Publicado en Personajes

Charles: El Padre Sorprendido

Relato procedente:Una Pausa Sorprendente“. Edad: 48 años.

Ciudad: Nueva York. Profesión: Profesor Universitario.

Descripción física:

Mi cabello negro ahora se mezcla con las canas que ya abundan en mi cabeza. Mis ojos castaño oscuro suelen ser despreocupados, aunque algo caídos y cansados. Mis labios son finos, llevo una barba canosa y bastante poblada. Mi tez es blanca y me gusta vestirme elegante, de traje y corbata para ir a la Universidad y, otras veces, simplemente con unos vaqueros y una camisa lisa de cualquier color y que, igualmente, se vea formal. Para mí, no hay nada más importante que mostrar el gusto por vestir y la organización de colores.

Descripción de la personalidad:

Suelen describirme como alguien pulcro y atento a los detalles, bastante serio y eficaz con las palabras que elijo que salgan de mi boca, bastante exigente y educado, responsable y con un gusto nefasto para las mujeres, aunque las meto en mi cama igualmente. No me gustan las relaciones serias porque prefiero estar solo, los libros de mi biblioteca son mis únicos compañeros en la vida y así es como debe ser. Me gusta divertirme de vez en cuando, pero no considero un rollo de una noche nada serio, trato de que la chica se sienta lo más ignorada posible como para que no quiera que vuelva a llamarla, y eso en mí es bastante fácil. Tengo mis rutinas diarias y me encanta tenerlas, leo mucho y no me gusta pasar horas delante de la televisión, solo vomitan negatividad. Muchos me dicen que soy un solitario, incluso, que soy un ermitaño, pero lo cierto es que, me gusta estar conmigo mismo, pensar en mis cosas, reflexionar, estudiar sobre lo que me interesa y leer para abrirme paso a otros mundos, supongo que soy un romántico.

Una infancia estricta:

En cuanto mis padres descubrieron que era algo así como un niño súper inteligente, empezaron a prestar más atención a mis estudios, presionaban más para que siempre fuese el mejor, sin excepciones. Me obligaban a leer durante horas y tener horarios estrictos para tener un mejor rendimiento a la hora de estudiar. Al principio, me molestaba bastante, parecía un robot y mi mente no descansaba lo suficiente, estaba agotado pero, decidí seguir haciéndolo porque para ellos era importante y soñaba con tener una casa propia y una carrera de la que poder presumir, solo me centraba en eso. Sacaba muy buenas notas, algo que a mis compañeros de clase no les hacía mucha gracia, tuve abusos de todo tipo y llegaba a casa solo con ganas de meter mi cabeza entre los libros y olvidar lo que había ocurrido.

Mi adolescencia también fue dura pero, esta vez, mi problema era que no hablaba demasiado y no me socializaba, vestía siempre de etiqueta y entraba en los mejores colegios privados para conseguir entrar en la Universidad de Harvard, hacía un montón de actividades extracurriculares, incluso, si se me daban fatal como basketball o fútbol, aunque se rieran de mí por ser torpe, solo tenía un objetivo en mente. Me gustaba escribir, así que, me apunté al periódico de la escuela y a los clubes de lectura para tener más opciones y hacer algo que realmente me gustara hacer. Supongo que debía sacrificar algunas cosas para tener lo que realmente quería.

La Universidad y la etapa adulta:

La etapa universitaria en Harvard fue perfecta, increíble y llena de todos esos conocimientos que quería absorber. Estudié periodismo y durante el tercer año, me empezó a interesar enseñar a estudiantes universitarios, así que, dediqué tres años más a prepararme para ello. Terminé la carrera e hice un postgrado, más tarde, un doctorado y accedí a Harvard como profesor universitario de periodismo y preparación para la vida universitaria de nuevos alumnos. Durante esos tiempos, supe lo que era la libertad, el vivir entre estudiantes, comprar mi propia comida y organizar mis horarios, disfrutar un poco más de mi tiempo de lectura y mis aficiones. Tan solo me gustaba estar conmigo mismo, entre libros, no me gustaban las fiestas y tampoco soportaba los ruidos, así que, incluso, pude conseguir una habitación individual, mis padres la pagaron sin rechistar porque querían que solo me centrara en estudiar y que nadie me molestara.

Todo esto, me pudo proporcionar el poder comprarme una casa grande y bonita en el centro de Nueva York donde pude construir mi propia biblioteca para tener todos los libros que había leído hasta aquel momento, para sentirme a gusto en mi propio ambiente y saber qué era vivir alejado de todo y, a la vez, feliz.

Angela, una sorpresa inesperada:

Tras un día realmente duro en la Universidad, volví a casa y me preparé un café. Recuerdo haberme sentado en el sillón de la biblioteca para disfrutar de un poco de paz y ser interrumpido por el sonido del timbre. Vi a una niña de unos siete años allí de pie, dándome un papel donde demostraba que era mi hija, sin ninguna duda, tuvo el valor de repetir el análisis dos veces. Quería que aquello no fuera verdad, quería que ese problema tan solo desapareciera, así que, la dejé pasar y sentarse en la biblioteca mientras localizaba a su madre. Vino a recogerla tras una media hora de espera donde no supimos muy bien qué decirnos. Era Pam. Fue una de mis novias de la Universidad pero de la cual me enamoré locamente y no pude olvidarme de ella hasta siete años después. Tuvimos una ruptura bastante dolorosa y pude volver a verla por última vez.

Podría haberle dicho muchas cosas, incluso, accedido o interesado a ayudarla tras todos estos años ignorante de que tuviera una hija pero no lo hice. Nunca me han gustado los niños, les he visto como un lastre, seres moldeables e inocentes y vuelven a sus padres esclavos. Simplemente, dejé que Pam se llevara a Angela y no volví a verlas. Fue una sorpresa, todo hay que decirlo, pero no una que me interesase lo más mínimo tener o que quisiera entender de alguna forma, aquello había sido un mero accidente, una tontería de una niña pequeña que no podía mantener sus manos quietas y con necesidad de fisgonear en las cosas de su madre. Al parecer, Pam seguía guardando mis cosas… No debía interesarme. No estaba interesado, en ninguna de ellas y no me arrepiento.

Un futuro de aprendizaje:

Supongo que, para cualquiera, terminar tu vida solo es lo peor que te puede pasar pero, para mí, es lo más placentero. Llegan épocas en la vida donde puedes sentir esa libertad y esa poca responsabilidad con otros, tan solo la tienes contigo mismo y lo que te rodea, tienes lo que necesitas y sigues caminando hasta que tu vida se termina. Creo que es un buen pacto. Creo que no me gustaría jubilarme nunca, no me imagino dejando la Universidad, crecí allí y maduré allí, supe lo que quería hacer con mi vida y fue mi meta desde la escuela, no me veo sentado en casa en una silla sin enseñar, sin aportar un poco de aprendizaje al mundo.

Aunque no lo parezca, cualquiera con 48 años de edad, puede tener una meta que siempre ha querido alcanzar y escribir un libro ha sido la mía. He estado leyéndolos durante tanto tiempo que quizá, es momento de que alguien lea algo que yo escriba y le aporte cierta sabiduría. Por supuesto, no me veo casado ni con hijos, quiero vivir la vida que me quede con libertad, trabajo duro y superación, tal y como mis padres me enseñaron desde pequeño, no quiero que nada interrumpa mis letras, mi enseñanzas y reflexiones. Sigo queriendo y teniendo esos rollos de una noche porque me dan un poco de calor humano, no me arrepiento y es un deporte que cualquiera puede practicar cuando quiera. No todos viven solo del dinero, otros viven de lo que leen.


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Relatos

Caída:

Llovía. Caminaba bajo el paraguas que le había tomado prestado a mi compañera de residencia en la Universidad cuando no estaba mirando, los míos siempre se rompían y salían volando sin oportunidad de recuperarlos. Empezaba a tiritar pero me gustaba cuando llovía, los días grises eran mis favoritos, todo el mundo los aprovechaba para adelantar lecturas o terminar trabajos atrasados pero yo era la única que salía a pasear entre la lluvia.

Mi paso se veía iluminado por algunas farolas que había en la calle, pasé por al lado de una plaza no muy concurrida y acabé girando por un callejón. Mis botas resbalaban un poco, así que, tenía que pelearme con ellas para seguir de pie, sonaban cuando mantenían contacto con el agua, era chirriante y algo irritante, pero mis pensamientos se vieron interrumpidos por unos pasos que oí justo detrás de mí, no quise volverme, seguramente, sería alguien que vivía por aquí… Pero, cuando giré la calle, seguí escuchándolos no muy lejos. Me decía a mí misma que estaba a salvo, que no era nadie peligroso, seguro que vivía por esta zona y daba la casualidad de que iba donde iba yo también, no debía darle la mayor importancia.

Su paso se hizo un tanto más acelerado, así que, yo apreté el mío casi por inercia. Los callejones eran algo más oscuros y cerrados que los anteriores y todavía debía pasar el puente para llegar a la Universidad. Le miré de reojo pero no pude ver demasiado, solo que estaba empapado, al parecer, no era de esos que utiliza paraguas, llevaba una capucha que le cubría un poco más allá de la frente, usaría la sudadera con un par de tallas más que la suya, llevaba unos vaqueros oscuros, sus manos estaban en los bolsillos y parecía fijado en mí, no paraba. No iba a parar. Pero, el puente estaba cerca. Mi plan era llegar a la zona de seguridad del campus y permanecer allí durante un rato hasta que ese hombre decidiera largarse y yo no volver a salir de noche nunca más, aunque estuviese lloviendo y me sintiese en calma.

El puente estaba justo delante, así que, apreté un poco más el paso, casi podría salir corriendo pero alertaría al tipo que tenía detrás. Empezaba a estar asustada, me estaba siguiendo de verdad, no había nadie más en la calle y era obvio, casi a medianoche, las bocanadas de aire se volvieron más frecuentes y notaba la garganta seca, la cabeza me daba vueltas y estaba muy tensa, cogiendo el paraguas como si fuera mi único apoyo. Ya estaba en el puente, desesperada por cruzarlo, tan solo tenía que girar a la derecha, caminar un poco más y llegaría a la Universidad de un momento a otro, debía confiar en que estaría a salvo muy pronto.

Conforme me iba separando más y más de él, se dio cuenta de que me escapaba, de que no llegaría a cogerme o de que puede que no estuviera bajo su control una vez pasado el puente, así que, hoy que sus pasos ya no eran repetidos, o quizá algo rápidos, ahora corría y estaba a punto de alcanzarme. Así que, yo también empecé a correr como alma que lleva el diablo. Noté una mano en mi hombro que me frenó en seco y me paralizó. Me cogió del cuello y me estampó contra la pared del puente sin soltarme, no podía zafarme, empecé a moverme como una loca, no podía gritar, así que, en ese momento supe que mi compañera de residencia debería dar por perdido su paraguas, quizá lo encontrara en medio de la calle o puede que en el río, justo donde ese extraño me dejó caer sin remordimientos, sin una mirada que mostrara una disculpa, caí sin parar hasta que todo oscureció a mi alrededor.


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


The Fall:

It was raining. I was walking under the umbrella I had borrowed from my college dorm roommate when she wasn’t looking, mine would always break and fly away with no chance of getting it back. I was starting to tir but I liked it when it rained, the gray days were my favorites, everyone took advantage of them to advance readings or finish back homework but I was the only one going for a walk through the rain.

My walk was illuminated by some streetlights, I walked past a not very crowded square and ended up spinning through an alley. My boots slipped a little, so I had to fight them to keep standing, they sounded when they kept in touch with the water, it was squeaky and somewhat irritating, but my thoughts were interrupted by a few steps that I heard right behind me, I didn’t want to turn around, surely it would be someone who lived around here… But when I turned the street, I kept listening to them not far away. I was telling myself that I was safe, that there was no one dangerous, I’m sure he or she lived in this area and just was going where I was too, I shouldn’t give it the most importance.

His steps got a little faster, so I squeezed mine almost out of inertia. The alleys were somewhat darker and closed than the previous ones and I still had to pass the bridge to get to the college. I looked at him with rejoy but I couldn’t see too much, only that he was soaked, apparently, he wasn’t one of those who used umbrellas, wore a hoodie that covered him a little beyond his forehead, would wear the sweatshirt with a couple more sizes than his, wore some dark jeans, his hands were in his pockets and he looked fixed on me, he didn’t stop. He wasn’t going to stop. But, the bridge was nearby. My plan was to get to the campus security zone and stay there for a while until that man decided to leave and I never went out again, even if it was raining and I felt calm.

The bridge was right in front of me, so I pressed the step a little bit further, I could almost run out, but I’d alert the guy behind me. I was starting to be scared, he was really following me, there was no one else on the street and it was obvious, almost at midnight, the breaths of air became more frequent and I noticed the dry throat, my head was spinning and I was very tense, catching the umbrella as if it were my only support. I was already on the bridge, desperate to cross it, I just had to turn right, walk a little more and get to college from one moment to the next, I had to trust that I would be safe very soon.

As I separated more and more from him, he realized that I was running away, that I would not get caught, or that I might not be under his control once the bridge was over, so now that his footsteps were no longer repeated, or maybe a little quick, he was now running and about to catch up with me. So, I also began to run as a soul carrying the devil. I noticed a hand on my shoulder that stopped me dry and paralyzed me. He grabbed me by the neck and pushed me against the bridge wall without letting me go, I couldn’t get out, I started moving like a madwoman, I couldn’t scream, so at that moment I knew my roommate should give up her umbrella, maybe he’d find it in the middle of the street or maybe in the river, right where that stranger dropped me without remorse, without a look showing an apology, I fell non-stop until everything darkened around me.


Remember you can support the blog through Patreon, I write short stories more elaborated and personal:

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Personajes

Veronica: La Observadora

Relato procedente:A Través de la Ventana“.

Edad: 17 años. Ocupación: Estudiante.

Ciudad: Maine.

Descripción física:

Mi cabello es castaño claro con unas mechas rubias que se notan algo más en las puntas, le da un toque natural, largo hasta más abajo de mis pechos. Los ojos color miel son heredados de mi madre, pueden mostrar a alguien decidido y cariñoso pero, realmente, encierran a una persona herida y algo tímida. Labios gruesos, casi siempre con un toque rosa pálido, nunca me han gustado los colores vivos. Tengo la piel bastante pálida, así que, a veces, aplico un poco de colorete en mis mejillas rosa pálido que a penas se aprecia pero que me encanta cómo queda viéndome desde el espejo. Estoy bastante en forma y sana que, al fin y al cabo, es lo más importante. Suelo vestir con vaqueros, zapatos cómodos y blusas de colores diferentes o camisetas negras de manga larga, son mis preferidas.

Descripción de la personalidad:

No me ha gustado mucho etiquetarme a mí misma, pero me definiría como alguien bastante tímida, confiada y, en ocasiones, inocente, con ganas de aprender cosas nuevas, creo que por eso soy la “cerebrito” de clase, nadie reconoce mi inteligencia como algo bueno pero creo que sería un talento a destacar bastante importante. Me gusta mucho leer, salir a correr y estudiar, no me gustan las fiestas y tampoco los lugares donde se conglomera mucha gente, tiende a ser agobiante. Una de las cosas que más disfruto es el averiguar las vidas de mis vecinos tan solo observándoles, imaginar qué les pasa por la mente cada mañana y ver cómo reaccionan a sus propias caídas en medio de la calle, suele pasar, no creáis, es divertido. Esto último no hay mucha gente que lo sepa pero, quién lo hace, cree que estoy loca, algo que nunca ha elevado mi nivel de popularidad.

Infancia esperada:

Siempre fui una de esas niñas que creció con el amor de padres casados, que se querían muchísimo y querían lo mejor para mí, fui hija única y muy esperada, aunque han sido muy protectores conmigo por esta misma razón. Les vino genial que me gustara estudiar y fuera la hija modelo, casi siempre estaba en casa y no tenían que preocuparse de mí más de lo necesario como ocurría con otros niños, a mí no me interesaba quedarme a dormir a casa de mis amigos porque prefería estudiar a los mamíferos o preparar a la perfección un examen de matemáticas para terminar superando con mi nota al resto de la clase, para mí era un reto, para los demás, una niña de mamá con necesidad de aceptación.

Por ser inteligente escuché comentarios de todo tipo pero seguí mejorando aún más para cerrar algunas bocas arrogantes, creo que mi infancia fue la que mis padres esperaban, tranquila, sin altibajos ni montañas rusas, era obediente, me gustaba serlo y tenía esa personalidad positiva y asertiva, algo irritable para otros y más que conveniente para mi familia. No es que estuviera de acuerdo con todo o no me preguntara muchas cosas dentro de mí pero solía sacar mis propias conclusiones observando cómo actuaban los demás para tratar de comprenderles, así era como todo fluía, sin preguntas, solo observando.

Amor a primera vista:

Como toda joven adolescente, tiendes a caer en las redes de lo que sería un amor de película, te atas a una idea equivocada de alguien guapísimo que cruza los pasillos y con el que te cruzas a menudo, vais a la misma clase y su sonrisa es tan magnética como sus ojos negros, te encantaría tocarle su cabello castaño oscuro y arrancarle la camiseta, mientras te das cuenta de que lo que estás pensando es tan solo un producto de tus hormonas danzando como locas por todo tu cuerpo. Frenas. Haces una pausa. Pero sigues babeando sin cesar. Ese era Sam. Se cuidaba, todas las chicas iban detrás de él y solía hacerse el buen chico, inocente, tímido, e incluso, el inteligente, pero esto último tan solo lo fingió conmigo para que todavía me llamara más la atención.

Nunca habíamos sido muy íntimos pero nos conocíamos de haber hecho trabajos juntos, aunque yo hiciera tres veces más que él y tan solo se dedicara a leer lo que yo había escrito para aprobar, era patético pero me gustaba. Se dio cuenta de esto, es más, me sonrojaba cuando estaba cerca de él, así que, casi que era inevitable que lo supiese, todo el mundo lo decía por los pasillos, Sam trataba de hacerles callar pero, al parecer, hizo una apuesta con sus amigos para ver qué tardaba en creerme su numerito de que yo a él también le gustaba. ¿Os lo resumo? Tardé muy poco. Fingía muy bien, era como una serpiente deseosa de crear un drama, que todo el mundo se riera de mí y que fuese incapaz de volver a mirarle a la cara. Pero, hasta que ese momento tuviera lugar, debía conseguir quedar a solas conmigo.

Sam estaba en tercero y yo en un curso más abajo, por lo que, no tuvo reparo en acercarse a mí en la clase de química y en decirme al oído que estaba preciosa y que mis ojos le recordaban al mar, me derretí como un caramelo y le sonreí, entre tímida y nerviosa, acarició mi mano derecha con un dedo, sensualmente, preguntándome si me gustaría salir con él, me invitaba a su casa para pasar un buen rato juntos, a lo que le dije que sí, tras dejar que me diese un beso en la mejilla. No dejó de mirarme durante un rato y se ocupó de que yo me diera cuenta. Estaba claro que estaba viviendo un sueño, al fin el chico que me gustaba, entraba en razón, dejaba de ver tanto a las animadoras para estar con alguien tan inteligente como yo, sin pensar por un momento en que era una táctica para humillarme en público.

El intento de violación:

Fui a su casa, contenta de que mi sueño se hubiera hecho realidad. Subimos a su habitación y cerró, supongo que con llave porque oí una especie de “crack”, recuerdo haberme preguntado por qué lo haría pero no quise prestar atención. Se acercó y puso sus manos en mis caderas, sus labios se posaron sobre los míos y empezamos a besarnos más apasionadamente unos segundos más tarde. Fue húmedo, intenso y no quería parar hasta que noté que Sam empezaba a desabrocharme el botón del pantalón. Paré, le miré y le pregunté qué hacía, pero tan solo sonrió, quitándome mis manos sobre las suyas, me los bajó hasta los tobillos y me tiró sobre la cama, poniéndose encima de mí para así tener todo el control sobre mi cuerpo para que no me moviera y él pudiera hacer lo que quisiera, de hecho, me arrancó la camiseta y empezó a besarme por todas partes, incluso, cuando trataba de apartarle desesperadamente.

Fui algo lenta al principio porque trataba de que mi cerebro aceptara que el tío que me gustaba estuviera a punto de pasar las líneas del respeto y el “no quiero hacer esto” para llegar a su clímax absoluto. Cogí un bate de béisbol que estaba cerca y le di con él tan fuerte como pude, fue tal que cayó hacía atrás al suelo mientras yo me subía los pantalones, cogía las llaves que había dejado encima de la mesa y salía pitando de aquella casa sin mirar atrás. Lo que no vi venir fue ese intento de querer ser el mejor, incluso, casi habiendo cometido un delito, contándole a todo el mundo que yo me había insinuado y que quería acostarme con él, que era una fiera en la cama y que después de eso él prefirió no volver a salir conmigo porque yo no tenía paciencia y estaba muy caliente como para llevar una relación tranquilamente. Era un abusón mentiroso, estaba claro, pero yo debía hacer algo parra probar lo que me había hecho.

Observar era la clave:

Mis padres querían dejar la casa donde estábamos viviendo para alquilar otra un poco más grande y que cubriera gran parte de nuestras necesidades actuales, así que, les convencí para alquilar la que estaba justo enfrente de la casa donde vivía Sam, necesitaba tenerle vigilado para encontrar un punto flaco que poder explotar y contar a la policía porque sin pruebas sabía que no me creerían. Puse todo mi esfuerzo en que mis padres accedieran y lo hicieron, así que, la primera fase estaba completada. Pensé que sería fácil pillarle con las manos en la masa pero no lo fue, era muy perfeccionista y rara vez hacía algo cuando sus padres estaban en casa que, básicamente, era casi siempre. A veces, me daba por vencida y creía que aquello no iba a servir para nada pero otras, ponía todo mi empeño para tratar de encontrar algo útil aunque fuese el perfecto niño de mamá, algo tendría que hacer mal.

Pasó un año hasta que encontré algo que utilizar en su contra, dando en el instituto una presencia invisible. No estaba planeado, tampoco fue algo que me esperara en ese momento pero, ¡le pillé con las manos en la masa! Estaba con una animadora en su habitación, besándose, hasta que Sam hizo lo que mejor sabía hacer: coger lo que no era suyo. Cogí mi móvil y lo grabé todo desde mi ventana que justo quedaba frente a la de Sam, fue horrible lo que presencié y me sentí fatal por estar grabándolo en vez de llamar a la policía, pero tenía que hacerlo si quería que lo que me había sucedido a mí se creyera lo suficiente, necesitaba utilizar a esta chica para esto, aunque sonara rudo y egoísta. Desgraciadamente, con ella sí culminó el acto, mientras intentaba gritar y se movía de un lado a otro, desesperada, sin saber que yo podría haber evitado la situación desde el otro lado de la calle, no la culparía si llegase a odiarme…

Un futuro vengativo:

¿Próxima parada? Comisaría de Policía, sin pensarlo. Pensaba vestirme y bajar corriendo, sin nadie que me protegiera de lo que iba a pasar, pero pensé que mis padres debían saberlo primero. No lo conté, decidí callarme hasta que tuviera algo con lo que destruir a ese perfecto engreído arrogante. Estaban en la mesa comentando algo sobre el siguiente partido, riendo y compartiendo algunos recuerdos de cuando eran jóvenes e iban a los partidos de fútbol en sus citas, eran como dos adictos. Era consciente de que iba a interrumpir ese momento con algo que no esperaban y que sería culpable de ocultarlo pero, aquel era el momento de decirlo y denunciarlo. A parte de que era lo correcto, quería vengarme de Sam por todo, sin remordimientos, ese era el lema.


Recuerda que puedes apoyar el blog a través de Patreon, escribo relatos más elaborados y personales:

www.patreon.com/trackontime


Publicado en Relatos

Memorias Ahogadas:

Cuando abro los ojos, sigo viendo mis pecados de reojo. Otro otoño que tratar de ahogar, otro recuerdo roto tras tanto tiempo pasado. Jamás podría olvidarlo. Toparme con un pasado quebrado una y otra vez, incluso, estando sola en un mismo abismo, observando las personas pasar a través de la ventana, inspirando miedo y expirando esperanzas surrealistas. No sabría cómo encontrarme con el perdón, con las mil y una formas de expresar lo que siento y no encontrar salida, tampoco el hecho de ser un peón más de una pirámide inalcanzable.

Podrían pasar los días y las horas sin nada que cambiara, sin una razón para no odiar lo que hice, lo que dije o sentí. Podría decir que una sonrisa lo arreglaría todo, sincera, sin ser escondida, sin tratar de escapar de la situación, pero mentiría si creyera que el mundo es tan simple y fácil. Dejé de creer en arcoiris y unicornios en el momento en que empecé a gatear, dejé de creerme las cuentos alegres y las palabras bonitas mucho antes de que me salieran los dientes y la maldad consiguiera devorarme.

Un nuevo otoño que recordar. Que echar de menos. Que celebrar. Mientras trato de cambiar de vida, de hábitos y rutinas para que nada me delate. Las expresiones de la cara son mapas inequívocos de aquello que se te pasa por la cabeza, por lo que, agradezco ser una momia que no mueve ni un músculo. Podría tiritar pero notarían mi debilidad, pequeños entrecijos de los que dudar, en los que encontrar un solo motivo por el que culparme. Quizá mi cabeza no deja de hablar, quizá los susurros tienden a volverme loco, teniendo siempre la certeza de que puedo escuchar cuando quiero o, al menos, eso decía mi madre antes de emitir su último suspiro aquel otoño del ’93, agonizando mientras mis manos permanecían alrededor de su cuello sin saber muy bien cómo toda mi vida había estado rodeando ese preciso momento.

Inspirar un nuevo otoño. Expirar una nueva víctima. Entre los árboles, asustada, corriendo muerta de pies y manos antes de empezar a cazarla, antes de encontrar la forma de silenciarla mientras mis manos buscan su cuerpo provocando, una vez más, que mis recuerdos permanezcan ahogados entre últimos suspiros y palabras vacías…


Drowned Memories:

When I open my eyes, I still see my sins of resusing. Another fall than trying to drown, another broken memory after so long past. I could never forget it. To run into a broken past over and over again, even being alone in the same abyss, watching people pass through the window, inspiring fear and expiring broken hopes. I wouldn’t know how to come up with forgiveness, with a thousand and one ways to express how I feel and find no way out, nor the fact that I’m a pawn more than one unreachable pyramid.

It could be days and hours without anything changing, for no reason not to hate what I did, what I said or felt. I could say that a smile would fix everything, sincere, without being hidden, without trying to escape the situation, but I would lie if I thought the world was so simple and easy. I stopped believing in rainbows and unicorns the moment I started crawling, I stopped believing the joyful tales and the pretty words long before my teeth came out and evil managed to devour me.

A new autumn to remember. What to miss. What to celebrate. While I try to change my life, habits and routines so that nothing gives me away. Face expressions are unequivocal maps of what’s going through your head, so I appreciate being a mummy that doesn’t move a muscle. I could ty down, but you’d notice my weakness, small entrees to doubt, in which to find only one reason to blame myself. Maybe my head won’t stop talking, maybe whispers tend to drive me crazy, always being sure that I can hear when I want to, or at least that’s what my mother said before she made her last sigh that fall of ’93, dying while my hands were around her neck without knowing very well how my whole life had been surrounding that very moment.

Inspire a new fall. Expire a new victim. Among the trees, frightened, running dead to her feet and hands before I start hunting her, before finding a way to silence her as my hands search for her body, causing, once again, my memories to remain drowned among last sighs and empty words.