarse nunca embarazada y el ser una mujer soltera y auto suficiente porque no tenía que preocuparse por nada, al día siguiente se iba a ir de vacaciones a Bali por dos semanas. Estaba sola. Me había quedado en mi más absoluto aislamiento. Al principio desesperé pero, más adelante, tras un año de soledad, comprendí y acepté que era mi destino, que no era tan diferente a cómo solían ser las cosas cuando iba al colegio, que debía convivir con ello y acostumbrarme, ver las cosas buenas que eso podía aportarme, aunque también tenía mis momentos de tristeza que preferiría no recordar.

Me daba la oportunidad de ir donde quisiera, de coger cualquier cosa en una tienda, de comer lo que quisiera en un restaurante directo de la cocina, podía ir a la Universidad y quedarme a escuchar y tomar apuntes en cualquier clase… Fue una realidad agridulce que todavía no sabía si me gustaba o si acabaría aburriéndome de ella.

De invisible a visible:

Ocurrió algo que nunca pensé que pudiera ocurrir y fue que mi cuerpo empezó a aparecerse poco a poco gracias a Miguel, un compañero de clase al que llegué a apreciar mucho y que era el único que me recogía los libros cuando los tiraban de mi pupitre en el instituto o cuando se dignaba a saludarme cada vez que me veía. Simplemente, me vio sentada en un banco leyendo entre todos aquellos jóvenes jugando a fútbol y me tocó para que le mirara, me habló como si realmente estuviera allí y mi cuerpo volvió a la normalidad, ¡ya me podían ver! Fue una de las mejores experiencias de mi vida, sobre todo, por el hecho de que mi madre me esperaba para comer como cualquier otro día, como si jamás me hubiera ido, aunque pasaron 4 largos años hasta que pude volver a ser yo misma. Por supuesto, no se lo conté a nadie y seguí mi rutina normal.

Me alegraba de volver y ya no prestaba atención a toda esa gente que no me saludaba o no me miraba, tenía suficiente con Miguel y mi madre, para ellos sí era importante, me veían, hablaban conmigo y me hacían reír, si cambiaban las cosas sería posible que pudiera tener más amigos, si no, podría apreciar lo que tengo ahora sin necesidad de pedir más.

Un futuro de sueños por cumplir:

Ya había hecho las cosas que más me gustaba hacer cuando era invisible, pero estaba bien volverlas a repetir, marcar pequeños objetivos diarios para llegar a hacer cosas mucho más grandes y que me hicieran sentir orgullosa. Supongo que nadie sabrá nunca lo que ocurrió y me gustaría guardármelo para mí como una experiencia propia y un tanto desagradable para abrirme un poco los ojos y darme cuenta de que estaba dando importancia a lo que no la tenía, los demás pueden hacer lo que quieran, yo soy la que marco la diferencia en mi día a día.

Convencí a mi madre para ir ambas a Bali, no quería que siguiera pensando como una mujer soltera sin responsabilidades ni compromisos, sin hijos y sin aspiraciones, quería que sintiera que estaba con ella, que en nuestros cuadros seguía saliendo yo a su lado.


Podéis apoyar el blog a través de Patreon, escrito relatos cortos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Alimentación

Nuestro Amigo el Aguacate:

Y digo amigo porque tiene muchas propiedades saludables para nosotros, es muy recomendable tenerlo en nuestra dieta, pese a oír comentarios como que engorda porque es grasa o que nos va a aumentar el colesterol, creo que siempre hay percepciones malas cuando hay un producto que empieza a comprarse mucho y que además, es saludable, se trata de alguna manera, de infravalorarlo o menospreciarlo para que no se compre tanto. Lo mismo pasó con el aceite de coco. Pero hay una diferencia entre ambos y es que la grasa del aguacate es monoinsaturada y cardiosaludable, mientras que, la grasa del aceite de coco es saturada.

Como bien sabemos, al aguacate se le considera una fruta porque contiene una semilla y proviene de un árbol denominado Persea Americana. Es una baya oval que tiene tamaños variados, tiene una piel globosa, la pulpa es firme de un color que varía del verde claro al amarillo y tiene forma de pera. Esta fruta es muy rica en magnesio y potasio, suelen recomendársela mucho a personas con presión arterial alta, a embarazadas porque es una fuente de ácido fólico, personas mayores y convalecientes, deportistas y es muy recomendado que los niños también lo coman por ser un potente antioxidante fuente de vitamina E.

Una de sus propiedades más importantes es que ayuda a reducir el colesterol malo o LDL y a aumentar el bueno o HDL. Además, gracias a la vitamina E que tiene y al glutatión, que son dos fuentes necesarias para el buen funcionamiento del corazón. Gracias a su alto contenido en magnesio, potasio y hierro, vitamina E y D, ayuda a mantener nuestra piel y cabello más sanos, es más, hay mucha gente que se prepara una mascarilla para la cara manteniendo la piel mucho más hidratada y fina machacando la pulpa del aguacate y aplicándola una hora, tal como se puede hacer en el cabello como si fuera una mascarilla. Además, gracias al ácido oleico, los carotenoides y los tocoferoles, protegen contra cánceres como es el de mama y el de próstata. Al tener potasio, ayuda a regular la presión arterial, a evitar enfermedades cardiovasculares y evita el riesgo de poder padecer un infarto.

En cuanto a ese mito de si el aguacate engorda o no, se ha demostrado que comer medio al día ayuda a evitar picar entre horas en las tres comidas siguientes porque es saciante, de hecho, no activa la insulina que es lo que suele provocar que tengamos una bajada de azúcar y que estimule nuestro apetito. Y, al ser un alimento de digestión lenta, ayuda a que nuestro cuerpo no nos pide comer más tan rápidamente como es lo que suele ocurrir con los hidratos de carbono. Así que, en realidad, el aguacate ayuda a comer menos, sí es bastante calórico (160 calorías por 100gr) pero comerse medio al día no va a hacer que engordes, tampoco si te comieses uno entero. Mi experiencia siempre ha sido muy buena, así que, ya sabéis, ¡a comer más aguacate! 🙂


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos cortos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


Our Friend The Avocado:

And I say “friend” because it has many healthy properties for us, it is highly recommended to have it in our diet, despite hearing comments such as that it fats because it is fat or that it will increase our cholesterol, I think there are always bad perceptions when there is a product that begins to be bought a lot and that in addition, it is healthy, it is treated in some way with sort of undervalue so that it is not bought so much. The same thing happened with coconut oil. But there is a difference between the two of them and is that the fat of the avocado is monounsaturated and heart-healthy, while the fat of the coconut oil is saturated.

As we well know, the avocado is considered a fruit because it contains a seed and comes from a tree called Persea Americana. It is an oval berry that has varied sizes, has a globose skin, the pulp is firm of a color that varies from light green to yellow and is pear-shaped. This fruit is very rich in magnesium and potassium, it’s usually recommended it a lot to people with high blood pressure, pregnant women because it is a source of folic acid, elderly and convalescent people, athletes and it is highly recommended that children also eat it because it is a powerful antioxidant source of vitamin E.

One of its most important properties is that it helps to reduce bad cholesterol or LDL and to increase the good one or HDL. In addition, thanks to the vitamin E it has and glutathione, which are two necessary sources for the proper functioning of the heart. Thanks to its high content of magnesium, potassium and iron, vitamin E and D, it helps to keep our skin and hair healthier, what is more, there are many people who prepare a mask for the face keeping the skin much more hydrated and thin crushing the pulp of the avocado and applying it during an hour, as can be done on the hair as if it were a mask. In addition, thanks to oleic acid, carotenoids and tocopherols, they protect against cancers such as breast and prostate ones. Having potassium, it helps regulate blood pressure, avoid cardiovascular disease and avoids the risk of having a heart attack.

As for that myth of whether the avocado fattens or not, it has been shown that eating half a day helps to avoid snacking between hours in the next three meals because it is satiating, in fact, it does not activate insulin which is what usually causes us to have a drop in sugar and that stimulates our appetite. And, being a slow-digesting food, it helps our body not to ask us to eat more quickly as is what usually happens with carbohydrates. So, actually, the avocado helps to eat less, yes it is quite caloric (160 calories per 100gr) but eating half a day is not going to make you fat, nor if you ate a whole one. My experience has always been very good, so, you know, eat more avocado! 🙂


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal:

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Recomendaciones

Comentando libro “EAT, PRAY, LOVE” – Elizabeth Gilbert

Elizabeth, en sus 30, instalada en una enorme casa con su marido quién quiere formar una familia. Pero ella no quiere nada de eso. Un amargo divorcio y una pequeña aventura después, Elizabeth emerge de estas situaciones determinada a encontrar qué se está perdiendo.

Así que, empieza su misión. En Roma, se mima a ella misma y gana un par de kilos. En la India, encuentra la iluminación fregando los suelos de un templo. Finalmente, en Bali, un médico sin dientes le revela un nuevo camino de paz, dejándola preparada para volver a amar (contraportada del libro).

Seguramente, ya conozcáis este título por la película que sacaron en 2010, la cual, me pareció una preciosidad y me sentí identificada con muchísimas cosas pero, lo que no sabía a ciencia cierta era si había salido de un libro. En cuanto lo confirmé, no pude evitar comprarlo, sin más dilación. Creo que mucha gente se habrá quedado con la película y estarán más que satisfechos con la gran mayoría de las reflexiones sobre la vida que Liz (protagonizada por Julia Roberts) que expresa en ella y que provienen de la realidad de la escritora Elizabeth Gilbert, pero yo estaba segura de que las aventuras más interesantes y los personajes más inéditos, estarían en el libro porque es algo que siempre pasa, las películas se saltan cosas y no me gusta. Y no me equivoqué.

Este libro te atrapa desde un primer momento diría que por la forma tan natural, amigable y cercana que tiene Liz de escribir, habla sobre muchas cosas con las que cualquiera puede identificarse, te muestra una parte de su vida en la que ha pasado algo menos de un año viajando por tres países totalmente diferentes entre sí y qué ha aprendido en cada uno de ellos, te habla de la cultura italiana, en la cual, están acostumbrados a vivir la vida y dejar el trabajo en segundo plano; te cuenta que en la India los padres de chicas jóvenes pactan con quién casarlas y las obligan a hacerlo y a tener hijos pronto, que eso es lo que se debe hacer; y que en Bali, tienen una cultura muy basada en la religión, en los rezos, en el cambio de energías, en sanar el cuerpo a través de la meditación y hierbas medicinales. Liz te lo contaba transportándote allí con sus palabras y podía sentir lo que ella sentía en cada una de las experiencias.

Creo que se muestra muy bien el valor que tiene la amistad y el cambio de perspectiva cuando viajas y te encuentras con otras culturas infinitamente más diferentes a la tuya. Este libro también es una forma bastante humilde y sincera de decir que no debemos acallar nuestros miedos, sino expresarlos y comentarlos en voz alta, son experiencias pasadas que se han vivido y no hay nada de malo en sentirse triste al expresarlas o, incluso, no teniendo las ideas muy claras sobre qué pudo pasar o hacia dónde quieres ir. Muestra muy bien el cambio de prioridades de Liz, ese momento en el que se da cuenta de qué es lo que no quiere, cuando presta atención a su cuerpo y se hace las preguntas correctas en la situación que atraviesa con su ex marido, al igual que, con la aventura de dos años que mantiene con otro chico más joven que ella después del divorcio, cómo se analiza a ella misma y ve que necesita tiempo y espacio para volver a encontrarse, para saber quién es y sanar todas las heridas abiertas que ha tenido durante mucho tiempo, aunque la gente de su alrededor la tratara como una loca por querer irse durante un año.

Muestra que no hay nada de malo al retirarse de la vida cotidiana, de la ciudad donde vives o de los demás en momentos en los que no te sientes bien contigo misma o con otros, cuando hay algo en tu interior que te pide paz, serenidad y tiempo para pensar sin que nadie más te interrumpa. Me gustó mucho que contara todos sus cambios físicos desde su divorcio hasta Bali, cuando ella volvió a sentirse libre y bien consigo misma. Los cambios son buenos, mucho más si les dedicas tiempo y paciencia, hay veces que debes interrumpir tu camino para saber exactamente hacia dónde quieres ir, no hay nada de malo en cogerse un año sabático para auto descubrirte o para, simplemente, irte a algún lugar apartado para descansar la mente y dejarte llevar un poco. El libro trata también mucho de la auto observación, el auto cuidado, la auto estima, el mimarte, apreciarte, dedicarte tiempo, disfrutar de las pequeñas cosas y adentrarte en lo nuevo para que sane un pasado que ya no tiene cabida en tu presente.

Recomiendo leer el libro primero, como es obvio, y luego ver la película (os dejo por aquí el trailer para que veáis un poco de qué se trata). Como ya he dejado claro, recomiendo tanto el libro como la película al 100%.


Recuerda que puedes apoyar mi blog a través de Patreon, escribo relatos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


Commenting “EAT, PRAY, LOVE” book – Elizabeth Gilbert:

Elizabeth is in her thirties, settled in a large house with a husband who wants to start a family. But she doesn’t want any of it. A bitter divorce and a rebound fling later, Elizabeth emerges battered yet deterined to find what she’s been missing.

So begins her quest. In Rome, she indulges herself and gains nearly two stone. In India, she finds enlightenment through scrubbing temple floors. Finally, in Bali, a toothless medicine man reveals a new path to peace, leaving her ready to love again (back of the book).

Surely, you already know this title from the film they released in 2010, which, I thought was a preciousness and I felt identified with many things but, what I did not know for sure was if it had come out of a book. As soon as I confirmed it, I couldn’t help but buy it, without further delay. I think a lot of people will have stayed with the film and will be more than satisfied with the vast majority of the reflections on life that Liz (starring by Julia Roberts) expresses in it and that come from the reality of the writer Elizabeth Gilbert, but I was sure that the most interesting adventures and the most unreleased characters, they would be in the book because it’s something that always happens, movies skip things and I don’t like it. And I wasn’t wrong in this one, too.

This book catches you from the beginning I would say that because of the natural, friendly and close way that Liz has of writing, it talks about many things that anyone can identify with, it shows you a part of her life in which she has spent just under a year traveling through three totally different countries and what she has learned in each of them, it tells you about the Italian culture, in which, they are used to living life and leaving work in the background; she tells you that in India the parents of young girls agree with whom to marry them and force them to do so and to have children soon, that this is what should be done; and that in Bali, they have a culture very based on religion, on prayers, in the change of energies, in healing the body through meditation and medicinal herbs. Liz told you about it by transporting you there with her words and you could feel what she felt in each of the experiences.

I think it shows very well the value of friendship and changing perspective when you travel and meet other cultures infinitely different from your own. This book is also a rather humble and sincere way of saying that we should not quell our fears, but express and comment on them out loud. they are past experiences that have been lived and there is nothing wrong with feeling sad when expressing them or, even, not having very clear ideas about what could happen or where you want to go. It shows very well Liz’s change of priorities, that moment when she realizes what she doesn’t want, when she pays attention to her body and asks the right questions in the situation she’s going through with her ex-husband, just like, with the two-year affair she has with another boy younger than her after the divorce, how she analyzes herself and sees that she needs time and space to meet herself again, to know who she is and to heal all the open wounds she has had for a long time, even though the people around her treated her like crazy for wanting to leave for a year.

It shows that there is nothing wrong with retiring from everyday life, from the city where you live or from others at times when you do not feel good about yourself or others, when there is something inside you that asks you for peace, serenity and time to think without anyone else interrupting you. I really liked that she recounted all her physical changes from her divorce to Bali, when she felt free and good about herself again. The changes are good, much more if you dedicate time and patience, there are times that you must interrupt your path to know exactly where you want to go, there is nothing wrong with taking a sabbatical year to discover yourself or to simply go somewhere away to rest your mind and let yourself go a little. The book is also very much about self-observation, self-care, self-esteem, spoiling and appreciating yourself, dedicating time, enjoying the little things and delving into the new so that it heals a past that no longer has a place in your present.

I recommend reading the book first, as is obvious, and then watching the film (I leave the trailer on the spanish version so you can see a little bit what it is about). As I have already made clear, I recommend both the book and the film 100%.


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories in a more elaborated and personal way:

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Relatos

Invisible:

Clara estaba sentada en uno de los bancos del parque leyendo, tomando notas y sonriendo de vez en cuando. Había otros chicos de su edad a su alrededor jugando a la pelota, riendo y bromeando, pero nadie se daba cuenta de que ella estaba allí, de hecho, desde hacía unos meses, notaba que su cuerpo se había vuelto invisible, cualquiera podía traspasarla fuera una persona o un objeto, nadie la oía hablar, llorar o gritar, no había nada que pudiera tocar excepto los libros, su única salvación. Se pasaba las tardes enteras leyendo y viendo a aquellos chicos pasar por su lado, oyendo conversaciones ajenas y envidiando que no pudiera formar parte de ellas y sin saber por qué, todo ocurrió tan rápido…

Pero, una tarde, tras oír el timbre del instituto que había justo enfrente del parque, levantó la cabeza para ver a los alumnos de diferentes edades salir de allí con sus amigos, riendo y contando historias. Notaba algo diferente. A alguien diferente. Sus ojos se encontraron con los de Miguel, uno de los chicos con el que siempre hablaba después de clase, ¿cómo podía verla? Nadie lo había conseguido hasta ese preciso momento. Creyó que fue un espejismo, una ilusión que su mente trataba de plasmar en la realidad, una mentira muy bien contada, por lo que, negó con la cabeza ignorando lo ocurrido y siguió leyendo su libro, algo triste. Miguel se acercaba cada vez más a ella, algo extrañado de que Clara no le hubiese saludado siendo que le había mirado directamente, hacía tiempo que no la veía en clase, por fin la encontraba.

– ¡Ey! ¿Dónde te escondes? Hace tiempo que no vienes a clase – le tocó el hombro a Clara para que levantara la vista del libro -.

– ¿Me…? ¿Me estás hablando a mí? – le preguntó a Miguel, mirando a ambos lados del parque, sorprendida, incluso, detrás de ella – ¿Cómo puedes…? ¿Puedes verme?

– ¿Cómo no voy a poder verte? ¡Estás aquí delante! – la señaló con ambas manos, no había nadie detrás de ella, por lo que, Clara empezaba a creerlo – Llevo meses sin verte, es como si te hubieses evaporado.

– Bueno, la verdad, es un tanto difícil de explicar porque…

Se dio cuenta de que los dedos de sus manos empezaban a ser más visibles, muy poco a poco. Empezó a respirar más deprisa, con los ojos puestos ahora en sus brazos que también se hacían visibles, sonreía. Miguel la miraba con extrañeza, esperando que ella dijera algo pero estaba demasiado ocupada observando los cambios que se producían en su cuerpo como para prestarle atención. Sus hombros, pies, cabello, cabeza y tronco, aparecieron hacia los demás de una forma tan visible que podía ver a algunos niños mirándola y esbozando una sonrisa.

– ¡Pueden verme! – señaló a todas las personas que había en el parque con las manos, correteando alrededor de Miguel y mirando las caras de los que cruzaban por su lado – ¡Pueden verme! ¡Me has salvado, Miguel, me has salvado! – le dio un beso en la mejilla y se fue corriendo por el parque sin mediar ni una palabra más, dejando a Miguel atrás, perplejo -.

De todos aquellos que no la veían, la ignoraban y la trataban como si no estuviera o no fuera importante, Miguel había sido el único que la había considerado “alguien”, había sido un amigo excelente y gracias a él todo volvía a la normalidad. Clara podía sentir de nuevo el tacto de los demás, podía sonreírles y conversar con ellos, la escuchaban y la hacían sentir diferente. Aunque nadie notara su presencia, siempre había alguien agradecido porque ella existiera.


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo escritos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


Invisible:

Clara was sitting on one of the park benches reading, taking notes and smiling from time to time. There were other guys her age around her playing ball, laughing and joking, but no one noticed that she was there, in fact, for a few months, she noticed that her body had become invisible, anyone could pierce her outside a person or an object, no one could hear her speak, cry or scream, there was nothing she could touch except books, her only salvation. She spent her entire afternoons reading and watching those kids pass by her side, listening to other people’s conversations and envying that she could not be part of them and not knowing why, everything happened so quickly…

But, one afternoon, after hearing the doorbell of the high school right in front of the park, she raised her head to see students of different ages leave with their friends, laughing and telling stories. She noticed something different. Someone different. Her eyes met those of Miguel, one of the boys she always talked to after school, how could he see her? No one had succeeded until that very moment. She believed that it was a mirage, an illusion that her mind was trying to translate into reality, a lie very well told, so she sneered her head ignoring what happened and continued reading her book, quite sad. Miguel was getting closer and closer to her, surprised that Clara had not greeted him being that she had looked at him directly, it had been a while since he saw her in class, finally he found her.

– Hey! Where are you hiding? It’s been a while since you came to class – he touched Clara’s shoulder to look up from the book -.

– Are you…? Are you talking to me? – she asked Miguel, looking at both sides of the park, surprised, even, behind her – How can you…? Can you see me?

– How can I not see you? You’re here in front of me! – he pointed to her with both hands, there was no one behind her, so Clara was beginning to believe it – I haven’t seen you for months, it looked like you’ve evaporated.

– Well, really, it’s a little hard to explain because…

She noticed that the fingers of her hands were beginning to become more visible, very little by little. She began to breathe faster, with her eyes now on her arms also becoming visible, she smiled. Miguel looked at her with surprise, expecting her to say something but she was too busy watching the changes in her body to pay attention to him. Her shoulders, feet, hair, head and trunk, appeared towards the others in such a visible way that she could see some children looking at her and sketching a smile.

– They can see me! – pointed to all the people in the park with her hands, running around Miguel and looking at the faces of those crossing by her side – They can see me! You have saved me, Miguel, you have saved me! – she gave him a kiss on the cheek and ran through the park without a word, leaving Miguel behind, perplexed -.

Of all those who did not see her, ignored her and treated her as if she was not important, Miguel had been the only one who had considered her “someone”, had been an excellent friend and thanks to him everything returned to normal. Clara could feel the touch of others again, she could smile at them and talk to them, they listened to her and made her feel different. Although no one noticed her presence, there was always someone grateful that she existed.


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal:

www.patreon.com/trackontime



Publicado en Reflexiones

Mi Experiencia Viviendo en el Extranjero:

Puede que mucha gente que me sigue por aquí o que me conoce ya sepa que estuve viviendo durante tres años en Edimburgo (Escocia) y ha sido una experiencia que estaba esperando con ganas compartir por aquí. Diría que ha sido una experiencia cuánto más enriquecedora, donde he podido conocerme a mí misma un poco más y saber qué es realmente ser una persona extranjera, me ha dado la oportunidad de conocer otra cultura y tradiciones y me ha hecho entender más cómo actúan las personas dependiendo de su educación. He podido compararlo conmigo, en cómo nos comportamos en España y las diferentes formas de actuar, nuestras maneras de hablar y a lo que tenemos acceso aquí, lo mejor de todo y lo peor, he podido tener una mayor perspectiva de lo que me estaba perdiendo en mí país y en lo que aquí, por ejemplo, podría cambiar para que funcionara mejor. He podido ampliar horizontes, en resumen.

Ser extranjera en Edimburgo no me aportó grandes cosas, realmente. Por serlo, se te critica indirectamente, de una forma bastante sutil y si pueden explotarte en el trabajo sin que te des cuenta, pues mucho mejor. Creen que los españoles solo por serlo ya somos unos vagos que no tenemos nunca ganas de hacer nada cuando yo, personalmente, he conocido a gente muy trabajadora y muy empeñada en conseguir sus objetivos, personas muy activas y que no paran desde que les suena el despertador a las seis de la mañana. Aquí pude ver un punto en el que la gente de Reino Unido, en general, hablan en base a lo que ven cuando vienen a España a veranear, es decir, basándose en la playa, las fiestas y las paellas, esto implica que no hacemos nada más, pero como bien sabemos, nosotros somos mucho más que eso los días laborables, ¿verdad? Añadiendo también el poco caso que me hicieron cuando pedí cita en el médico creo que dos veces, la primera me dieron cita para 5 o 6 meses y la última en medio de la segunda cuarentena, me ignoraron y solo me dijeron que fuese a la farmacia a comprarme algo para lo que tenía sin haber sido atendida por un médico antes y tuve que solucionar el problema sola.

Una de las cosas que puede ser un pro y un contra a la vez, es el uso de internet para todo lo que haces. Puede ser muy útil porque no tienes que moverte de casa y si tienes algún problema puedes llamar por teléfono y solucionarlo sin tener que salir pero, para mí, sigue siendo una forma muy fría de interactuar con los demás y una manera de evitar el contacto con alguien cuando no te viene bien atenderlo. Esto me ha pasado bastantes veces y me he sentido frustrada por no poder solucionar un problema por culpa de una clave o al equivocarme en un número. También hay que añadir a esa Embajada Española que te ayuda casi que en nada, vas a preguntar y sales con las manos vacías, fui extranjera en un país que apenas conocía y en el que iba a ciegas, no entiendes mucho el funcionamiento y puedes pecar de inocente casi con cualquier cosa, era muy agobiante y me frustraba, la verdad. Los servicios que necesitas para vivir en casa son bastante sencillos y casi todo lo puedes encontrar por internet o preguntando al grupo de Facebook “Españoles por Edimburgo”, además, siempre que necesitas algo de alguna compañía de teléfono, internet o luz, por ejemplo, te atienden muy bien, de hecho, los bancos y la policía creo que son los dos organismos públicos a los que más he apreciado su atención, te hablan con mucha delicadeza y amabilidad, cosa que en España tan solo puedes soñar con ello.

Normalmente, tiendes a juntarte con gente española o latina porque este país es bastante frío tanto a nivel de temperatura como en carácter y personalidad, te muestran amabilidad y honestidad cuando no les caes ni bien por ser extranjero o ser español, precisamente. Para ser más precisa, no llegas a conocer a las personas por quiénes son, sino por quiénes aparentan ser y es una forma muy fría de tratar y de quedar bien con los demás sin siquiera sentir nada por ellos, por lo que, me resultaba muy difícil entablar amistades allí porque no eran sinceros. Esto, en cierta manera, también te aísla un poco en la sociedad en la que estás viviendo, sabes el idioma pero siempre te recuerdan que no perteneces a ese país. En los trabajos suelen ser bastante abusivos (al menos, donde yo estuve y muchas malas recomendaciones que leí en páginas sobre muchos otros restaurantes donde también les ocurrió esto a extranjeros), se entretienen burlándose de las personas y pretendiendo que no lo hacen, el machismo está muy acentuado sobre todo en cuanto a cultura escocesa y polaca, al menos, hasta donde yo he conocido y no se respeta a las mujeres como ahora se están respetando mucho más en España. Esto suele chocar bastante porque como española estaba acostumbrada a ver ciertas cosas y a experimentar ese respeto, llegué a no tenerlo por ser mujer y encima española, dado que, según esta gente, los españoles somos unos cachondos y nos pasamos el día practicando el sexo, cuando ni siquiera rozan la realidad ni un poco (por supuesto, hay gente de todo tipo, habrá gente que lo hace y otra que no).

La comida fue un problema. No había tanta variedad como en nuestros queridos “Mercadona”, “Carrefour”, “Aldi”, “Consum”… Nosotros tenemos mucha fruta y verdura que consumir y de temporada, pero allí la verdura es siempre la misma y muy escasa, la fruta queda prácticamente en el mismo lugar, pero había de todo en lo referido a congelados y comida preparada, dulces, salsas y aceites que para nosotros no son adecuados como es el de colza, que allí se vende muy bien, es barato y a la gente le gusta porque dicen que no les gusta que el aceite deje el sabor en la comida cuando, para nosotros, es lo mejor. Eché de menos muchas comidas, por descontado, y ahora que las vuelvo a tener, lo agradezco mucho porque aquello terminó siendo una mala forma de comer con sus consecuentes circunstancias para el organismo. Obviamente, el invierno no ayuda a tener una vida más llevadera, es más, te obliga a quedarte en casa encerrado porque suele ser bastante fácil que te resfríes, los cambios de temperatura son algo diario con lo que vives y tu cuerpo lo nota al instante, así que, era otro punto del que no podía zafarme.

Lo que sí me gustó del funcionamiento laboral fue que trabajaran por horas como lo haría un profesional en España, por lo que, ayudan al trabajador a ganar más dinero y poder ahorrar mucho más (aunque la vida allí es bastante cara, todo hay que decirlo). Si trabajaba todas las semanas del mes entre 50 y 60 horas, podía ganarme entre 1300 y 1600 libras, lo cual, podía pagar todos los gastos que tenía sin problema, aunque eran demasiadas horas y terminaba muy cansada. También me gustó mucho pasearme por allí a modo turista y encontrarme los paisajes más maravillosos que he visto, congelada de frío a veces, pero valía la pena. Ligado a esto y que es algo muy bueno que puede tener una ciudad como esta es que es internacional, lo que más veías eran polacos, indúes, marroquíes, chinos y japoneses, italianos, latinos y españoles, esto abre mucho las puertas al turismo.

He vuelto a España después de tres años y ver el sol prácticamente cada día, me da la vida. Tenemos una temperatura genial, una comida mediterránea muy buena y sabemos como funcionan las cosas, ¿verdad? 😉


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos cortos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


My Experience Living as a Foreigner:

It may be that many people who follow me here or who know me already know that I was living for three years in Edinburgh (Scotland) and it has been an experience that I was looking forward to sharing here. I would say that it has been a much more enriching experience, where I have been able to know myself a little more and know what it is really to be a foreign person, it has given me the opportunity to get to know another culture and traditions and has made me understand more how people act depending on their education. I have been able to compare it with me, in how we behave in Spain and the different ways of acting, our ways of speaking and what we have access to here, the best of all and the worst, I have been able to have a greater perspective of what I was missing in my country and what here, for example, what we could change to make it work better. I have been able to broaden my horizons, in short.

Being a foreigner in Edinburgh didn’t bring me any great things, really. For being so, you are criticized indirectly, in a rather subtle way and if they can exploit you at work without you noticing it, then much better. They believe that the Spaniards just because we are spanish, we are already lazy who never feel like doing anything when I am personally, I have met people who are very hardworking and very committed to achieving their goals, very active people who have not stopped since the alarm clock rings at six in the morning. Here I could see a point where people in the UK, in general, talk based on what they see when they come to Spain for the summer, that is, based on the beach, the parties and the paellas, this implies that we do nothing else, but as we well know, we are much more than that on weekdays, right? Adding also the little case they made me when I asked for an appointment at the doctor I think twice, the first time I got an appointment for 5 or 6 months and the last in the middle of the second quarantine, they ignored me and only told me to go to the pharmacy to buy me something for what I had without having been attended by a doctor before and I had to solve the problem alone.

One of the things that can be a pro and a con at the same time, is the use of the internet for everything you do. It can be very useful because you don’t have to move from home and if you have a problem you can call on the phone and fix it without having to go out but, for me, it’s still a very cold way to interact with others and a way to avoid contact with someone when it’s not good for you to take care of them. This has happened to me quite a few times and I have been frustrated by not being able to solve a problem because of a key or by getting a number wrong. You also have to add to that Spanish Embassy that helps you almost nothing, you are going to ask and you leave empty-handed, I was a foreigner in a country that I barely knew and in which I went blind, you do not understand much the different functions and you can fall innocent with almost anything, it was very overwhelming and frustrated to me, really. The services you need to live at home are quite simple and almost everything you can find it online or by asking the Facebook group “Spaniards in Edinburgh”, in addition, whenever you need something from a telephone, internet or electricity company, for example, they attend you very well, in fact, the banks and the police I think are the two public organisms to which I have most appreciated their attention, they speak to you with great delicacy and kindness, thing that in Spanish you can just dream about.

Normally, you tend to get together with Spanish or Latin people because this country is quite cold both in terms of temperature and in character and personality, they show you kindness and honesty when you do not fall to them either because you are a foreigner or being Spanish, precisely. To be more specific, you don’t get to know people by who they are, but by who they appear to be and it’s a very cold way to deal and look good with others without even feeling anything for them, so I found it very difficult to make friends there because they weren’t sincere. This, in a way, also isolates you a little bit in the society you’re living in, you know the language but they always remind you that you don’t belong to that country. At work they are usually quite abusive (at least, where I was and many bad recommendations that I read in pages about many other restaurants where this also happened to foreigners), they entertain themselves by mocking people and pretending that they do not, the male chauvinism is very accentuated especially in terms of Scottish and Polish culture, at least, as far as I have known and women are not respected as they are now being respected much more in Spain. This usually shocks a lot because as a Spanish person I was used to seeing certain things and experiencing that respect, I came to not have it because I was a woman and above Spanish, since, according to these people, we spend the day practicing sex, when they do not even touch reality not a little (of course, there are people of all kinds, there will be people who do it and another who do not).

Food was an issue. There was not as much variety as in our beloved “Mercadona”, “Carrefour”, “Aldi”, “Consum”… We have a lot of fruit and vegetables to consume and seasonal, but there the vegetable is always the same and very scarce, the fruit is practically in the same place, but there was everything in terms of frozen and prepared food, sweets, sauces and oils that for us are not suitable as is the rapeseed, which sells very well there, is cheap and people like it because they say that they do not like the oil to leave the flavor in the food when, for us, it is the best. I missed many meals, of course, and now that I have them again, I appreciate it very much because that ended up being a bad way to eat with its consequent circumstances for the body. Obviously, winter does not help to have a more bearable life, what is more, it forces you to stay at home locked up because it is usually quite easy for you to get a cold, temperature changes are something daily with which you live and your body notices it instantly, so, it was another point from which I could not escape.

What I did like about work was that they worked as a professional, so they help the worker to earn more money and be able to save much more (although life there is quite expensive, it must be said). If I worked every week of the month between 50 and 60 hours, I could earn between 1300 and 1600 pounds, which, I could pay all the expenses I had without problem, although it was too many hours and I ended up very tired. I also really enjoyed walking around as a tourist and finding the most wonderful landscapes I have ever seen, frozen cold at times, but it was worth it. Linked to this and that is a very good thing that a city like this can have is that it is international, what you saw most were Polish, Indians, Moroccans, Chinese and Japanese, Italians, Latinos and Spaniards people, this opens the doors to tourism a lot.

I have returned to Spain after three years and seeing the sun practically every day, gives me life. We have a great temperature, a very good Mediterranean food and we know how things work here, right? 😉


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal:

www.patreon.com/trackontime